16/02/2017 opinión

La verdadera protección no pasa por la litigiosidad laboral

La verdadera protección pasa por garantizar en los hechos las previsiones de derecho que prevén las normas. Este miércoles la Cámara de Diputados completó la sanción de la Reforma sobre Riegos del Trabajo, con un intenso debate en el que se argumentaron diferentes cuestiones.

Mara Bettiol

Por Mara Bettiol

Lo cierto es que el Sistema en 20 años fue objeto de numerosas reformas normativas y dio claras muestras de reales avances en la protección real de trabajadores y de empresas. Son cifras que se repiten y más que elocuentes:

-Prevención: caída en la accidentabilidad (30%) y en la mortalidad (70%), 10.000 vidas salvadas gracias a las mejoras en la prevención, tasas de siniestralidad comparables por primera vez en la historia a la de otros países,

-Indemnizaciones: multiplicación y ajuste automático de las indemnizaciones (que sextuplican las indemnizaciones de hace 4 años), celeridad en la tramitación administrativa (15 días para el pago indemnizatorio)

-Atención médica integral y de calidad, de por vida, sin límites ni topes, sin copagos

-Nuevos servicios, de asesoramiento, de reclamos, de atención, entre muchas otras cuestiones.

Todos estos servicios y mejoras reales y palpables, no se condicen con la acumulación sobredimensionada de juicios. Durante 2016 Ingresaron 127.000 nuevas demandas, un 20% más que el año precedente, y con la particularidad de un fuerte crecimiento en los últimos meses, un incremento del 45% en la cantidad de demandas, así como una notoria concentración en los tribunales laborales de la Ciudad de Buenos Aires.

Juicios que tornan muy dificultosa la gestión y comprometen seriamente su sustentabilidad.

Esta inexplicable paradoja llegó a grado tal de alertar seriamente a sus beneficiarios, trabajadores y empleadores, acerca de la necesidad acuciante de generar algún mecanismo de resguardo.

Por eso, esta nueva Ley, evidencia claramente el compromiso de todos los actores sociales por cuidar al sistema. Constituye una señal indudable de su aprecio por la función que cumple, los servicios que brinda, el lugar que ocupa en la salud de los trabajadores y en la preservación de fuentes laborales.

Respecto del texto sancionado, todo lo que hace al procedimiento para homologar y determinar incapacidades, a través de Comisiones Médicas oficiales, se incluyó conforme los requisitos técnicos legales: procedimiento administrativo previo, calidad de cosa juzgada, honorarios de peritos en función del trabajo realizado, utilización obligatoria del Baremo, efecto suspensivo, asesoramiento letrado obligatorio sin costo para el trabajador.

Lo que los abogados y expertos en la temática preveían en materia de procedimiento como necesario, está atendido.

Se introdujeron, además, otras cuestiones, a pedido y con acuerdo de empleadores y trabajadores, provincias y legisladores, que a nosotros como aseguradores nos corresponde llevar adelante y eso haremos.

Por ejemplo, el aumento más que importante en las indemnizaciones, los honorarios de los abogados a cargo de las ART, la duplicación del período de Incapacidad Laboral Temporaria (de 1 a 2 años), entre otros temas.

Para comprender lo que la sociedad intenta resguardar: la cobertura de un universo de 10 millones de trabajadores que se desempeñan en 1 millón de empresas, el asesoramiento y trabajo en prevención que se viene realizando y muestran que el camino transitado es el correcto, la atención integral e inmediata de los trabajadores accidentados.

La realidad de la recalificación profesional para una mejor reinserción del trabajador que queda con secuelas de incapacidad.

El trabajo conjunto de todos los actores, trabajadores, empleadores, el Estado y las ART, permitió reducir en 30% los accidentes y en 70% los fallecimientos. Se salvaron así 10.000 vidas, en los 20 años de su funcionamiento.

En el año, se producen aproximadamente 650.000 accidentes y enfermedades profesionales, número en línea con los estándares internacionales. La mayoría de ellos no registran secuelas y los trabajadores se reinsertan en sus puestos, superada la afección.

Un 10% del total, sí registra algún nivel de incapacidad remanente, que el sistema atiende con medicación y tratamientos de por vida y/o con las indemnizaciones que corresponden según la Ley. Gracias a la recalificación profesional hoy dos tercios de los trabajadores que quedan con una secuela permanente se reinsertan o reubican laboralmente.

Todo esto es lo que se busca Proteger. No cabe dentro de ninguna lógica que aunque los accidentes disminuyan, los juicios aumentan sideralmente Esto demuestra que el crecimiento de los mismos, no guarda ninguna relación con las acciones en prevención y con la instalación de una cultura de trabajo seguro.

Esta Ley es un camino para reducir la litigiosidad que hoy vulnera seriamente las bases del sistema, socavando su sustento económico. Ahora queda la fase instrumental, en la cual, la aprobación de las Provincias y el rol de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo en el funcionamiento de las Comisiones Médicas y dictado de la reglamentación son clave.

También prevemos que este año relevante en el acontecer judicial y que seguramente haya planteos judiciales. Sin embargo, tenemos la expectativa de que la Justicia pondere todo el esfuerzo que este sistema viene haciendo en pos de la prevención, las indemnizaciones y la seguridad jurídica que demanda el crecimiento y la competitividad, única manera genuina y sostenible de proteger de verdad y en los hechos y de generar empleo de calidad.

*Mara Bettiol es presidente de la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo-UART.