09/03/2017 BigData

AURA “muestra cómo el diseño de la tecnología está antes que la discusión jurídico - política” según un especialista

Según el especialista en legislación tecnológica, "el diseño de una tecnología dentro de una corporación...va a cumplir ya las veces de la regulación".

El anuncio de AURA, la "cuarta plataforma" de Telefónica, "muestra cómo el diseño de la tecnología está antes que la discusión jurídico-política sobre cómo se gestiona la privacidad de las poblaciones", analizó el investigador Ariel Vercelli, quien cuestionó la "supuesta transparencia" y la "ilegalidad manifiesta" del servicio.

Según el especialista en legislación tecnológica, "llama la atención cómo es el diseño mismo de AURA, o sea el diseño de una tecnología dentro de una corporación, el que va a cumplir ya las veces de la regulación".

"Lejos de discutirse en un foro público o en el recinto legislativo cuál es el alcance de este tipo de tecnologías, esto primero se diseña y se discute puertas adentro y viene luego a cumplir el papel de regulación. Y la discusión pública no llega", remarcó el investigador de Conicet en el Iesct-UNQ.

El anuncio de esta plataforma para gestionar datos principales muestra cómo "las tecnologías y las regulaciones se van co-construyendo a través del tiempo", en este caso "frente a la posibilidad de agregar inteligencia artificial al tratamiento de datos personales, en nuevos servicios que no necesariamente van a beneficiar a los usuarios", consideró.

Para el investigador, el primer punto que "llama la atención" es "la manifiesta ilegalidad del servicio que están proponiendo".

"Es conocido que existe una violación masiva del derecho humano a la privacidad de las poblaciones, pero en este caso sorprende cómo una corporación como Telefónica anuncia servicios en los que manifiesta que va a darle a los datos generados por sus usuarios un uso distinto del que habilita el contrato", como prohíbe la ley 25.326 de Protección de Datos Personales.

"La construcción y utilización de bases con datos personales requiere del respeto de varias formalidades: por ejemplo, se debe informar a los titulares de los datos cuales serán los usos concretos que se harán y el usuario debe presar su consentimiento sobre esos usos de forma expresa", aseveró, y agregó que "en ningún caso este consentimiento debe suponerse o entender que se ha dado de forma tácita".

Esto es así porque "la normativa protege a los ciudadanos de abusos de los estados y de las corporaciones. Y además, en los contratos y condiciones de uso de los servicios, se deben establecer usos concretos y estos no pueden cambiarse a futuro", detalló.

Por otro lado, Vercelli cuestionó la "supuesta transparencia" que otorgaría esta plataforma anunciada a finales de febrero.

"Lo suponen como una especie de servicio transparente y eficiente en la forma de gestionar los datos personales e incluso ofrecen el agregado de una inteligencia artificial. Se vende, en términos corporativos, como una parte de la innovación tecnológica, pero lo que no se está diciendo es que, a diferencia de otras empresas que trabajan sobre Internet, ofrecen servicios (telefonía y acceso a Internet) 'universales'", analizó, y comentó que sobre estos servicios la "densidad normativa" establece "qué datos pueden gestionar y utilizar estas empresas".

"Lo sorprendente acá es que además de ser servicios universales, son pagos, a diferencia de las empresas de Internet, cuyo modelo de negocio se basa en el tratamiento de datos para generar perfiles y mostrar publicidad", por lo que brindan servicios gratuitos.
etiquetas