25/02/2017 Estadsticas oficiales

En el 2016 se rescataron y asistieron a 666 vctimas de trata en todo el pas

Es el menor porcentaje de los últimos 5 años atrás, según las estadísticas del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las personas damnificadas por el delito de trata.

Desde la sanción de la ley 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y asistencia a sus víctimas en abril de 2008, y hasta el 31 de diciembre de 2016, se han rescatado y/o asistido un total de 10.653 víctimas en todo el país, según las últimas estadísticas del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a personas en situación de explotación, del ministerio de Justicia de la Nación.

"Aún estamos en proceso de análisis de los datos del 2016, bajamos mucho el total de víctimas rescatadas el año pasado, y barajamos hipótesis a confirmar que se puede deber a las inundaciones, que hicieron obstáculo; porque muchos trasladan a las víctimas para ser explotadas cuando se levantan las cosechas y también a que mermaron las campañas de difusión", explicó a Télam Norma Mazzeo, integrante de la coordinación del programa Nacional de Rescate.

Sin embargo, Mazzeo resaltó el notable incremento de las llamadas recibidas en la línea gratuita 145 de ese mismo programa, que alberga de forma anónima denuncias sobre supuestas explotaciones de personas, donde el total de denuncias recibidas durante el 2016 fue de 3.256, la mayor cantidad desde 2012.

"La cantidad de denuncias recibidas en la línea 145 aumentó radicalmente en el último trimestre del año pasado y eso tuvo que ver con una campaña que realizó el comité ejecutivo del ministerio (de Justicia de la Nación) contra la Trata, donde hubo un aumento exponencial de llamadas y de intervenciones de terreno", detalló Mazzeo.

Según informó la especialista, las zonas de captación y explotación de las víctimas están delineadas a través de las denuncias: "Muchas zonas del Norte del país son lugares de origen de captación de víctimas de Trata y el lugar de destino de la explotación termina siendo la región Mesopotámica, Provincia de Buenos Aires y sur del país, donde hay zonas petroleras, con muchos hombres y una rica economía".

Con respecto a los resultados de las estadísticas a nivel nacional, diseñadas a partir de las intervenciones de este Programa en el marco de causas judiciales, a través de allanamientos por explotación sexual o laboral, entrevista en sede judicial o cámara Gesell, un 91 por ciento de las víctimas (9.671 personas) fueron mayores de edad y solo un 9 por ciento menores de edad (982 personas).

"En su mayoría son víctimas mayores de edad, de departamentos privados y bares, según los datos fieles que surgen de los allanamientos, lo que no significa que no haya explotación de menores, que en general están más escondidas. Porque muchas mayores con 18 años nos cuentan que hace 10 años son explotadas", explicó la especialista del programa.

Según las estadísticas de los últimos nueve años, casi en iguales proporciones las víctimas rescatadas fueron 47 por ciento argentinas y 53 por ciento extranjeras, 4.959 y 5.694 personas respectivamente.

Asimismo, casi la mitad fueron a causa de explotación laboral (53 por ciento) y un 47 por ciento por explotación sexual, 5.635 y 4.973 respectivamente.

Las denuncias recibidas en la linea 145, dispuesta a nivel nacional, fueron un total de 3.256 en 2016, mientras que en el 2015 fueron 2.732 y en el 2012 descendían a 600.

Una diferencia sustancial con respecto a las denuncias recibidas a través de causas judiciales fue que casi la mitad de los llamados telefónicos fueron para denunciar explotación sexual, un 48 por ciento (1.568 personas); por explotación laboral, un 14 por ciento; y el resto, en menor medida, desaparecidos por publicidad de oferta sexual y laboral engañosa.

Llamativamente, la mayor procedencia de denuncias se realizaron desde la Ciudad de Buenos Aires y provincia, en un 58 por ciento, equivalente a 1.875 personas, un 15 por ciento fueron de la zonas de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa, y en menor medida en el resto del país.

"Es más difícil que la información del funcionamiento de la línea 145 llegue al interior del país y muchas veces denunciamos dificultades con cooperativas telefónicas de las provincias, porque no se pueden comunicar; pero en el Interior hay asistencia a las víctimas en cada provincia y la difusión de la línea del Programa funciona a través de organismos colectivos, de mujeres y salas de salud barriales", admite Mazzeo.