31/01/2017 Estados Unidos

San Francisco demand a Trump por retirarle fondos como "ciudad santuario"

Trump firmó un decreto que suprime los fondos federales a las ciudades que se nieguen a proporcionar a las autoridades federales información sobre el estatus migratorio de las personas que detienen.

El alcalde de San Francisco, el demócrata Ed Lee, anunció este martes que la ciudad californiana presentó una demanda contra el presidente estadounidense, el republicano Donald Trump, por su decisión de retirar los fondos federales a las "ciudades santuarios", que protegían de la deportación a los indocumentados.

Durante la campaña electoral, Trump ya prometió que cargaría contra estas urbes y entidades, llamadas "ciudades santuario", cifradas en unas 300 en todo el país, entre ellas se encuentran San Francisco, Los Ángeles, Chicago y Nueva York.

La demanda de San Francisco, la primera respuesta judicial a la medida firmada por el maganate republicano, explica que la orden ejecutiva viola la Décima Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, donde se asegura que los poderes no concedidos al gobierno federal deben recaer sobre los propios estados.



"Con su descarada falta de respeto hacia la ley, el presidente de Estados Unidos buscar coaccionar a las autoridades locales y que así abandonen sus leyes y políticas referidas a las llamadas 'ciudades santuario", señaló el texto, presentado en la corte federal de San Francisco por el fiscal general Dennis Herrera.

Trump firmó la citada orden el 25 de enero en una ceremonia celebrada en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), en la que rubricó esa medida junto a otro decreto por el que destina financiación federal para comenzar la construcción de un muro fronterizo con México a fin de frenar el flujo de indocumentados.

Dos días después, el presidente estadounidense causó una enorme controversia con otra orden ejecutiva de restricción a la inmigración, aduciendo que era una buena herramienta para luchar contra el extermismo yihadista.



El decreto ley suspende el ingreso al país de todos los refugiados durante 120 días, así como la concesión durante 90 días de visados a siete países de mayoría musulmana -Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán- hasta que se establezcan nuevos mecanismos de vigilancia más estrictos.



El fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson, interpuso este martes una demanda contra la orden ejecutiva sobre migración y refugiados de Trump, convirtiéndose así en el primer estado en dar ese paso.