14/12/2016 Estados Unidos

La Reserva Federal sube la tasa de inters y el financiamiento externo se encarece para la Argentina

La Reserva Federal de Estados Unidos indicó que mantendrá un proceso "gradual" y "acomodaticio" de la suba de tasas de interés, para lo cual se prevén tres nuevos incrementos en 2017.

La decisión de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) de elevar la tasa de interés que regula el costo del dinero en 25 puntos básicos, de 0,50% a 0,75%, no es una buena noticia para la Argentina debido a que incrementará el costo del financiamiento de las nuevas colocaciones que realice el país en mercados externos.

La decisión concretada hoy era considerada inminente, puesto que a lo largo del año la FED mantuvo sin cambios la tasa aunque siempre remarcando previsiones a la suba.

Si bien el incremento de medio punto porcentual es considerado moderado, el organismo que decide la política monetaria de los Estados Unidos ya alertó respecto a la posibilidad de que a lo largo de 2017 realice tres nuevos incrementos, en lugar de los dos previstos anteriormente, ante los datos de una inflación creciente en el país del Norte.

Para la Argentina y otros países emergentes significará un incremento en el costo del financiamiento que lo acercaría a los niveles previos al acuerdo con los holdouts.

"Con la decisión de la Reserva Federal, se está saliendo de la etapa de tasas bajas en el mundo", señaló Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de Ecolatina, quien agregó que esta tendencia comenzó tras el triunfo de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, al subir la tasa de los bonos de largo plazo de los Estados Unidos en 80 puntos básicos (del 1,8% el 8 de noviembre pasado a los 2,6% actuales).

El economista indicó que los dos elementos que se toman en consideración para definir el costo de la deuda que se tome son las tasas y el riesgo país. "El riesgo país de la Argentina fue uno de los que más subió en el último mes. Según el GP Morgan ya superó los 500 puntos básicos, de los 450 en los que se ubicó. Esta combinación generará un mayor costo para la Argentina que volverá a niveles más cercanos a los que debía pagar antes del acuerdo con los holdouts", concluyó. 

Para el economista José Luis Espert, de Espert Consultoría Macroeconómica, señaló que con este anuncio "el panorama financiero tiende a complicarse".

Según estimaciones propias del economista el déficit que el año próximo el Gobierno se verá necesitado de financiar en el mercado externo es de u$s 40.000 millones que, sumados a los u$s 12.000 millones de vencimientos con privados, se generará una necesidad de financiamiento cuyo costo es más alto al que ya se paga, sin considerar las alzas que puede haber en las proyecciones del riesgo país "que ya ha aumentado".

Orlando Ferreres, de OJF y Asociados, coincidió en que el anuncio es poco conveniente para la política de financiamiento de la Argentina pero aclaró que el efecto será para la deuda que se tome de ahora en más, puesto que la mayoría de los u$s 35.000 millones colocados este año son a tasa fija. Las estimaciones de Ferreres en la necesidad de salir al mercado externo en 2017 superan a las de Espert, ya que lo estimó en u$s 56.000 millones. 

Por su parte Ezequiel Zambaglione, Jefe de Research de banco privada de Puente, se sumó a la perspectiva general de que el anuncio "no es una buena noticia para la Argentina pero advirtió que no es trágico. No se cerró la puerta sino que sólo costará más caro". 

"El Gobierno se encontrará con menos margen ya que va a tomar deuda más cara y pagará más por los intereses de refinanciar deuda ya tomada", indicó Zambaglione.

Según el economista "la noticia refuerza la postura defensiva de mantener posiciones con vencimientos cortos, de no más de 4-5 años, y la percepción que el nuevo nivel de tasas de los bonos del Tesoro de EEUU llegó para quedarse.

En su informe Zambaglione señaló que el cambio más significativo se dio en la trayectoria de suba de tasa esperada para 2017, donde ahora los funcionarios esperan tres aumentos de 25 puntos básicos.

"En respuesta a la noticia, los rendimientos de los Bonos del Tesoro se movieron al alza, destacándose una suba de 5 puntos básicos en el título a 2 años hasta 1,25%, máximo desde 2009, y de 9 puntos básicos en el bono a 10 años, hasta 2,54%. El dólar se apreció cerca de 0,5% contra el euro, mientras que los principales índices de acciones retrocedieron más de 0,6%", concluyó el especialista.