21/02/2017 AMIA

Los abogados de Timerman defendern a Cristina en la causa por la denuncia de Nisman

La ex presidenta designó como abogados defensores en la causa por la denuncia de supuesto encubrimiento de los iraníes acusados de perpetrar el atentado a la AMIA a través de la firma del memorando con Irán a los abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort.

La designación se formalizó hoy en el juzgado federal de Ariel Lijo, luego de que el magistrado intimó ayer a la ex presidenta a nombrar abogado en la causa abierta a raíz de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman por presunto encubrimiento agravado del atentado a la AMIA, informaron a Télam fuentes judiciales.

La primera tarea de Rúa y Peñafort será opinar con respecto al magistrado que debe seguir en el caso, ante un planteo del juez federal Claudio Bonadio para que Lijo se "inhiba", es decir, deje la investigación y se la envíe.

Lijo había notificado a la ex presidenta en su domicilio de Río Gallegos sobre la designación de un abogado en caso de desear opinar en el incidente.

Tras requerir opinión a todas las partes -imputados, fiscalía y querellas- Lijo quedará en condiciones de decidir si acepta el pedido de Bonadio y le envía la causa o lo rechaza y resuelve quedar a cargo de la investigación de la denuncia de Nisman, abierta por orden de la Cámara Federal de Casación Penal.

Bonadio tiene a cargo una causa penal cuya denuncia fue posterior a la de Nisman pero comenzó a investigarse hace más de un año y en el marco de la cual ya se ordenaron muchas medidas de prueba similares a las dispuestas en la denuncia del fallecido fiscal titular de la UFI AMIA.



Por ello, cuando la causa por la denuncia de Nisman seguía a cargo del juez federal Daniel Rafecas, quien la desestimó por inexistencia de delito, Bonadio le pidió que se inhiba de seguir interviniendo y se la envíe.

Rafecas fue apartado del caso por orden de la Cámara de Casación pero el planteo de Bonadio igual debe ser resuelto por Lijo, quien es el nuevo juez designado.

En la investigación, el fiscal federal Gerardo Pollicita ordenó ya una treintena de medidas de prueba.

Rúa y Peñafort defienden en el caso desde un principio al ex canciller Héctor Timerman, imputado junto a otros acusados además de la ex presidenta.

La semana pasada ambos recusaron al fiscal Pollicita y pidieron a Lijo que lo aparte del caso a raíz de haber escrito en el dictamen donde pidió pruebas que Israel era el "país de origen" de las víctimas del atentado a la AMIA.

Rúa y Peñafort tienen además como clientes a otros ex funcionarios kirchneristas con causas penales abiertas en la Justicia, entre ellos el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno y la ex Procuradora del Tesoro Angelina Abbona.