11/01/2017 Acuerdo

El titular de YPF podra crear entre 40 y 80 mil nuevos puestos laborales en Vaca Muerta

Miguel Angel Gutiérrez estimó posible la creación de 40 a 80 mil nuevos puestos de trabajo en los yacimientos de hidrocarburos no convencionales en Neuquén, a partir del nuevo marco regulatorio y laboral anunciado por el gobierno nacional.

"En Estados Unidos el boom del shale llevó una creación de 600.000 trabajos en 10 años y cuando el precio del petróleo cayó se perdieron 200.000 empleos, pero quedaron 400.000; la Argentina tiene que aspirar a entre el 10% y el 20% de eso, en una zona donde hoy no existe esa cantidad de mano de obra", afirmó Gutiérrez en declaraciones al diario “La Nación” y a radio Mitre.

El titular de la petrolera con mayoría accionaria estatal se refirió específicamente al “aggiornamiento” (puesta al día) de las reglas laborales: “si queremos que Vaca Muerta se desarrolle, tenemos que aggiornarnos a lo que pasa en el mundo y tratar de acercar todo lo que podamos las prácticas de trabajo y los contratos laborales hacia una situación que nos permita ser competitivos para atraer la inversión”, definió.

“El tema del convenio de trabajo -explicó Gutiérrez- fue sentarse punto por punto a ver los puntos que necesitábamos aggiornar, porque este es un sector que ha sido afectado para bien por la tecnología y la innovación, entonces no podemos tener modalidades laborales de hace veinte años".

Para Gutiérrez, hasta ahora eran “impensadas” cuestiones como “la multifunción de los trabajadores petroleros; la definición de cuáles son las dotaciones para prestar cada tipo de servicio; la posibilidad de hacer montajes nocturnos; la definición de operaciones con viento (habitualmente el sindicato definía cuándo había que parar, pero ahora lo hará junto con la persona de la empresa a cargo del trabajo); el desarrollo de operaciones simultáneas”.

Las reformas a introducir en el convenio gremial de los trabajadores petroleras incluyen la eliminación de las “horas taxi” por las cuales la jornada laboral se consideraba desde que el operario salía de su domicilio hasta su regreso; la reducción de operarios por pozo; y el establecimiento de una jornada laboral de 8 horas para operación y mantenimiento de pozos, de lunes a viernes y sin horas extra, en vez del esquema de fines de semana y feriados, que elevaba salarios.



Se incorporan también tareas nocturnas -como montaje, desmontaje y acondicionamiento, utilizando luz artificial- con lo que se pretende evitar tiempos muertos; se recortan las llamadas “horas viento”, para mantener la operación sea cual fuere la velocidad del viento, mientras en altura se suspenderá al superarse los 60 kilómetros por hora; y el convenio permitirá que en una locación puedan operar simultáneamente dos o más compañías prestadoras de servicios, lo que hasta ahora estaba prohibido.

Gutiérrez resaltó que “la cantidad de gente necesaria para cada servicio puede ser menor en algunos casos, inclusive cambiando gente de una dotación a otra”.

“Esto es un abordaje integral de temas que eran inflexibles y que ahora podemos abordar, y eso tiene impacto económico en los costos laborales y un impacto en términos de acercarnos más, poner el trabajo en paralelo con la tecnología y la innovación", encomió.

El titular de YPF reveló que las tratativas con los gremios en la materia comenzaron en agosto y “hubo momentos duros, de tensión, pero llegamos a una adenda interesante”.

Descartó luego que se trate de una flexibilización laboral: “estamos aggiornando la actividad, que tiene convenios muy antiguos”.

“En nuestra industria la tecnología fue disruptiva en el desarrollo de los recursos no convencionales, todos los meses nos enteramos de procesos nuevos. Tomar esa situación, ver cómo trabajamos y ponerla en sintonía con eso no lo llamo flexibilización”, concluyó Gutiérrez.