27/01/2017 Corrientes

Roger, Lizarazu y Villamil debutaron en el chamam

Elena Roger, Hilda Lizarazu y Soledad Villamil, se asociaron en un ensamble que le puso chamamé a su trayectoria compartiendo la tradición musical correntina junto a cuerdas, vientos y una voz y percusión autóctonas, ante 10.000 personas en la Fiesta Nacional que se desarrolla en el anfiteatro “Mario del Tránsito Cocomarola”, en la capital provincial.


En un espectáculo denominado “Chamamé mujer”, las consagradas artistas nacionales compartieron escenario y cada una y en conjunto interpretaron exclusivamente temas del género.

A las artistas reconocidas por su trayectoria en el rock, el tango y la escena teatral, se les sumó la cantante correntina Valeria Gómez, integrante de la Orquesta Folclórica de la Provincia de Corrientes, que aportó además un ensamble para poner música a las voces femeninas.

Acordeón, bandoneón, dos guitarras, bajo y piano acompañaron a las mujeres en la interpretación de canciones características del chamamé festivalero y que cumplió con esta edición de la fiesta correntina 27 eneros sobre el escenario del anfiteatro Cocomarola.

Por turnos, la primera en enfrentar al público fue la correntina Gómez con las canciones “Arrebol”, del dúo Úbeda-Chávez y “Bajo la luna de abril”, del grupo Amandayé.

Hilda Lizarazu, la voz dulce del rock, pese a haber nacido en la provincia nunca cantó chamamé sobre un escenario y debutó ante la vidriera más grande del género con “Recuerdos de Yparacaí”, de Zulema de Mirkin y música de Demetrio Ortiz, y “Por el río volveré”, de Teresa Parodi. Prolija pero sin corsé, la ex corista de Charly García cumplió con un rito del folklore al dedicar su actuación a Horacio Guarany.

Soledad Villamil, desde la entonación del tango, marcó un sello con las canciones “Viejo Caá Catí”, de Roberto Galarza, y “Cosechero”, del misionero Ramón Ayala, quien subiría horas más tarde al escenario.

Elena Roger se anticipó contando que era la primera vez que cantaba chamamé, pero convirtió a la tribuna en un teatro de admiración ritual al interpretar “Lunita del Taraguy”, de Osvaldo Sosa Cordero, y “Niña de ñangapirí”, de Julián Zini y Ricardo Gómez, con la cual subrayó en esta fiesta el estribillo más sostenido del que se tenga memoria en Corrientes.

La consistencia vocal que demostraron en cada una de sus actuaciones se conjugó completamente al derramar sobre la multitud una impecable versión de “A mi Corrientes porá”, de García-Bayardo y Eladio Martínez.

Con el público de pie y en punto de éxtasis colectivo, las cantantes evidenciaron con su estribillo conjunto la fuerza del género femenino para contribuir a una corriente de la música que se insertó en el mapa de la canción nacional como catalizador de movilización artística y popular.

“Es un estilo musical muy particular y muy fértil, porque es una música que puede continuar recreándose”, dijo Lizarazu sobre su incursión.

Villamil, por su parte, consideró al chamamé “una expresión cultural tan genuina, grande, antigua y valiosa” en coincidencia con Roger, quien señaló en diálogo con la prensa que “tiene que ver con la cultura y las raíces de esta región, pero también de la Argentina y de todos nosotros”.

“Es la primera vez que le presto tanta atención a esta música y ahora es parte de mí, así que ahora también la voy a transmitir, ya que forma parte de mi deseo de seguir interpretándola”, sostuvo Roger, quien admitió que sintió miedo de una silbatina pues confesó que “estábamos un poco temerosas” por debutar en el género.

Para leer el cable de la nota: http://cablera.telam.com.ar/cable/452536