21/02/2017 Hungra

Debaten un proyecto de ley para internar a solicitantes de asilo

La propuesta del gobierno conservador de Viktor Orban intentará encerrar a todos los solicitantes de asilo en centros de internamiento forzoso mientras se tramitan sus peticiones.

El Parlamento húngaro empezó hoy a tratar una propuesta de ley del gobierno conservador del primer ministro Viktor Orban para encerrar a todos los solicitantes de asilo en centros de internamiento forzoso mientras se tramitan sus peticiones, hecho que según varias ONG viola la legislación de la Unión Europea (UE).

La medida pretende internar a los refugiados en zonas de tránsito en la frontera sur del país, donde se realizarían todos los trámites y juicios relacionados con sus procedimientos. La ley entraría en vigor a finales de la primavera, después del trámite parlamentario.

El gobierno húngaro, que vinculó la llegada de refugiados, sobre todo de países musulmanes como Siria e Irak, con el extremismo islámico y la criminalidad, considera que la normativa sirve a los intereses del país, pero también a los de toda Europa.

Quiénes rechazan la medida

La ONG húngara de derechos de los refugiados Menedek (Asilo) denunció en cambio que la reforma acabaría con el Estado de derecho y el sistema de asilo en el país.

Otra ONG, el Comité Helsinki, afirmó hace poco que "ni el derecho comunitario, ni el Convenio Europeo de Derechos Humanos, ni la legislación húngara permiten la detención en masa de solicitantes de asilo sin un trato personal y sin justificación".

Hungría y su relación con los refugiados

Antes de 2013, cuando la llegada de refugiados era menor, la detención de solicitantes de asilo en centros especiales era una práctica casi automática en Hungría y sólo logró detenerse por la presión de la Comisión Europea, la ONU y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Hungría fue también el primer país europeo en frenar el flujo de inmigrantes durante la crisis de refugiados de 2015-2016, al aplicar una rígida ley antimigratoria y construir un muro de alta seguridad a lo largo de las fronteras con Serbia y Croacia.

Si bien en 2015 alrededor de 400.000 personas pasaron por el país en su camino hacia Europa occidental, el aflujo se redujo fuertemente en el último año.

Según datos de la Oficina Europea de Estadística, Hungría es el país que registró la mayor caída de solicitudes de asilo en el último cuatrimestre de 2016, con 104.000 peticiones menos.