01/02/2017 Bicentenario de la epopeya

Un documentalista chileno marcha con uniforme de poca para contar cmo fue el Cruce de los Andes

Un documentalista chileno marcha con los militares y a lomo de mula en las columnas que organizó el Ejército para conmemorar los 200 años del cruce de Los Andes, vestido con ropa idéntica a la que usaron los soldados del general José de San Martín en 1817, para poder contar los sufrimientos que padecieron y desmitificar lo que surge de algunos textos históricos.

Por Claudio Campanari

Jorge Mietke, nacido en Punta Arenas, es director de televisión, documentalista y desde hace 14 años se dedica a "recrear" los hechos en el terreno donde ocurrieron los acontecimientos, para luego volcar sus conclusiones en el programa de la TV chilena "Vivir la historia".

"Es una epopeya y lo que trato es contar en primera persona todo lo que padecieron los soldados durante los 17 días que duró el cruce de Los Andes en cuanto a su ropa, su calzado, las condiciones del tiempo, la aclimatación a la altura o la comida", dijo Mietke a Télam.

El documentalista se ubica en primera fila con su bayoneta, marcha tanto con la infantería como a lomo de mula y se viste con la ropa que utilizó un regimiento que comandaba el chileno Bernardo O'Higgins, que cruzó con el Libertador en la columna de Los Patos.

Esto causa extrañeza e hilaridad en algunos soldados que, sin embargo, aceptan que forme parte de la columna dado que el jefe de la tropa está informado de que se trata de un documental para un canal de televisión, auspiciado por el Ejército chileno.

"Toda la historia se basa en documentos escritos en Latinoamérica, una región en donde hay un alto porcentaje de analfabetismo, entonces no hubo nadie que contara el frío, el hambre y el sufrimiento que padeció un soldado al cruzar Los Andes con la vestimenta militar de la época", dijo Mietke.

Los historiadores "tienen una sola visión e interpretan los documentos, que es la primera fuente. Yo, en cambio, tengo un equipo de cincuenta personas que incluye veterinarios, costureros, grafólogos, astrólogos, metalúrgicos, expertos en balística y en cañones para poder vivenciar y entender los hechos históricos en el terreno", explicó.

Mietke, que lleva ropa militar de paño y pantalón blanco a la usanza de 1817, detalla, que según los documentos, los soldados de San Martín usaban sólo dos pantalones, uno blanco -liviano- y uno azul -más abrigado-, tenían dos pares de camisas, la chaqueta y el poncho.

"Durante 17 días debieron soportar la vegetación de la montaña, que está llena de espinillos que se adhieren al paño, además de que el calzado era de suela liviana, como una ojota, y algunos se negaban a usarlo y andaban descalzos, porque una parte importante del ejército de Los Andes eran campesinos y esclavos que no estaban acostumbrados al calzado", dijo el documentalista.

Las tropas "tenían pocas carpas y todos los soldados sabían coser su propio uniforme, ya que en estos primeros días de marcha probé cómo se descose la ropa liviana blanca que llevaban con el esfuerzo de cabalgar y ascender las montañas", indicó.

Mietke contó que algunos soldados le preguntaron por qué anda tan sucio. Y es porque "los soldados de 1817 no se lavaban su ropa, algunos al pantalón azul abrigado lo descartaban al pensar que no lo necesitaban, todo esto lo cuento en una cámara que me acompaña".

"También digo lo asustados que debían estar los soldados al montar las mulas, porque no estaban acostumbrados a tratar al animal, los soldados de ahora sí saben. También está el tema de la altura, en la Argentina marcharon lento y sólo tuvieron problemas en el cordón del Espinacito, aunque el ritmo de hace 200 años es similar a la que hay ahora", precisó.

La recreación de la historia en el terreno donde ocurrieron los hechos "es una corriente que está haciendo furor en Europa, en donde reproducen batallas napoleónicas, mientras que en la Argentina es una corriente muy fuerte. Estuve en la recreación de las Invasiones Inglesas y en la batalla de Curupaytí".

En su programa de televisión el documentalista chileno invita a alumnos de escuelas a participar de esas recreaciones para que comprendan mejor la historia y los chicos, asegura, "alucinan" con estas actividades.
etiquetas