02/12/2016 empleo

El trabajo del futuro

El Director internacional de freelancer.com, Sebastián Siseles, opinó para Télam sobre cómo será el trabajo en el futuro, ante una estructura "clásica" laboral que ya no resulta interesante para las nuevas generaciones.

Sebastián Siseles

Por Sebastián Siseles

Marc Andreesen, uno de los grandes nombres de Silicon Valley, dijo hace unos años "El software se está comiendo al mundo". Y de eso, nos cabe alguna duda hoy? Hoy, compramos online, hacemos llamadas, planificamos y compramos viajes, buscamos amigos y amores, trabajamos y hasta pedimos taxis online. Si nos ponemos a pensar, internet tiene un gran impacto sobre nuestro día día. ¿Cuántas veces hemos escuchado a amigos decir, "Sin internet me muero"?

Y como en todo lo demás, el mercado laboral también mutó, porque quien no se adapta desaparece. Cuando nuestros abuelos ingresaron al mercado laboral, su mayor aspiración era continuar en una misma empresa y crecer dentro de ella, para 40 años después poder retirarse como parte de la alta gerencia.

Nuestros padres, en cambio, hicieron unos leves cambios al planificar sus carreras. Entraban en una empresa, en la que trabajaban por 20 años, hasta que se apartaban para comenzar la empresa propia.

Ya para cuando los integrantes de la generación X comenzaron a trabajar las cosas comenzaron a cambiar rotundamente, disminuyendo el promedio de años de permanencia a 10 años, hasta que decidían cambiarse a otra empresa. Los de la generación Y, por su parte, continuaron el patrón y disminuyeron la media de 3 a 5 años. Pero el mayor trastorno se da ahora con los nuevos miembros de la fuerza laboral. Aquellos que están ingresando masivamente al mercado del trabajo, quienes permanecen en una misma empresa de 6 meses a 1 año.

Entonces, vemos un claro patrón: el tiempo en el que un empleado continúa en una empresa cada vez es
más reducido, no existen más esos lazos de fidelidad eterna a un mismo empleador.

¿Por qué no pensar que el futuro del trabajo no será más fijo y con estructura horaria, sino uno de
contratación por servicios o por objetivos puntuales y determinados?

El trabajo freelance resulta una alternativa que cumple con los vastos requisitos de una generación que ha cambiado rotundamente la concepción del éxito y la autorrealización. Al manejarse por proyectos, u objetivos, el freelancer, no solo maneja sus propios horarios, sino también el lugar en el que trabaja. Acomoda su trabajo a su vida y no su vida a su trabajo.

Y es así como plataformas de trabajo freelance online ayudan tanto a empleadores/contratistas como trabajadores independientes, no solo a encontrarse de manera virtual, sino que también a conseguir trabajar de manera online, ganar dinero y obtener el tan preciado balance personal-profesional.

Este nuevo panorama implica una re-adaptación de las empresas al nuevo escenario y quien más rápido se adapte podrá salir victorioso en la caza de talentos (o mejor dicho, poder contratar, por un tiempo, a éstos jóvenes que imponen sus reglas).
La estructura "clásica" laboral ya no resulta interesante o atractiva para las nuevas generaciones que poco a poco van imponiendo esta inminente reestructuración. La jornada laboral de 9 a 18, el traje y corbata, y el convencional paquete de beneficios perdieron ya todo tipo de glamour, dándole lugar a los horarios flexibles, los espacios de coworking, y decenas de otros tipos de metodologías.

Mediante el trabajo freelance, cada trabajador impone sus propias reglas, y es eso lo más atractivo de la cuestión.