14/03/2017 Acuerdo

El Mercosur y la Unin Europea comenzarn a negociar en detalle el acuerdo birregional

El Mercosur y la Unión Europea abordarán la próxima semana intensas negociaciones de alto nivel para cerrar hacia fin de año algunos capítulos del acuerdo de asociación birregional, aunque el libre comercio será, al menos por ahora, materia de discusión técnica más detallada pero sin horizonte aún de conclusión.

El Mercosur y la Unión Europea abordarán la próxima semana intensas negociaciones de alto nivel para cerrar hacia fin de año algunos capítulos del acuerdo de asociación birregional, aunque el libre comercio será, al menos por ahora, materia de discusión técnica más detallada pero sin horizonte aún de conclusión.

La XXVII Reunión de Comité de Negociaciones Birregionales, que se realizará en Buenos Aires entre lunes y miércoles de la próxima semana, tendrá numerosas delegaciones de ambas partes de nivel técnico y político, e inaugura una nueva etapa del proceso, tras la decisión política de los dos bloques de acelerar el acuerdo.

"Creemos que hay gran convicción de las dos partes de que este es el momento para hacer la negociación y tratar de cerrar el acuerdo lo antes posible, aunque somos conscientes de que terminar todos los detalles es poco probable", sostuvo  en una conferencia de prensa la canciller argentina Susana Malcorra, a cargo de la presidencia pro témpore del Mercosur.

Al respecto, la ministra apuntó a la amplias posibilidades de cerrar el capítulo político, una de los tres pilares del acuerdo -junto al de cooperación y el de acceso a mercados-, referido, principalmente, a posiciones mancomunadas en foros internacionales sobre temas globales y que no presentó grandes divergencias en ningún momento del proceso negociador que lleva 17 años.

"Ahora tenemos que empezar a trabajar sobre aquel lenguaje en áreas en las que estamos con mayor acuerdo, moverlo lo más rápido posible, porque es importante ir cerrando estos capítulos parciales y empezar a definir cuál podría ser la convergencia para las áreas en las que no tenemos acuerdo", sostuvo la canciller, quien se excusó de dar precisiones sobre la estrategia negociadora acordada la semana pasada con sus pares del Mercosur.

Estas áreas pertenecen al pilar de acceso a mercados, que prevé el desmantelamiento arancelario y las normas comerciales con las que se regirá el libre mercado.

El acceso al mercado agrícola europeo, y la apertura de los mercados industriales y de servicios, de compras públicas y la protecciones de denominaciones de origen y propiedad intelectual en el Mercosur son los items en los que los negociadores se adentrarán ahora en los detalles técnicos a partir del mandato político y la definición de estrategias de ambos bloques.

Para encarar la ronda de negociaciones, la Comisión Europea enviará a unos 50 funcionarios, liderados por la directora general para las Américas del Servicio Exterior, Edita Hrdá, mientras que las discusiones del capítulo de comercio estarán a cargo de la directora de Comercio y Desarrollo Sustentable, Sandra Gallina.

"Vamos a tener también un equipo muy amplio", conformado por funcionarios de los cuatro países del Mercosur. Van a ser jornadas intensas que apuntan a ir lo más posible en el detalle de aquellos sectores en donde hay acuerdo para cerrar", insistió Malcorra.
La canciller definió que este tipo de acuerdo "obliga a las partes a hacer un ejercicio de flexibilidad y de interés de resolver las cosas", pero también destacó que "tienen transiciones", al aludir a las canastas de desgravación arancelaria, en las que los productos sensibles para uno u otro mercado se protegen con plazos más largos.

En los hechos, Bruselas pide que el Mercosur acorte los plazos ofrecidos para la desgravación que conducirá al libre comercio birregional y que amplíe el universo arancelario a desmantelar.

El bloque sudamericano ofreció tiempos de transición hacia el libre comercio de hasta 15 años y la inclusión de 50 por ciento de las posiciones arancelarias a liberalizar en canastas de más de 10 años, de acuerdo con las fuentes.

Los europeos esperan, además, que los cuatros socios del Mercosur extiendan la lista de productos que están dispuestos a desgravar y acercarse al 90 por ciento del universo arancelario de la balanza comercial, la cobertura con la que se considera como un intercambio de libre comercio.

"Somos conscientes de que la necesidad de renovación de un sector o parte de un sector requiere tiempo e inversión y esto va a ser tenido en cuenta. No se van a alterar de un día para el otro las reglas del juego para que se produzcan avalanchas en un sentido u otro", precisó la ministra sobre la inquietud que generan las aspiraciones europeas sobre el mercado local.