12/01/2017 prevención

Buenos Aires y Nueva York estudian aves migratorias para prevenir la gripe y otras enfermedades

Entre noviembre -cuando las aves llegan al país- y marzo -época en que emprenden la marcha hacia el norte- un grupo de científicos y naturalistas realiza un seguimiento del itinerario de vuelo del denominado gaviotín golondrina.

Las aves migratorias que viajan desde las costas estadounidenses hasta la Bahía Samborombón, son estudiadas en conjunto por el gobierno de la provincia de Buenos Aires y el estado de Nueva York para detectar la transmisión de enfermedades como la gripe y conservar la especie, se informó hoy. 

Entre noviembre -cuando las aves llegan al país- y marzo -época en que emprenden la marcha hacia el norte- un grupo de científicos y naturalistas realiza un seguimiento del itinerario de vuelo del denominado gaviotín golondrina (Sterna hirundo).

El proyecto está a cargo del grupo de Guardaparques de la Reserva Natural Bahía Samborombón, que pertenece al Organismo ambiental de la Provincia (OPDS) y convoca a biólogos especialistas en aves y otros investigadores del INTA, el Conicet y la UNLP

Uno de los guardaparques que trabaja en la investigación, Gabriel Castresana (Bahía Samborombón), explicó a Télam que “lo que se hace es buscar presencia o ausencia de gripe en las aves que llegan a Argentina en noviembre y se van entre marzo y abril” y añadió que “ahí hacemos monitoreos de distinto tipo”.

"El gaviotín golondrina es una especie que realiza una extraordinaria migración entre sus colonias donde anida, en el Hemisferio Norte y sus áreas de invernada, ubicadas en el Hemisferio Sur continental. A través de su estudio, se puede conocer el estado ambiental de la bahía y adoptar medidas para su conservación", afirmó.

El trabajo tiene también un objetivo sanitario: tomar muestras de sangre y realizar isopados para ver qué virus traen y llevan estos animales. 

"La cepa de la gripe cambia todos los años, por eso es importante este estudio, para contribuir a la prevención y aportar al desarrollo de la vacuna", detalló el especialista. 

El operativo de detección, observación y evaluación es parte del programa de "Anillado de Aves Migratorias costero-marinas", que se desarrolla en Punta Rasa, extremo sur de la Bahía Samborombón, una de las 23 Áreas Naturales Protegidas (ANP) de la cartera ambiental bonaerense.

"En el OPDS, la Provincia de Buenos Aires cuenta con profesionales que coordinan con investigadores trabajos de esta magnitud, cuya finalidad es contribuir a la generación de conocimiento para preservar la biodiversidad y también, como en este caso, prevenir la propagación de enfermedades que preocupan a todos como la gripe y otros virus", afirmó Ricardo Pagola, titular de la cartera ambiental. 

Castresana contó que cuando la bandada llega a la Bahía, se capturan ejemplares con una red, los investigadores anillan a los gaviotines, toman medidas morfométricas (medición de las formas de los organismos y sus partes), muestras de sangre y secreciones con isopos y luego son liberados. 

“A través del anillo que se les coloca en una de sus patas, el ave es identificada con una numeración. Es como su fuera su DNI, lo que permite realizar un seguimiento de su comportamiento y su estado sanitario”, dijo el especialista y añadió que “los estudios son de captura y recaptura; ahí uno va viendo por dónde migran, la ruta que hacen y si contraen enfermedades”. 

Esta rutina de rigor científico es la que permite investigar la biodiversidad y contribuir a prevenir la propagación de algunas de las enfermedades que las especies avícolas podrían portar, la principal de ellas: la gripe aviar.

En esta ocasión, se capturaron 130, de los que 30 ya estaban anillados por investigadores de otros países como EEUU, Portugal (Islas Azores) y Brasil.