07/03/2017 Luxemburgo

La Justicia deja librado el derecho de asilo a la ley vigente de cada pas de la UE

La decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea fue tomada en momentos en que Hungría aprobó la construcción de campos de internación para quienes pidan ser recibidos por ese país comunitario.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) liberó este martes a los países miembros del bloque de toda obligación, más allá de las emanadas de su propia legislación, para conceder asilo a personas que lo soliciten en situación catastrófica.

La resolución del tribunal de la UE recayó sobre un caso planteado por una familia siria de Alepo para ingresar a Bélgica, en respuesta a un pedido de informes de las autoridades belgas. 

Del derecho europeo no se deriva ninguna obligación en ese sentido, argumentó el máximo tribunal del bloque de 28 países, con sede en Luxemburgo, haciendo hincapié en que la decisión debe ser tomada en base al derecho nacional de cada país. 

Los jueces europeos se pronunciaron sobre el caso de una pareja siria y sus tres hijos menores, de nacionalidad siria y con residencia en Alepo (Siria), que en octubre de 2006 presentaron sendas solicitudes de visado en la embajada belga de Beirut, tras lo cual regresaron a Siria.

Las solicitudes tenían la finalidad de obtener visados de validez territorial limitada para permitir a esta familia abandonar Alepo y presentar una petición de asilo en Bélgica.

Al cursar la solicitud, uno de los miembros de la familia declaró que había sido secuestrado por un grupo armado, golpeado y torturado antes de ser finalmente liberado al pagar un rescate.

Pero la Oficina de Extranjería de Bélgica desestimó estas solicitudes en octubre pasado, al entender que la familia siria tenía la intención de permanecer más de 90 días en territorio belga, lo que infringe el código de visados de la UE.

El asunto llegó a instancias del tribunal europeo, que determinó este martes que la normativa comunitaria solo establece "los procedimientos y las condiciones para la expedición de visados para tránsito o estancias previstas en el territorio de los Estados miembros no superiores a 90 días".



Además, el tribunal precisó que no se aplica en este caso la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, ya que la legislación comunitaria no regula la expedición por los países de visados o permisos de residencia de larga duración a personas de terceros países por razones humanitarias, informaron las agencias alemana DPA y española EFE.

Mientras tanto, el Parlamento húngaro aprobó este martes una controvertida ley que hace posible la detención en centros cerrados de todos los solicitantes de asilo hasta que se resuelva su petición, una iniciativa impulsada por el Gobierno nacionalista del primer ministro Viktor Orbán.

La nueva legislación dispone que quienes pidan asilo solo podrán presentar sus solicitudes en "zonas de tránsito" situadas en la frontera, donde tendrán que esperar el final de los trámites en centros habilitados para ello, informó la agencia de noticias magiar MTI.

Estas "zonas de tránsito" están situadas en la frontera con Serbia y consisten en contenedores, donde los refugiados tendrán que entregar sus peticiones y esperar el final de sus trámites y en el caso de ser rechazados, sólo tendrán la posibilidad de regresar a Serbia.

El primer ministro, contrario a la inmigración y las políticas de la UE en este asunto, aseguró este martes en el acto de graduación de guardias fronterizos que "las fronteras (de Hungría) están bajo asedio" y que la disminución del número de refugiados que llegan a las lindes magiares "es solo temporal".



Para Orbán, "la emigración es el caballo de Troya del terrorismo" y reiteró que actualmente "centenares de miles de personas están planeando partir hacia Europa".

Además aseguró que Hungría no puede contar "con la UE y con Bruselas (en la defensa de las fronteras), ya que ellos hacen más difícil el trabajo".

A comienzos del mes pasado, el abogado general del tribunal de la UE había argumentado que el otorgamiento de visados se enmarca en la Carta de Derechos Fundamentales del bloque comunitario, que reconoce al asilo, prohíbe la tortura y otro tipo de maltratos inhumanos y contra la dignidad de las personas.

Por eso consideraba que los países de la UE deberían dar visados temporales en estos casos para que estas personas pudieran trasladarse a territorio europeo y pedir asilo una vez allí. 

Para leer el cable de la noticia acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/471704