07/12/2016 reconocimiento

Julio Lpez ser doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de La Plata

El presidente de la UNLP, Raúl Perdomo, hará entrega de la distinción al hijo del testigo desaparecido, Rubén López, el lunes 12 de diciembre en el edificio del Rectorado.

La Universidad Nacional de La Plata (UNLP) otorgará el próximo lunes el título "Doctor Honoris Causa" a Jorge Julio López, desaparecido el 18 de septiembre de 2006, después de brindar testimonio en el juicio al genocida Miguel Etchecolatz. 

En un comunicado, se precisó que el presidente de la UNLP, Raúl Perdomo, hará entrega de la distinción al hijo del testigo desaparecido, Rubén López, el lunes a las 11 horas, en el edificio del Rectorado. 

El Consejo Superior de esta Universidad resolvió entregar el título "Doctor Honoris Causa" a Julio López, a propuesta de los consejeros estudiantiles de las facultades de Bellas Artes, Ciencias Naturales y Museo, Psicología, Informática, Periodismo y del titular de la FULP, Mateo Compagnucci.

Entre los considerandos de la resolución se destaca que López "aportó uno de los testimonios fundamentales para que Miguel Etchecolatz y otros altos funcionarios policiales fueran condenados a reclusión perpetua por genocidio, en septiembre de 2006".

Además, se añade que "fue un luchador por la libertad, transgresor, no callándose la boca y no haciéndole el juego al no te metas, haciéndole frente a la historia más oscura de nuestro país" y se destaca que "aportó a la construcción ciudadana, al compromiso político por una patria más justa, a los valores ético morales con el que se deberían desenvolver todas las personas".

Y se señala que López contribuyó "al compromiso social por la paz, por la búsqueda de Memoria, Verdad Y Justicia, por inspirar la participación y organización popular". 

El estatuto de la Universidad establece en su artículo 56 la facultad del Consejo Superior de otorgar el título Honoris Causa para distinguir a personas que sobresalieren por su acción ejemplar, trabajos o estudios. 

López desapareció de su domicilio en el barrio platense de Los Hornos el 18 de septiembre de 2006, cuando se esperaba que se dirigiera a la sede municipal para presenciar los alegatos del juicio que el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata seguía al represor Miguel Etchecolatz por delitos de lesa humanidad.

López había sido secuestrado en 1977 y estuvo detenido hasta mediados de 1979 en cinco centros clandestinos de detención, y al brindar testimonio detallado en el juicio, había sido muy claro al identificar a Etchecolatz como el hombre que dirigía y ejecutaba las sesiones de tortura con picana en esa sede policial platense.

López, albañil y militante peronista, había realizado durante el juicio varios reconocimientos oculares en los centros donde estuvo detenido, como la comisaría quinta de La Plata y el Pozo de Arana, donde su profesión de albañil le permitió identificar fehacientemente sus lugares de cautiverio, aún cuando algunos de ellos habían sufrido remodelaciones.

Aquella mañana del 18 de septiembre de 2006, sobrevivientes de la última dictadura esperaron por horas que el hombre se presentara a presenciar los alegatos, pero López nunca llegó y hasta hoy se ignora dónde está.

Para leer el cable de la noticia acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/429646