11/01/2017 caso Brian

Cancelaron la residencia de la madre del presunto asesino de Brian

Por su parte, el chico, declarado ayer "inimputable" por la Justicia de Menores argentina, llegó a la ciudad de Lima para quedar bajo la tutela legal de sus abuelos, que residen allí.

La Dirección Nacional de Migraciones (DNM) canceló la residencia de la madre del adolescente de 15 años sindicado como uno de los autores del crimen de Brian Aguinaco, cometido a fines de diciembre en el barrio porteño de Flores, y también prohibió la entrada a la Argentina del padre del sospechoso, que se encuentra en Perú junto a su hijo.

Fuentes de la DNM informaron a Télam que hoy se notificó a la madre del adolescente, una ciudadana peruana que cumple un arresto domiciliario en el Bajo Flores porteño, la cancelación de su residencia en el país por infracción al artículo 29 de la ley migratoria vigente, que considera como un "impedimento de permanencia" el tener una condena penal en contra.

Según las fuentes, a pesar de que estaba con arresto domiciliario, la mujer acompañó a su hijo al aeropuerto cuando el chico voló a Chile después del crimen de Brian para encontrarse con su padre, también ciudadano peruano y quien que en ese momento se encontraba allí.

Fue justamente en la capital chilena donde el sospechoso fue apresado por Interpol el 29 de diciembre pasado y expulsado a la Argentina, donde quedó a disposición del juez de Menores Enrique Velázquez, quien primero dispuso su traslado al Instituto General San Martín, ayer resolvió sobreseerlo por tener menos de 16 años y finalmente enviarlo a Perú.

En tanto, el padre del sospechoso, que tiene antecedentes penales por narcotráfico en Argentina, fue expulsado el lunes pasado del territorio chileno y desde entonces se instaló en la capital peruana.

Respecto a este hombre, los voceros consultados explicaron a Télam que la DNM le prohibió su ingreso a territorio argentino.

Anoche, tras conocerse la liberación del sospechoso, los padres de Brian encabezaron una marcha por las calles de Flores en reclamo de justicia y la modificación de la ley de imputabilidad y adelantaron que en los próximos días se manifestarán frente al Congreso.

"Teníamos una esperanza pero sabíamos que podía pasar", dijo Eliana Passada, la madre de Brian, quien consideró que el juez Velázquez "hizo todo lo que pudo pero así es la Ley, lamentablemente".

"¿Dónde están los derechos humanos de mi hijo? ¿Hay para la delincuencia solamente?", se indignó Passada, según quien, de esta manera, el asesinato queda "impune".

"Acá los chicos de dieciséis (años) para abajo pueden matar y hacer lo que quieran", criticó Fernando Aguinaco, padre del adolescente asesinado, también ubicado al frente de la marcha.

Brian (14) fue baleado en la cara cerca de las 15 del sábado 24 de diciembre, en la esquina de Rivera Indarte y Asamblea, en el Bajo Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14, cuando dos mujeres que iban a pie fueron sorprendidas por dos ladrones en moto, uno de los cuales se bajó armado y las amenazó para que le entreguen sus carteras.

En medio del forcejeo, apareció el auto manejado por Enrique Aguinaco, quien estaba acompañado por su nieto Brian.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir la Policía, el hombre encerró con su Renault 19 a los "motochorros" en al menos dos oportunidades con intenciones de evitar que pudieran concretar el arrebato de la cartera.

Sin embargo, los testigos y las dos víctimas del robo dijeron que vieron doblar el auto y los delincuentes dispararon contra el vehículo porque pensaron que los estaban persiguiendo y huyeron al interior de la villa 1-11-14.

Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero, desde donde fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde agonizó durante dos días hasta que murió el martes 27.

La muerte de Brian generó marchas y protestas de los vecinos de Flores en la comisaría 38, donde ese mismo martes por la noche hubo una serie de incidentes y destrozos en la seccional.

A raíz del caso, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, dispuso la remoción de toda la cúpula de la comisaría y se comprometió a reforzar la seguridad en el barrio.

Por el crimen, hay un segundo imputado, Luis Gómez (26), alias "Yun", quien fue apresado por la Policía Federal el viernes 30 en la villa 1-11-14.