25/11/2016 modificacin

El Gobierno y algunos gobernadores peronistas criticaron el traspi de la reforma electoral en el Senado

Varios funcionarios del gobierno nacional coincidieron con algunos gobernadores peronistas en lamentar que el Senado no apruebe el proyecto de ley de reforma electoral y culparon a un sector del peronismo de la frustrada modificación del sistema, que incluía la implementación de la boleta única electrónica.

Tras la negativa de los senadores nacionales del Frente para la Victoria-PJ de votar favorablemente la reforma electoral que impulsó el Ejecutivo, y ya tenía media sanción de la cámara de Diputados, el jefe de Gabinete Marcos Peña; el ministro del Interior Rogelio Frigerio; el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior Adrián Pérez; y el subsecretario de Asuntos Electorales, Ezequiel Fernández Langan, criticaron a los gobernadores peronistas que le pusieron un freno a esta iniciativa.

Peña destacó que "el mensaje de gobernadores como Urtubey o Bordet, ha sido muy claro en que había que avanzar sobre esto" y reclamó al resto de los gobernadores que “sean transparentes y puedan explicar sus posturas” sobre “si están comprometidos en transformar y cambiar la política argentina o si quieren mantener las reglas anteriores para sostener espacios de poder".

En la misma línea, Frigerio advirtió que "no es el peronismo el que se opone a incorporar mayor transparencia y confiabilidad en el sistema electoral, no es justo decirlo de esa manera porque hay muchos gobernadores peronistas que apoyan e impulsan éstos cambios. Cuento con los dedos de una mano los gobernadores que se oponen abiertamente a esta iniciativa", remarcó.

Con un tono más crítico, Pérez atribuyó el traspié sufrido en el Senado al "miedo que tuvo el poder feudal a una reforma que terminaba con el robo de boletas y la posibilidad de fraguar actas de escrutinio".

Por su parte, Langan afirmó a Télam que lo que hicieron los senadores del PJ "fue esconderse y no dar la cara, porque los que no estaban de acuerdo podían dar el debate ante la sociedad, como en Diputados, que la oposición introdujo buenas modificaciones" y consideró que se trata "de la puja entre un sistema nuevo, democrático y transparente, con los que quieren seguir usando las ventajas que da el viejo sistema".

A contramano de los mandatarios provinciales del PJ Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Juan Mansur (Tucumán), Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Casas (La Rioja) que cuestionaron los cambios del sistema electoral, los gobernadores peronistas renovadores Juan Manuel Urtubey (Salta), Sergio Uñac (San Juan) y Gustavo Bordet (Entre Ríos) manifestaron su molestia con sus pares por el bloqueo a la reforma política.

Bordet dijo: “más temprano que tarde tendrá que darse este debate que mejora la calidad democrática y de las instituciones también" y aclaró que la posición del bloque FpV-PJ en la cámara alta “no fue por una interna peronista”.

Por su parte, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal (Cambiemos) exhortó a “los dirigentes de todas las fuerzas políticas a que sigan trabajando para poder llegar a un acuerdo que beneficie a los argentinos” porque “la reforma política es necesaria para seguir transformando” el país.

Otra voz de Cambiemos crítica con los gobernadores del PJ fue Monzó, quien señaló: “Siempre dije que es una ley mucho más complicada que cualquier otra porque estamos modificando algo que afecta al representante y no al representado, ya que estamos cambiando las reglas de juego de mucha gente que, con otra reglas, perdura en el poder hace muchos años”.

Desde el radicalismo, el presidente de la UCR e intendente de Santa Fe José Corral denunció que "hay muchas provincias que tienen un sistema electoral que hace muy difícil ganarle al oficialismo y consolidan situaciones de verdadero autoritarismo en espacios feudales”.

En la otra vereda, el diputado nacional del FpV y líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, justificó el rechazo de los senadores peronistas a la reforma electoral al expresar que "ir a votar no es un Rapipago" y al advertir que "no puede hacerse eje en el tiempo" que insume emitir el sufragio, sino en la letra de la ley (Sáenz Peña) que señala que debe ser "secreto, universal y obligatorio".