29/12/2016 tendencia

La industria del vinilo se afianza en Argentina y busca proyectarse al Mercosur

Dos empresas argentinas, Gráfica están fabricando alrededor de 50.000 vinilos por mes y apuntan a duplicar esa cifra en el 2017, en un reverdecer de un formato valorado por los melómanos que se transformó en el motor del sector a nivel mundial.

Las firmas Gráfica Morello y Laser Disco protagonizan en el país el florecimiento de la industria discográfica a partir de la difusión del vinilo, otrora un objeto de colección. Este fenómeno fue ayudado en Argentina por las reediciones que Sony realizó de grandes artistas argentinos como Luis Alberto Spinetta, Charly García, Soda Stereo, Gustavo Cerati, Virus y Los Fabulosos Cadillacs, entre otros.

En el caso de Gráfica Morello, hoy manejada por Mariano Diego Morello, hijo del fundador, se trata de una empresa ligada históricamente a la industria discográfica ya que durante 30 años se dedicó a imprimir las tapas y sobres internos de vinilos, casettes, DVD y CD's, además de fabricar cajas para celulares e imprimir libros sobre el género musical.



En ambos casos, los vinilos pesan 180 gramos y están hechos con los mejores estándares de calidad de audio, razón por la cual ambas empresas ya han recibido pedidos de países del Mercosur para comenzar a fabricar.

El boom es tal que además de las máquinas adquiridas en 2016, ambas empresas ya adquirieron matrices, calderas, moldeadoras, cortadoras e impresoras que llegarán en los próximos meses para incrementar el volumen de fabricación.

En charla con Télam, los hermanos Diego y Mariano Morello explicaron que "siempre trabajamos con la industria discográfica, estamos muy ligados a ellos, entonces vino Damián Amato, directivo de Sony Music, nos habló de la posibilidad, nos incentivó y nos fue cebando".

"Nos pusimos como objetivo fabricar productos de alta calidad, compramos las mejores máquinas, trajimos expertos de Alemania y República Checa para capacitar a los trabajadores y además rescatamos a un consejo de notables que trabajaron en los 70 y 80 en la fabricación de vinilos", señalaron.

Los notables son trabajadores que integraron las filas de las cinco fábricas de vinilo que existieron en los '70, y que hoy superan los 80 años, que ya llevaban varios años jubilados, y lo mismo realizó Laser que volvió a convocar a sus ex empleados ya retirados.

 


"Esa parte de la historia es lo mejor, buscamos a 40 personas, algunos de 90 años, que nos dijeron que estábamos locos, gente que sigue escuchando en vinilo, pero que valora la calidad del CD y vinieron a trabajar y hoy ellos y sus hijos y sus nietos nos dicen que recuperaron 20 años", señalaron los hermanos Morello.

Junto a los expertos extranjeros, los especialistas argentinos controlan la calidad del proceso, del vinilo y el funcionamiento de las máquinas que deben ser calibradas una vez al año.

Además Gráfica Morello y Laser Disc suscribieron beneficiosos acuerdos con el Instituto Nacional de la Musica (Inamu) y la Unión de Músicos Independientes (UMI) para que los músicos independientes puedan imprimir sus vinilos y CD's y hacerles la gráfica con precios accesibles, de alta calidad, "porque queremos que los independientes tengan un respaldo y un acceso".

Este punto es clave para la escena musical argentina ya que dentro del rock y el pop, el 70 por ciento de la música es independiente, autogestionada y pequeños sellos, mientras que en tango, folclore y jazz esa cifra se eleva al 90 por ciento de artistas que trabajan por su cuenta.

La materia prima, el policloruro de vinilo (PVC) se importa de Europa, viene granulado y se mete en una moldeadora con caldera que trabaja a doscientos grados, lo derrite y forma una pequeña bocha similar al disco que se usa como pelota en el hockey sobre hielo.
Luego se coloca bajo un gran calor en la moldeadora, donde está colocado el stamper que es la copia del máster de grabación pero hecho en níquel, allí se lo imprime, luego se corta la sobra, va a chequeo y permanece 48 horas estacionado.

En el chequeo, las empresas usan microscopios con láser que recorren los discos surco por surco y así chequean que esté bien realizado el trabajo, aunque en las dos empresas reconocen que "los veteranos que integran los equipos consultores se dan cuenta a simple vista o apenas pasándole la púa de la bandeja de prueba".

Respecto del crecimiento del mercado, los hermanos Morello señalaron que "por ahora es un nicho, porque es un formato que los chicos, que hoy usan Spotify, no conocen y hay que contagiarlos y que lo valoren y aprecien. Que les guste el objeto disco".

Además, el hecho de que las empresas argentinas trabajan con altos estándares hace que lleguen ofertas del exterior, porque como los hermanos Morello señalaron: "La calidad es innegociable, vinilos de 180 gramos e impresos con los mejores niveles de audio".

Laser Disc es la fusión de Industrias Plásticas Juramento, la última empresa que fabricó vinilos en la Argentina, ubicada en San Justo, y American Recording, que fabricaba casettes, y desde el año 94 radicada en Mataderos fabrica CD's y DVD's para las industrias cinematográfica y discográfica. Además Laser Disc es dueño de IPC, con sede en Catamarca, donde se fabrican los CD's y DVD's vírgenes y cuenta con plantas en Perú y Ecuador.

Su gerente comercial Nicolás Muscó, ex directivo de Warner Music hasta los 80, explicó que "hay que hacer una campaña intensa para llegarle al consumidor de tango y folclore, porque el melómano de música clásica y de jazz siempre compraron en vinilo".

Muscó detalló que a las pocas fábricas de vinilo que quedaron en el mundo "las mantenía la musica clásica, el jazz y la electrónica, porque el DJ ama el vinilo y no se quiere desprender de ese formato. Por eso ahora hay que ir por el amante del tango y el folclore, porque el melómano rockero responde excelente y crece la cantidad de compradores".

Para Muscó, las nuevas generaciones "se están enganchando con el formato, hemos recibido pedidos de varios clubes de escuchas de vinilo que son chicos de no más de 25 años, que vinieron a escuchar los materiales en los que estábamos trabajando".

Laser Disc tiene el catalogo de Warner que prepara ediciones en vinilo de los últimos discos de Andrés Calamaro, además de los de Universal que tiene parte de la discografía de Babasónicos, Fito Páez, Bersuit, Carajo, La Vela Puerca y otros grupos.

Laser ha recibido pedidos de todo el Mercosur y Muscó explicó que la idea es abastecer de vinilo a Perú, Ecuador, Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay. "Estamos muy contentos porque vinieron de las delegaciones de todo el Mercosur de las grandes compañías y comprobaron que en Argentina se fabrica vinilo de gran calidad, con muy buen nivel de audio".

Respecto de la carencia de bandejas para escuchar vinilos, tanto Morello como Laser Disc trabajan en proyectos para fabricar a nivel local, comprando máquinas extranjeras y mejorándolas en plantas locales. "Es necesario fabricar bandejas, por eso también hemos contactado a las tiendas de electrodomésticos que tienen fábricas en Tierra del Fuego para que comiencen a fabricar bandejas", explicaron.

Respecto del alto precio al que se venden los vinilos en las disquerías, tanto Morello como Laser Disc coincidieron en que "están algo altos, pero es un problema casi endémico, porque la industria discográfica no controla las bocas de expendio que son las disquerías".
"Cuando las compañías puedan fijar el precio final y nosotros aumentemos la cantidad de vinilo fabricado, los precios van a bajar", agregaron, reconociendo que son justas las críticas de los consumidores.

Respecto del rol del Estado y el aporte que puede hacer, los empresarios hicieron hincapié en pedir que "se aceleren los procesos y trámites de importación de materia prima, que no se consigue en Argentina, y de máquinas y partes de máquinas".
etiquetas