30/11/2016 defensa

Las Fuerzas Armadas evalúan un avión italiano para reforzar su capacidad de transporte

Se trata del avión C-27J “Spartan” y el ministerio de Defensa busca adquirir cuatro unidades para cumplir distintas misiones.

@fotoGatubela@
El Ejército Argentino y la Fuerza Aérea ponen a prueba el avión de transporte militar italiano C-27J “Spartan”, en la búsqueda lanzada por el ministerio de Defensa para adquirir cuatro unidades de estas características que puedan cumplir distintas misiones.

El consorcio industrial militar Leonardo presentó esta semana a las autoridades argentinas el C-27J, que ya fue evaluado en la provincia de Córdoba a través lanzamiento de paracaidistas y aterrizajes y despegues en pistas cortas y no preparadas; mientras que mañana el avión partirá rumbo a la base Marambio para demostrar su capacidad de operación en la Antártida.

El requerimiento argentino es por cuatro aviones de transporte táctico medio que puedan trasladar personal, cargas generales, equipos de vigilancia y también cumplir el rol de patrulla marítima.
Otra aeronave de esta categoría, el C-295 producido por el consorcio europeo Airbus, ya cumplió con estas mismas demostraciones en noviembre de 2015.

En aquella oportunidad el avión europeo tuvo en las pistas de la base Marambio su primer contacto con la Antártida, desafío que ahora atravesará el transporte europeo.

El “Spartan” es la última evolución tecnológica del transporte Italiano G.222 que el Ejército Argentino ya había operado, pero que ahora cuenta con motores de mejor rendimiento y electrónica de última generación.

Eduardo Munhoz, jefe de ventas internacionales de Leonardo, dijo a Télam que “la gran ventaja del Spartan sobre todos los aviones de su segmento es que desde su origen fue desarrollado para su uso militar y eso le da una robustez y confiabilidad únicas, además los kits que se desarrollaron para este modelo permiten considerarlo como un multipropósito que puede atender a necesidades de la Fuerza Aérea, el Ejército, la Armada o la Gendarmería”.

“Argentina ya había operado con el G.222 que es el antecesor de este avión, que ahora cuenta con motores de mayor potencia que mejora mucho sus prestaciones, winglets que reducen su consumo de combustible y aumentan su autonomía, y aviónica de última generación”, destacó.

El empresario indicó que “en las autoridades argentinas se nota la urgencia y la necesidad de adquirir estos aviones, por eso Leonardo les presentó una oferta por cuatro aviones con una lista de precios de los distintos kits para que ellos evalúen las configuraciones que crean más útiles para sus requerimientos; todo con un cien por ciento de financiamiento y con la posibilidad abierta de participación local en proporción al volumen de la operación”.

Autoridades del ministerio de Defensa ya habían confirmado a Télam que entre los objetivos más inmediatos para el reequipamiento de las fuerzas armadas se encuentra una flota de aviones de transporte medio que se definirá entre el C-27J y el C-295, mientras que la otra negociación avanzada es la de los aviones de entrenamiento turbohélice T-6 Texan II que podrían prestar servicio en el control del espacio aéreo en el norte del país.

El C-27J cuenta con dos motores turbohélice y una unidad de potencia auxiliar (APU) proporciona una fuente de alimentación independiente que es útil para misiones en aeródromos improvisados y se puede también utilizar para el reencendido de los motores en vuelo.

Este avión tiene una capacidad de carga útil de alrededor de 12 toneladas y alcanza una velocidad máxima de 602 kilométros por hora, desarrollando una autonomía máxima de 5.900 kilómetros contra la gran mayoría de las aeronaves de su tipo que sólo alcanzan 5.000.

La aeronave es capaz de despegar y aterrizar en terreno no preparado como césped, hielo, o pistas en mal estado, y de menos de 500 metros de largo, con un peso máximo para el despegue de hasta 31.800 kilos y bajo condiciones climáticas complejas.

Su espacio interno y los distintos kits con los que puede ser equipado permiten que el Spartan transporte entre 46 y 60 tropas; o bien: lanzar entre 34 y 46 paracaidistas; aerolanzar hasta 9 toneladas de carga; evacuar hasta 36 personas en camillas con 6 asistentes médicos; transportar de 6 a 18 pasajeros en configuración VIP; o portar un sistema de lucha contra incendios forestales.

El C-27J Spartan cuenta con la disponibilidad del sistema Caylym Guardian que consiste en el lanzamiento de seis contenedores con capacidad de más de 6.000 litros de agua o cualquier liquido ignifugante, que sumado a que puede volar a sólo 60 metros de altura y a su velocidad permite reducir la vaporización del agua y ser más efectivo para alcanzar el objetivo.

Para leer el cable de la noticia acceder ahttps://cablera.telam.com.ar/cable/426324