26/01/2017 televisin

Federico Amador: "Tenemos capacidad para competir en cualquier mercado audiovisual"

Uno de los protagonistas de “ADDA, Amar después de amar”, la nueva apuesta del prime time de Telefe que se estrenó el último lunes, celebró la vuelta de la ficción local a la pantalla.

"A igual presupuesto no tenemos nada que envidiarle a nadie porque tenemos una capacidad de escritores, directores y en todos los ámbitos de la producción y de la técnica como para hacer una diferencia", subrayó Amador durante una entrevista con Télam.

Adda: la nueva apuesta de Telefe

Tras interpretar a villanos en “Herederos de una venganza” (2011-2012) y en “Mis amigos de siempre” (2013-2014), el galán, de 41 años, personifica en “ADDA” a Damián Kaplan, un empresario pesquero un poco mayor, de 48, felizmente casado y padre de mellizos adolescentes que no puede evitar enamorarse de otra mujer.

En charla con Télam, Amador afirmó que Kaplan “no estaba en crisis” con su esposa Raquel (Isabel Macedo), pero que al conocer a otro matrimonio en la escuela de sus hijos, Santiago (Mariano Martínez) y Carolina (Eleonora Wexler), ocurre “algo que no tenía calculado”: la “gran historia de amor” con esta última.

La historia de Kaplan será muy diferente en las dos líneas temporales entre las que alterna el relato, ya que mientras que en buena parte del segmento “presente” de la novela los espectadores verán al personaje en coma en la cama de un hospital tras un extraño accidente automovilístico cuando viajaba con su amante ahora desaparecida, en los fragmentos ambientados tres años antes se lo verá en el comienzo de esa historia de amor clandestina.

Los 70 capítulos de la tira fueron íntegramente grabados con tecnología 4K antes de su estreno, en lo que supone una verdadera apuesta por la ficción argentina en la televisión actual, acostumbrada a modificar argumentos, borrar o introducir personajes de un plumazo o incluso cambiar de género si la batalla por el rating así lo dictamina.



En ese panorama, complejo en los últimos años por la proliferación de “enlatados” extranjeros de los orígenes más diversos, Amador dijo que creía que la producción nacional debe tomarlo como “estímulo”, esforzarse “más y sacar mejores productos”.

“Es difícil porque ellos tienen presupuestos que nosotros no manejamos, impresionantes. Pero que a la gente se le den las dos opciones y terminen consumiendo nuestro productos”, dijo Amador, quien en conversación con esta agencia también se explayó sobre su pasión por la ecología y sus proyectos con Discovery Channel, donde actualmente conduce “Supervivencia al desnudo: edición extrema”.

Télam: ¿Cómo es Damián Kaplan?
Federico Amador: Es un empresario, padre de familia tipo, con una mujer cariñosa y dos hijos hermosos. Se encuentra de pronto con algo que no tenía calculado, que es que se enamora de otra mujer. Él no estaba en crisis, no estaba deprimido, nada, y ahí empieza esta historia que para mí es una gran historia de amor. Con cosas de policial, con cosas de suspenso, no es una historia de amor tipo Shakespeare.

T: No es un melodrama típico.
FA: Si bien tiene condimentos, no es un culebrón propiamente dicho por muchos motivos. Uno es que todo el tiempo se cuenta el presente y el pasado. En Argentina nunca se hizo y creo que ya de por sí es algo nuevo que lo saca de la típica historia, la hace moderna. Después que tiene policial; está bastante atravesada por el suspenso. En el primer capítulo sucede este accidente y la policía empieza a averiguar qué es lo que pasó, por qué chocaron, por qué aparecieron acá, allá, adónde iban.

T: ¿Cómo armaste este personaje, que por engañar a su mujer y a su amigo en otra tira podría ser juzgado como un villano?
FA: El desafío desde el primer capítulo era no juzgar al personaje, si está bien o si está mal lo que le pasa o lo que hace. Es un tipo normal, bueno, que lucha contra esto y quiere que le deje de pasar, pero no puede evitarlo, no deja de sentir lo que siente. La premisa fue no juzgarlo y menos condenarlo, y que la gente lo entienda. No está planteado como un playboy, no es un mujeriego para el que esta conquista es una más que le salió mal. Nunca le había pasado esto y a esta mujer tampoco.
T: En un año difícil para la producción argentina con tantas “latas”, ¿cómo ves el panorama televisivo?
FA: Supongo que por algo pasa esto, más allá de que la “lata” salga mucho más barata que producir. Desde el punto de vista de los productores entiendo que hagan convivir a las "latas" con la producción. Pero creo que los que estamos en este negocio tenemos que hacer las cosas para que si bien sigan siendo más baratas, nosotros contemos mejores historias.

T: Otra particularidad de la tira es la serie web que la acompaña, “La búsqueda de Laura”. ¿La novela sola ya no alcanza para atraer al público?
FA: Creo que es un buen complemento para la serie madre, que es la de la televisión. Creo que hay mucha gente que consume más computadora que televisión, entonces está apuntado a ese mercado. Me parece que sobre todo la juventud se maneja mucho con las tablets y los teléfonos, con Netflix o Youtube. La tele se sigue viendo mucho y hay programas que tienen mucho rating, pero tampoco se puede ir en contra del avance tecnológico y de internet, sería ridículo.

T: ¿Para vos como actor también hay una necesidad de aggiornarse a lo tecnológico y estar más presente en las redes?
FA: Yo no soy mucho de hacer un espectáculo de mí, no voy a eventos ni nada, no ando mucho por donde debería andar. Sí me amigué bastante con las redes, pero hasta cierto punto. Empecé a usar más las redes para comunicar. Yo estoy mucho con la ecología y los animales y trabajando con Discovery también y con algunas ONGs. Es la manera de transmitir lo que quiero transmitir, que es el cuidado del medio ambiente y de los animales. Lo uso mucho para eso.

T: ¿Qué proyectos tenés con Discovery?
FA: Mis proyectos son programas de animales y de ecología. Yo hace muchos años que me intereso por la ecología, desde chico. También desde hace mucho que estoy trabajando con Aves Argentinas, con Fundación Vida Silvestre, con Greenpeace, y quiero transmitirle a nuestras generaciones venideras y también a la nuestra lo importante que es el cuidado del medio ambiente, es algo de vida o muerte. Tenemos que empezar a cuidar el planeta porque se nos está agotando, entonces quiero poner un pie fuerte ahí.

T: ¿Te interesaría hacer una ficción que trabaje la temática?
FA: No, no. Es distinto, me gustan los documentales y me gusta dar a conocer nuestro maravilloso país, que no está tan contado, y nuestra maravillosa fauna. La ficción le quita el mensaje tal vez. Se puede hacer también, pero yo voy más por el lado del documental y por el lado de transmitir directamente y mostrarle a los niños lo importante que es nuestro planeta y el respeto necesario de los seres vivos.

T: ¿Cómo ves la política de medio ambiente argentina?
FA: Hay que tomar medidas, hay que aceptar los presupuestos que corresponden para evitar los incendios. Son catastróficos, hay que tomar las medidas antes, hay que poner la plata. Lo mismo para los desmontes, se asigna una plata y llega el 20 %.
etiquetas