11/01/2017 musica

El italiano Peppe Voltarelli canta a Profazio en Café Vinilo

Su último trabajo, el disco-libro “Voltarelli canta a Profazio”, que es una nueva inmersión en el mundo de los cantores populares italianos.

El cantante y compositor italiano Peppe Voltarelli está nuevamente en la Argentina, adonde vino a presentar su último trabajo, el disco-libro “Voltarelli canta a Profazio”, que es una nueva inmersión en el mundo de los cantores populares italianos, una apuesta que sostiene el músico calabrés en su etapa solista y luego de haber liderado por una década una banda de tarantela punk.

Las actuaciones de Voltarelli, solo con guitarra y con invitados especiales como Brian Chambouleyron y Fernando Lerman (primer show, ya agotado) y Juliana Gattas y Mintcho Garrammone (segundo) se desarrollarán los jueves 12 y 19 en Café Vinilo (Gorriti 3780) a las 21.



En los conciertos, Voltarelli dedicará una parte a la presentación del nuevo disco y la otra a cantar sus propias canciones solistas, una carrera en que tiene tres discos editados en Italia, dos de ellos (“Distratto ma peró” y “Ultima notte a malá strana”, ambos con el sello Los Años Luz), en la Argentina.

El trabajo sobre la obra de Otello Profazio, de 80 años, conocido en Italia como el Príncipe de los Trovadores, y un importante cantautor de Calabria, que llegó a vender un millón de placas con su canción “Qua si campa d' aria”, le valió a Voltarelli el premio Tenco como Mejor Album de Intérprete, entregado en San Remo y viene de presentarlo en una gira por Canadá y las dos costas de Estados Unidos, que inició en noviembre pasado.

“El de Profazio -cuenta Voltarelli en charla con Télam- es un disco homenaje en el que trabajo desde la actualidad sus canciones y está dedicado enteramente a la cultura popular; es de algún modo un homenaje a la música folclórica del sur de Italia, porque Profazio además de un autor e intérprete inmenso, fue un gran investigador, un tipo que andaba pesquisando sobre la música popular, dirigía un programa de radio y también una colección de discos de música regional de toda Italia”.

“Yo, de alguna manera -continúa- me enamoré de esta obra, de este gran trabajo y de su método y de la idea de interpretar la tradición pero también ponerla en sintonía con el presente, modificarla con ironía, con mucha ironía. Desde hace un tiempo vengo sosteniendo una gran curiosidad por esta música que en los últimos 30 años sufrió gran marginación en Italia”.

Télam: ¿Cuál es la idea de este trabajo sobre Profazio en el que por primera vez interpreta músicas de otro?
Peppe Voltarelli: La idea es transmitir esta música a las nuevas generaciones, contar cómo era tocar en dialecto en los 50, 60 o 70, en que la música regional tenía mucho éxito, él llegó a vender un millón de placas de un disco que quizás sea la canción de folclore regional italiano que vendió más copias, es una canción muy irónica sobre el sur, donde se dice algo así como “acá se vive del aire”, como si en el sur no necesitáramos nada. Actualmente vivo en Firenze pero yo soy de Cosenza, y Profazio es de Regio, los dos somos calabreses, y compartimos esta relación muy apasionada, hermosa y complicada con la tierra. De hecho, cuando me dieron el Tenco, Profazio me dijo algo que me hizo mucha gracia, él comentó irónicamente: “Peppe, ¿crees que los calabreses nos perdonarán haber ganado el premio?”

Télam: ¿Por qué esta tensión?
Peppe Voltarelli: Creo que el cantor, como figura pública cuenta sobre su tierra, habla sobre ella y no siempre dice cosas lindas sino que la mayoría de las veces su voz es crítica como lo son Woody Guthrie o Bob Dylan, quizás la gente te reproche que has hablado de cosas íntimas, propias y se las contaste a todos.

T: ¿Cómo fue la gira por Norteamérica?
PV: Muy interesante, estuvimos en Nueva York, Boston, Filadelfia, Los Angeles, San Diego y Quebec, fue importante, porque nosotros ofrecimos una exhibición multimedial con proyecciones en el concierto, hechas por Anna y Rosario Corccione, fue lindo ver que el público quería saber otras cosas de la música italiana, cosas que estuvieran lejos de la postal y un poco este disco trata de eso, de cómo se arregla la modernidad de un país muy antiguo y cómo estos restos de la historia antigua se mezclan en la actualidad. Lo importante de hacer un homenaje a Profazio es reconocer la importancia de la memoria, del que hizo el camino antes que vos y lo dejó marcado.

Télam: Hablabas recién de Dylan y el trovador.
PV: Sí, porque es algo que me da mucha satisfacción que este material salga el año en que Bob Dylan recibió el Nobel de Literatura, de algún modo es un reconocimiento a toda la música popular que llega desde la cultura oficial y en momentos, por ejemplo, en que en Italia los dialectos están siendo dejados de lado y, aunque se mantienen vivos, no tienen un reconocimiento institucional o público; el dialecto no llega a la radio ni a la televisión.

T: ¿Cómo nació el interés por Profazio y su trabajo?
PV: Empezó escuchando todo su material hace 4 o 5 años. Yo vengo del rock, de joven no lo escuchaba y lo conocí en Berlín a través de un amigo, ahí entendí que era importante para mí profundizar en su obra y desde 2010 empecé un lento trabajo, él tiene una discografía de 50 o 60 discos, un archivo increíble, mucho no editado comercialmente, donde canta en dialecto calabrés y siciliano mayormente. Hace dos años empezamos a armar este disco.

T:¿Cómo lo pensaron?
PV: Armamos un equipo, el productor siciliano Carlo Muratore, que es de Siracusa, un amigo muy experto en la canción popular, que arregló el sonido del material; Anna y Rosario que son de Nápoles y se hicieron cargo del arte; yo que soy calabrés y el editor del disco-libro de la editorial que también es calabrés; armamos un equipo del sur y la idea fue ponerles a los temas un vestido más moderno, una sonoridad actual, un poco más complejo, porque Profazio tiene un estilo tipo Woody Guthrie, muy simple y nosotros en algún tema ponemos un contrabajo, mandolina, algo de percusión, fue como vestir de lujo esta música para que pueda ser escuchada por todo el mundo.

T:¿Qué aprendiste vos con este trabajo?
PV: Aprendí mucho de mi historia personal, de mi familia, de la tierra, de que la única diferencia en todo es la calidad. Este es un trabajo en el que invertí mucho y siento que tiene un peso determinado, que no es algo que se acaba mañana. En este disco aprendí sobre el compromiso y la idea de trabajo porque yo naturalmente soy muy instintivo, todo lo que hice en mi carrera con la música popular fue muy instintivo y recién ahora a los 47 años entendí esta idea de la construcción gradual, del trabajo, de tener la confianza de que el tiempo es importante.