01/01/2017 Televisin

Telefe se impuso en el rating de 2016, y sigue una fuerte cada de audiencia

En segundo lugar quedó El Trece, que obtuvo un promedio anual de 8.46 puntos de rating, seguido por América (4,48), Canal 9 (2,95) y la Televisión Pública Argentina (1,6).

La masividad del melodrama evangélico "Moisés y los Diez Mandamientos", que se transformó en el suceso televisivo del año, junto al buen rendimiento de tiras como "Educando a Nina" y una balanceada programación a lo largo del día permitieron a Telefe alzarse en el 2016 con el liderazgo en materia de audiencia, al contabilizar 8.9 puntos promedios de rating de enero a diciembre, según datos de la encuestadora Ibope.

De este modo Telefe, que en noviembre pasado fue vendido por Telefónica al grupo Viacom por 345 millones de dólares, se transformó en el canal de mayor audiencia de la televisión argentina por quinto año consecutivo.

En segundo lugar quedó El Trece, que obtuvo un promedio anual de 8.46 puntos de rating, seguido por América (4,48), Canal 9 (2,95) y la Televisión Pública Argentina (1,6).

Los dos canales líderes se llevaron en conjunto el 66 por ciento de la audiencia de la televisión abierta, mientras que América, el 9 y el 7 se repartieron el 34 por ciento restante.

A lo largo de 2016, Telefe ganó siete de los doce meses del año, hubo empate en septiembre (9,7 para ambos), mientras que El Trece se posicionó como líder hacia mitad de año y con el impulso de Marcelo Tinelli y su ShowMatch logró triunfar en junio, julio y agosto, presagiando un posible cambio de liderazgo anual, que no se materializó ante el buen desempeño de la telenovela brasileña producida Rede Record de la Iglesia Universal de Cristo a lo largo de todo el año, y las ventajas que la telecomedia "Educando a Nina", protagonizada por Griselda Sciliani, Esteban Lamothe, Diego Ramos y Jorgelina Aruzzi, tuvo en el horario de mayor encendido por sobre el melodrama "Los ricos no piden permiso", con un multielenco integrado por Luciano Castro, Araceli González, Gonzalo Heredia, Agustina Cherri, Luciano Cáceres y Julieta Cardinali.

Otra de las batallas que se libraron a lo largo del año fue la del domingo a la noche, donde el show televisivo "Susana Giménez" pareció sacar ventajas sobre el registro de corte más político de "Periodismo Para Todos", conducido por Jorge Lanata, que había prometido un año sabático pero ante el fracaso de la propuesta de entretenimientos de "El argentino más inteligente", que tuvo apenas tres emisiones, entre fines de abril y comienzos de mayo, volvió a su propuesta clásica, que conjuga información, denuncias, buen montaje y algo de humor, pero sin el peso demoledor que tuvo en los finales del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

En promedio anual, Telefe ganó los tres segmentos en que se divide el día televisivo: la primera de la tarde (de 12 a 16), la segunda de la tarde (de 16 a 20) y el prime time (de 20 a 24). 

Las diferencias entre Telefe y El Trece se estiraron este año respecto del 2015, cuando solo un 0,06 distanció a ambas emisoras, y el canal programado por Adrián Suar consiguió imponerse en junio, julio, agosto, septiembre y noviembre, y en la medición anual quedó apenas por debajo de los 8,44 que hizo Telefe.

El 2016 también fue el año de la consolidación definitiva del canal América como el tercero en audiencia, una tendencia que ya venía desde el 2015 cuando quedó detrás de los líderes en 9 de 12 meses, pero este año ese lugar lo ocupó de enero a diciembre, con sus mejores registros en abril, mayo y junio, en que hizo 5,4, 5,5 y 5,1, respectivamente.

Más allá de las disputas entre líderes, en 2016 el encendido televisivo volvió a caer, profundizando una tendencia que se arrastra desde 2004 y que a lo largo de 12 años disminuyó el encendido televisivo en 12.6 puntos promedio de rating, más de un millón y medio menos de televidentes para los canales de aire en Capital y Gran Buenos Aires, que es el área alcanzada por las mediciones de Ibope.

El streaming, la televisión por cable y las nuevas plataformas parecen jugar cada vez más sus propios partidos y orientar el consumo audiovisual hacia nuevas modalidades, degradando la centralidad de la pantalla chica en favor de otros formatos y modos de ver.
etiquetas