22/02/2017 derechos humanos

Falleci Carla Rutila Arts, nieta apropiada durante el Plan Cndor

Carla nació el 28 de junio de 1975 en Miraflores, Perú, en el seno de una pareja de militantes políticos que formaban Enrique Joaquín Luca López, uruguayo, y Graciela Antonia Rutila Artés.


Carla Graciela Rutila Artés, apropiada en el marco del Plan Cóndor en la última dictadura, y que logró recuperar su identidad en 1985, falleció hoy de cáncer, según un comunicado de Abuelas de Plaza de Mayo.

La familia se mudó a Bolivia, donde Enrique y Graciela formaron parte de la organización político militar Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Luca López fue muerto el 19 de septiembre de 1976 y Graciela resultó detenida junto a Carla el 2 de abril de ese año en la localidad de Oruro.

Las autoridades bolivianas entregaron a Graciela y a Carla a la Gendarmería Argentina, y ambas fueron trasladadas al centro clandestino de detención Automotores Orletti.

Tras la desapareción de su madre, a Carla la anotaron con el nombre de Gina como hija propia del matrimonio de Amanda Cordero y Eduardo Ruffo, uno de los represores responsables de ese centro de exterminio.

Matilde Artés Company, abuela materna de Carla, se vinculó con Abuelas de Plaza de Mayo e inició desde España una campaña para logar recuperar la identidad de su nieta.

La denuncia por la apropiación de Carla se radicó ante el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 5, y sus plagiadores, después de un tiempo prófugos, fueron detenidos.

La verdadera identidad de la niña se comprobó con los análisis de sangre y en septiembre de 1985 pudo reencontrarse con su abuela Sacha en Tribunales, luego de que el juez le contara la verdad a la niña.

Sacha y su nieta se fueron a vivir a España y tras el levantamiento carapintada, que trajo como consecuencia las leyes de obediencia debida y punto final, no se sintieron seguras para vivir en el país.

En 2010, después de 23 años en España, Carla volvió a la Argentina para declarar contra su apropiador Ruffo en el juicio por los crímenes cometidos en Automotores Orletti.

Desde la restitución de su identidad jamás había regresado al país por temor a Ruffo, quien además, de niña, la golpeaba y abusaba de ella.

Con Ruffo encarcelado, decidió radicarse con sus tres hijos en la Argentina y volvió a Europa para prestar testimonio en el juicio por los crímenes de Plan Cóndor impulsado en Italia.

Los restos de Carla serán inhumados mañana por la mañana en el cementerio de la Chacarita.