14/01/2017 distincin

El gobierno de Vietnam premi al periodista de Tlam Horacio Raa

El periodista y jefe de la sección Mundo de la agencia de noticias fue distinguido el viernes por una nota sobre el desarrollo económico de Vietnam, publicada en diciembre de 2015.

El periodista Horacio Raña, jefe de la sección Mundo de la agencia de noticias Télam, fue distinguido el viernes con el Premio de Informaciones al Exterior otorgado por el gobierno de Vietnam y el Partido Comunista del país del sudoeste asiático.

Nuestro colega y jefe de la sección logró el tercer puesto por una nota sobre el desarrollo económico de Vietnam, publicada en diciembre de 2015, bajo el título: "Tras casi 30 años, el Doi Moi vietnamita es un fenómeno casi sin parangón mundial".

El periodista de Télam Horacio Raña entrevistando al presidente sirio.
El periodista de Tlam Horacio Raa entrevistando al presidente sirio.


Raña, quien obtuvo el tercer premio entre mas de 500 periodistas de todo el mundo, recibió el viernes el galardón de parte de Chung Nguyen, Cónsul de Vietnam en Argentina, en el instituto quirúrgico Callao, donde el periodista se encuentra internado, y de cuya ceremonia también participó el doctor Daniel Maloni, quien dirige el nosocomio.

Esta es la segunda oportunidad en que Raña es premiado por el gobierno de Vietnam, ya que en 2014 también recibió una distinción pero en aquella oportunidad finalizó segundo.

Ademas de Télam, donde desde hace 11 años dirige el servicio de Política Internacional, Raña trabajó en Crónica como jefe de Política, La Razón, diario Popular y varias radios nacionales y de la ciudad de Buenos Aires.

A lo largo de su carrera, Raña realizó numerosas coberturas en América Latina, Europa, Medio Oriente y Asia, donde realizó entrevistas a importantes líderes mundiales, entre ellos al presidente sirio Bashar al Assad en dos oportunidades, al presidente palestino Mahmoud Abbas, al ex presidente del Líbano Michel Suleiman y al depuesto ex presidente hondureño Manuel Zelaya.

A continuación, repetimos la nota premiada por el gobierno de Vietnam y el Partido Comunista vietnamita:


Tras casi 30 años, el Doi Moi vietnamita es un fenómeno casi sin parangón mundial


La aplicación de la reforma económica en Vietnam llamada Doi Moi (Renovación) ha producido, después de casi 30 años, un fenómeno casi sin parangón en el mundo, ya que manteniendo una política socialista centralizada logró una apertura económica propia, con logros indiscutidos y reconocidos internacionalmente.

¿Es un milagro? Pensar eso sería atribuir a la suerte una directriz perfectamente estudiada y adaptada a la conveniencia local que se fue elaborando con mucha antelación y que tuvo, fundamentalmente en la Asamblea Nacional, organismo supremo de representación del pueblo, un apoyo fundamental para que Vietnam se abriera racionalmente al mundo.

Por tal razón, en la última sesión, el 9 de diciembre, los delegados acordaron que el Legislativo nacional debe seguir renovándose "para mejorar el sistema con el objetivo de satisfacer la demanda de construcción de un Estado de Derecho Socialista y convertir a Vietnam en una nación industrial y modernizada".

¿Cuáles fueron los logros más destacables de la Doi Moi, que fueron calificados como "impresionantes" en igualdad de género, educación, empleo y salud por la directora general del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Helen Clark?
"Fundamentalmente -aseveró la experta- la tasa de personas extremadamente pobres se redujo de 63,7% en 1993 a 4,3% en 2010, y más del 97 % de las familias vietnamitas tienen suministro de electricidad u otras fuentes de energía".

Asimismo, Clark destacó importantes avances en la tasa de crecimiento anual promedio de 7,3%, entre 1990 y 2010, con los que Vietnam "fue una de las economías de primer rango de rápido crecimiento mundialmente, con un ingreso promedio per cápita al final de estas dos décadas casi cinco veces más que el promedio regional".

Existen datos que no dejan de sorprender. Por ejemplo, en 1990 Vietnam era una nación extremadamente pobre que debía importar su principal alimento, el arroz. En la actualidad se ha convertido en uno de los exportadores más importantes del mundo de ese alimento. Pero toda política de crecimiento tiene sus riesgos y, sobre todo, los puntos a corregir para que no se desvíe el objetivo principal.

Por esa razón, un grupo de especialistas de varias universidades efectuó un taller internacional con el tema "Vietnam-40 años de reunificación, desarrollo e integración (1975-2015)", en el que lanzaron interesantes advertencias sobre modificaciones en el camino a seguir.

Allí, más de 20 países representados por distinguidos especialistas dejaron en claro "los retos de una tendencia de la globalización, que deben ser identificados comprensivamente por parte de Vietnam para adoptar las soluciones apropiadas".
La referencia apunta directamente a que en la actualidad, Vietnam está comprometido con la industrialización y la modernización, desarrollándose a un ritmo rápido y a una escala más grande y más integral, como requiere el desarrollo progresivo de la historia nacional.

Al respecto, el profesor Tsuboi Yoshiharu, de la Universidad de Waseda, de Japón, opina que el entorno internacional de Vietnam se desarrolló rápidamente, como la Comunidad Económica de la ASEAN, en proceso de formación, y las conversaciones de la Asociación Trans-Pacífico (TPP), que se acercan a su final.

Para él, Vietnam debe adoptar "una visión de más largo plazo, con planes de 30 ó 50 años en lugar de planes de 5 ó 10 años, como antes".

El profesor también afirmó que el país podría presentar "una visión específica para los 50 años venideros con el fin de convertirse en una nación que juegue un papel importante entre los países de la ASEAN y en el mundo", tal como reflejó oportunamente el periodista Hoang Duong, del periódico Tin Tuc, para la agencia Vietnamita de Noticias (VNA).

Paralelamente, se siguen aprobando leyes modificatorias que cambian las viejas estructuras y apuntan no sólo a mejorar la vida de los ciudadanos locales, sino a atraer inversiones extranjeras que hasta hace poco estaban muy limitadas.

Una de ellas fue el decreto de Modificación del Ministerio de Construcción por el que los extranjeros tienen derecho a extender la duración de la propiedad de una casa por un período adicional de 50 años después de la expiración del primer certificado de propiedad del mismo lapso. Con estos cambios, se espera que la afluencia de dinero extranjero vigorizará el mercado inmobiliario y lo ayudará a ser más maduro.

¿Por qué? Según coinciden todos los especialistas en bienes raíces estas modificaciones contribuyeron a estimular el mercado atrayendo más inversión extranjera y dando solución a problemas relacionados con el capital o el volumen de inventarios en el mercado.

Otro dato que es imposible soslayar es la creciente cantidad anual de remesas desde el exterior, un factor que influyó en el mercado inmobiliario en los últimos años.

Por eso se cree que los cambios en la ley, que proporcionan condiciones favorables para que los extranjeros inviertan en el sector inmobiliario, permiten esperar a este flujo de divisas.

Aquí también existen voces de advertencia, como los del secretario de la Asociación de Bienes Raíces de Vietnam, Tran Ngoc Quang, quien dijo que la Ley revisada sobre Negocios de Propiedad Inmobiliaria "estimula la compra y venta de estos, pero ante esta tendencia, las empresas de bienes raíces deben cambiar y superar deficiencias en el potencial económico, la capacidad de gestión y de recursos humanos".

No obstante, en los últimos años las empresas han ajustado sus estructuras y la calidad de sus productos básicos. Muchas se esfuerzan en elaborar proyectos y ofrecer un método de pago flexible, como el aporte de solo el 30-50% del valor total de un apartamento de traspaso y el resto en un período de 1-3 años, incluso sin intereses.

Con estas nuevas leyes, el mercado inmobiliario está en el camino correcto y se compromete a desarrollarse de manera sostenible en el futuro. Los cambios son muchos, progresivos y profundamente estudiados para que tengan impronta propia y no copiada de sistemas comunistas transformados de la noche a la mañana en capitalistas salvajes, que generan más desigualdades que beneficios.

Lo destacable y que se resalta a nivel mundial es que a casi 30 años del Doi Moi, Vietnam ha logrado salir de la pobreza extrema que había heredado de la guerra absurda propuesta y llevada a cabo por Estados Unidos para embarcarse en un proceso de industrialización y modernización que la coloca a la vanguardia de los países de la región, con una amplia perspectiva -ya comenzada- de aportes extranjeros que ven en el país del sudeste asiático un camino de amplia esperanza de desarrollo económico y social.