28/01/2017 Cuba

La argentina Liliana Villanueva gan en el rea testimonial del premio literario Casa de las Americas

"Lloverá siempre", es el libro por el que fue galardonada la periodista argentina, que contiene una entrevista con la escritora uruguaya María Esther Giglio. Según el jurado, la entrevista fue "manejada con originalidad" y un "atrapante lenguaje coloquial, abierto, sincero".

"Lloverá siempre", libro de la periodista argentina Liliana Villanueva que contiene una entrevista con la periodista y escritora uruguaya María Esther Giglio, fallecida en 2011, fue premiado en la categoría de "literatura testimonial" de la 58 edición del Premio Literario Casa de las Américas de 2017.

Según el jurado, la entrevista de Villanueva fue "manejada con originalidad" y un "atrapante lenguaje coloquial, abierto, sincero", informó la agencia de noticias EFE.

Con unas 400 obras en concurso, el jurado premió la novela "Incendiamos las yeguas en la madrugada", del ecuatoriano Ernesto Carrión; el poemario "Esto es un disco de vinilo donde hay canciones rusas para escuchar en inglés y viceversa", del cubano Reynaldo García; y el ensayo histórico-social "América pintoresca y otros relatos ecfrásticos de América Latina", del colombiano Pedro Agudelo Rondón.

El premio a los estudios sobre la presencia negra en la América y el Caribe Contemporáneos recayó en el libro "Una suave, tierna línea de montañas azules", del cubano Emilio Jorge Rodríguez y, en literatura brasileña, ganó la novela "Outros cantos", de Maria Valéria Rezende, quien a partir de sus memorias de viajes rememoró sacrificios personales cuando trabajó en la alfabetización de adultos en el nordeste de su país.

El premio de poesía José Lezama Lima correspondió a "Mística del tabernario", de Raúl Vallejo, de Ecuador; y el de ensayo Ezequiel Martínez Estrada fue para "Cuestiones y horizontes. De la dependencia histórico-estructural a la colonialidad/descolonialidad del poder", del peruano Aníbal Quijano.

El reconocimiento de narrativa José María Arguedas lo obtuvo "Tríptico de la infamia", del colombiano Pablo Montoya.

El Premio Casa de las Américas, primer acto de proyección internacional de la institución, fue convocado por primera vez en abril de 1959, a tres meses del triunfo revolucionario cubano, con el objetivo de estimular y difundir las letras del Continente.

Otorgado anualmente, fue creado en 1960 bajo el título Concurso Literario Hispanoamericano, en 1964 pasó a llamarse Concurso Literario Latinoamericano, y desde 1965 conserva el nombre actual.

Inicialmente se limitó a los géneros de poesía, cuento, novela, teatro y ensayo, pero fue ampliando ese espectro y en 1970 dio cabida al testimonio, de particular fuerza en la región y gracias al cual se dieron a conocer al mundo figuras como la líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, declarada posteriormente Premio Nobel de la Paz.

En 1975 se incorporó a la convocatoria la categoría de literatura para niños y jóvenes, y como su propósito es también el de apoyarla creación en otras lenguas del continente, ese mismo año añadió la categoría de literatura caribeña de expresión inglesa.

En 1979 se incorporó la sección de literatura caribeña francófona; en 1980 la de literatura brasileña y en 1984 literatura indígena. No necesariamente se otorgan cada año los premios en todas las categorías y algunas veces quedan desiertos.