06/03/2017 Estados Unidos

Visados: suspenden el programa Interview Waiver y exigen reciprocidad

Trump suspendió este lunes un programa que eximía a ciertos viajeros de hacer una entrevista en persona para renovar su visado, además de encargar que se revisen todos los acuerdos con otros países.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, suspendió este lunes un programa que eximía a ciertos viajeros de hacer una entrevista en persona para renovar su visado, además de encargar que se revisen todos los acuerdos con otros países para otorgar visados de no inmigrante, con el fin de asegurar que son "recíprocos".

Además, anunció hoy que suspenderá desde el próximo 3 de abril y por un período de hasta seis meses el proceso exprés para acceder al visado H-1B, destinado a trabajadores de alta calificación y especializados en áreas como informática, ingeniera o medicina, que les permite trabajar en compañías estadounidenses.



La suspensión del programa Visa Interview Waiver Program está incluida en el decreto sobre refugiados e inmigrantes firmado hoy por Trump y que entrará en vigor el 16 de marzo, y ya había quedado paralizado por la primera versión del veto migratorio del mandatario, emitido en enero y bloqueado por un juez.

Ese programa permite que ciertos viajeros, por su edad, visado o frecuencia en sus visitas al país, no tengan que someterse a una entrevista para obtener sus visados de no inmigrantes, algo que puede afectar a estudiantes, tripulantes de aviación, turistas o empresarios de todo el mundo.

El programa no debe confundirse con el conocido como Visa Waiver, que exime de solicitar visados para visitas limitadas a países socios, entre ellos la mayor parte de Europa, Australia o Chile, y solo requiere obtener una autorización electrónica, conocida como solicitud ESTA, para ingresar al país.



En su decreto, Trump solicita que Visa Interview Waiver Program se ajuste a una sección de la ley migratoria estadounidense que "requiere que todos los individuos que quieran obtener una visa de no inmigrante se sometan a una entrevista personal, con ciertas excepciones específicas", informó la agencia de noticias EFE.

La suspensión del programa no se aplicará a quienes viajen con un visado diplomático, de la OTAN, o un visado C-2 para viajar a Naciones Unidas, o los visados G-1, G-2, G-3, o G-4, además de aquellos cuyo viaje esté "relacionado con una organización internacional" o para reunirse con miembros del gobierno.

Además, el nuevo decreto pide al secretario de Estado, Rex Tillerson, "revisar todos los acuerdos de reciprocidad sobre (visados de) no inmigrante para asegurar que son verdaderamente recíprocos" en términos de "periodo de validez y tasas".

"Si otro país no trata a los ciudadanos de Estados Unidos que busquen visados de no inmigrante de forma verdaderamente recíproca, el secretario de Estado ajustará el periodo de validez de los visados, las tasas u otros aspectos, para igualar el tratamiento a los nacionales de Estados Unidos por parte de ese otro país, en la medida en que sea practicable", indicó el decreto.



El Departamento de Estado no dio más detalles sobre esa revisión sobre la reciprocidad, que se anuncia cuatro días después de que el pleno del Parlamento Europeo (PE) pidiera volver a imponer temporalmente el requisito de visado a los ciudadanos de Estados Unidos.

El PE urgió el jueves a la Comisión Europea a adoptar en el plazo de dos meses la medida temporal de exigir visados a los estadounidenses, ya que Washington aún no garantiza un acceso sin necesidad de visado a los ciudadanos de cinco países de la Unión Europea (UE).

En concreto, son los ciudadanos de Bulgaria, Croacia, Chipre, Polonia y Rumania los que aún no pueden entrar en Estados Unidos sin visado, mientras que los estadounidenses pueden acceder a los 28 países de la UE sin ese requisito. 

En este contexto, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (Uscis, por su sigla en inglés) informó de la suspensión del proceso exprés que permitía a los posibles beneficiarios tramitar su permiso de trabajo en 15 días hábiles a cambio del pago de 1.225 dólares.



No obstante, los que quieran acceder al visado H-1B podrán seguir haciéndolo a través del proceso regular que suele prolongarse varios meses.

La medida afecta a dos partes directamente: a los ciudadanos preparados y competentes de varios países del mundo que ven en esta vía rápida o "proceso premium" una oportunidad no sólo para trabajar, sino para vivir en suelo estadounidense.

Y, por otro lado, a las compañías estadounidenses que veían en este proceso y en la llegada de extranjeros altamente capacitados una forma de tapar las carencias en las virtudes laborales de los ciudadanos locales.

Incluso, varias compañías de Estados Unidos peleaban por las cerca de 85.000 visas H1B que otorgaba el Uscis por sorteo cada año. 

La visa es válida por tres años y puede ser extendida por otros tres años adicionales.

Según el Uscis, los extranjeros pueden pedir la vía rápida durante este periodo de suspensión, pero deberán cumplir ciertos criterios, como razones humanitarias, razones de emergencia o el prospecto de una fuerte pérdida financiera para la compañía o el individuo.
Para leer el cable de la noticia acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/471406