30/12/2016 cine

La reconocida actriz chilena Paulina Garca protagoniza el filme argentino "La novia del desierto"

La actriz, ganadora del Oso de Plata en Berlín por su impecable interpretación protagónica en "Gloria", de su compatriota Sebastián Lelio, acaba de terminar de rodar la ópera prima de Cecilia Atán y Valeria Pivato.

"Lo que más me sedujo del guión de esta película fue la historia sencilla de una mujer que viaja sin saber que el lugar a donde llega es ella misma", afirmó a Télam García en relación al papel que le tocó encarnar en esta coproducción argentino-chilena, que cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile.

García, que además formó parte recientemente del destacado elenco de "La cordillera", la nueva película Santiago Mitre protagonizada por Ricardo Darín, es una reconocida y multipremiada actriz, directora y dramaturga formada en la escuela de Teatro de la Pontifica Universidad Católica de Chile, país donde trabaja habitualmente en teatro y televisión.

Además de protagonizar "Gloria", que ganó el Premio Goya (España) y el Premio Ariel (México) a la Mejor Película Iberoamericana, la actriz formó parte del elenco de la película estadounidense "Little Men", de Ira Sachs, y de otros filmes chilenos trascendentes como "Cachimba", de Silvio Caiozzi, "Las analfabetas", de Moisés Sepúlveda, y "Los 33", de Patricia Riggen, sobre el rescate de los mineros que sobrevivieron a un derrumbe.

Filmada en Buenos Aires y la provincia de San Juan, "La novia del desierto" está protagonizada además por el argentino Claudio Rissi ("Aballay") y cuenta la historia de Teresa, una mujer cincuentona que se ve obligada a cambiar de vida, tras trabajar durante décadas como empleada doméstica en una casa en Buenos Aires.

Debido a que la familia que la aloja decide vender la casa familiar, el personaje interpretado por García queda sin sueldo y a la deriva y, sin ninguna alternativa, acepta un trabajo en la provincia de San Juan, por lo cual debe abandonar su pequeño mundo seguro para transitar uno desconocido e imprevisible. 


Télam: ¿Qué desafíos actorales le propuso "La novia del desierto"?

Paulina García: Varios. Unos son artísticos y tienen que ver con encontrar el lugar que físicamente Teresa ocupa en mi. Los personajes están en una, pienso, así es que toca estar muy concentrada en el rol, en lo que el guión propone, en lo que las directoras quieren, sienten y entienden para "iluminar" la Teresa que anda escindida dentro de mí y "oscurecer" el carácter propio, mi cotidiano.

Hubo desafíos técnicos también, porque me divertí mucho buscando hablar con cierto acento porteño, porque aunque ella es chilena lleva muchos años en Buenos Aires.

T: ¿Cómo fue la experiencia y qué diferencias o similitudes existen -si las hubiera- entre la forma de trabajar en cine en nuestro país y en Chile?

PG: Sólo he trabajado en dos producciones y es difícil hacerse una idea. Una era una producción grande y "La novia del desierto" fue una producción a pulso, con más ganas que recursos. Comparar es inútil, la verdad, porque es un tema de la realidad de las películas cuando se filman.

T: ¿Cuáles son las características humanas, el conflicto y los objetivos de su personaje?

PG: Es una empleada doméstica que enfrentada a un cambio se deja llevar por lo que otros proponen, pero una vez alejada del universo que la protegió de ser autónoma, la vida se le abre como un abanico y ella lo toma abandonando su pasado y reconciliándose con su femineidad. Sus objetivos pasan de la simpleza total, lo doméstico de llevar una casa y tener que desarmarla, esperar el bus o encontrar su bolso perdido, a unos más complejos que tienen que ver con dejarse contaminar por otras personas, abrirse al mundo, despertar en nuevos lugares y tomar decisiones.

T: ¿Cómo compusieron el personaje junto a las directoras? ¿De qué forma trabajaron?

PG: Hubo un acercamiento con ellas hace ya tres años. Entonces fue muy fácil traspasar la barrera del texto para poder profundizar en lo que veía y lo que ellas veían. El tiempo es un gran acondicionador para actuar. Ellas me fueron conociendo mejor y fueron viendo aparecer mi voz y mi cuerpo como Teresa. Ahí fuimos congeniando lo que era y lo que no era. Porque a veces se trata más de lo que no es un personaje que de lo que es. Y en eso ellas fueron muy certeras.

T: ¿Qué importancia tuvo para su carrera su trabajo en la película "Gloria"?

PG: Toda. Es gracias a esta película que Valeria y Cecilia me invitan a trabajar en "La novia del desierto".

T: ¿Cuál es el estado del cine chileno en la actualidad?

PG: Está sano y muy productivo. Los reconocimientos y premios internacionales lo han validado provocando un aumento en las producciones y una variedad en las temáticas de éstas. Hoy hay cine chileno para muchos gustos. Te diría que lo que falta en Chile es formar audiencias en serio, para que el público llene las salas que exhiben producciones nacionales.

T: ¿Qué tipo de películas se están haciendo y qué estéticas se están desarrollando?

PG: Hay cine comercial y cine de autor, hay documentalistas de trayectoria y muchos nuevos y cine de animación, hay cine de gran producción y cine que se hace a pulso. Las estéticas van desde las más reconocibles o que se vinculan más con el cine masivo hasta un cine que es investigativo, más introspectivo, más poético y que por supuesto, lo ve menos gente. Lo que sí, todo lo que se hace en Chile todavía es cine independiente.


Para leer el cable de la noticia acceder a:https://cablera.telam.com.ar/cable/440418
etiquetas