22/02/2017 Estados Unidos

"California es diferente y la eleccin de Trump lo demuestra"

El Partido Nacional de California busca independizarse por la vía política, se diferencia de la campaña "Yes California", y argumenta que legalmente es posible el separatismo.

Por Camil Straschnoy


El movimiento independentista californiano tiene su historia y sus internas. Por un camino diferente a la campaña "Yes California", el Partido Nacional de California también busca el separatismo, pero por la vía política con los argumentos que el gobierno de Estados Unidos está “saqueando la economía” del estado que además tiene una “baja representación” en el Congreso y en la Casa Blanca.

“Quiero dejar muy claro que el Partido Nacional de California no tiene absolutamente nada que ver con `Yes California` o el gobierno ruso. Somos un grupo de base local, dirigido y apoyado por los californianos y para los californianos”, explicó a Télam Jay Rooney, secretario de prensa de la agrupación nacida en 2015.


La aclaración tiene lugar porque uno de los líderes de la campaña independentista, Louis Marinelli, es un estadounidense que vive en Rusia y que según publicaron varios medios de comunicación, logró impulsar la iniciativa gracias a la prensa financiada por el Kremlin y sus conexiones políticas en Moscú.

Los argumentos para crear un país independiente, sin embargo, son similares: “El gobierno de Estados Unidos está saqueando nuestra economía. Los californianos pagan más en impuestos federales de lo que obtienen de los subsidios”, manifestó Rooney.

El dirigente graficó que por cada dólar que los californianos pagan en impuestos, reciben unos 78 centavos, cuando otros estados como Mississippi obtienen entre 2 y 4 dólares por cada billete verde abonado.


“Por lo tanto, California está subsidiando a otros estados mientras nuestras escuelas fallan y nuestros caminos se desmoronan, y esto seguirá siendo así mientras sigamos siendo parte de los Estados Unidos”, indicó el secretario de prensa de la agrupación que acaba de tener el status de partido político reconocido por las autoridades.

Rooney también argumentó que California tiene una “baja representación” en el Senado y la Cámara de Representantes, además de no incidir con fuerza en la elección del presidente pese a los 55 electores que otroga: “Donald Trump perdió el voto popular por 2.9 millones de votos, la mayoría de ellos de California”.

“California es muy diferente del resto de los Estados Unidos, y la reciente elección demuestra esto: al mismo tiempo que nuestros amigos estadounidenses eligieron a un tirano racista y narcisista como presidente, California aprobó una serie de iniciativas más progresistas”, completó.

El eje cultural y social entonces también es una razón, según precisó, para la independencia: “Los californianos están unidos por la historia compartida, la ecología, la cultura y los valores, que son muy diferentes de los valores de los Estados Unidos”.

“California valora altamente la libertad, la diversidad, la inclusividad, la innovación y la compasión - todos los cuales están en grave peligro bajo la Administración Trump. La independencia es nuestra mejor opción para defender y preservar estos valores y convertirse en un faro de esperanza para el mundo”, añadió.


La gran pregunta es si pese a obtener un apoyo mayoritario, legalmente será posible la separación del resto del país y la respuesta desde el partido es un “sí”. Desde el derecho interno, Rooney indicó que la décima enmienda dice que cada estado conserva todos los poderes que no están explícitamente delegados al gobierno federal y “sostener en la unión a un estado contra la voluntad de su pueblo” no es una atribución constitucional de Washington.

Desde el plano legal internacional, argumentó que el Congreso ratificó la Carta de las Naciones Unidas que garantiza a los pueblos el derecho a la libre determinación.

“Contrariamente a la opinión popular, no se necesitaría una enmienda constitucional para lograr la independencia californiana. Todo lo que se necesita es un acto del Congreso - y hay un montón de precedentes para esto, como los Estados Unidos cedió territorios que una vez controló, como Filipinas”, concluyó.