18/11/2016 Tlam Radio

El diseo de indumentaria como valor agregado a la produccin textil

Marcela Duahalde, diseñadora de indumentaria del INTA, explicó las acciones realizadas para agregar valor a los textiles como estrategia del sistema de Extensión, y Alberta Belazquez, contó cómo es la producción lanera y el proceso de indusdtrialización y diseño, de la materia prima en tejidos de alto valor con marca propia.

 



Marcela Duhalde trabajó 5 años en el diseño de ropa masculina para la marca Tascani hasta que se fue de vacaciones a Salta. “Pasamos por Seclantás a visitar a una amiga, Paula Olaizola, y ahí tuve la oportunidad de conocer el trabajo de Extensión del INTA, y en ese momento quedé admirada, y durante el transcurso de ese año, quedó la semillita en algún lugar”, repasó la diseñadora sobre los comienzos del proyecto.



“Nosotros nos incorporamos en un proceso de muchos años, los productores CUM estaban organizados desde el 2001, y nos incorporamos en ese contexto; si bien teníamos una idea nueva, la organización nos da la oportunidad de presentar nuestra idea en el INTA local”, explicó Duhalde.

En este sentido, la diseñadora señaló que “ingresamos con una idea y un producto diferente porque ellos hacían hilados con fibra de llama, y la lana de oveja no se tocada, solo para la realización de tapices”.

A su vez, destacó: “Las señoras de la zona hacen el hilo más precioso del mundo, finito y regular, y lo cambiaban por mercadería en una situación desigual”. Entonces, indicó que “al ver esa técnica pensamos en desarrollar una conexión de hilados, y les acercamos ideas, motivos, formas de combinar y priorizamos la lana de color de la oveja; es como un trabajo de colección que está hecho por la naturaleza”.

 
 

Por otra parte, Alberta Belazquez, miembro de la Comunidad el Molino de Seclantás, provincia de Salta desandó los pasos recorridos, y contó: “Nos organizamos para armar CUM, teníamos problemas de ventas de los productos, de las artesanías, y a su vez, mejorar la calidad de vida de la organización”.

“La CUM está organizada por 16 comunidades, y cada una tiene entre 30 y 60 familias”, desarrolló Alberta y aseguró “Estamos trabajando con artesanías, y tratando de poner eso en valor”, y añadió: “Hoy en día estamos incorporando el curtido de cuero, trabajamos con el hilo de llama y oveja, además del tejido”.

Finalmente, la diseñadora Duhalde sostuvo que en el desfile del 2013 presentaron la colección que incluyó productos textiles “con altos niveles de valor agregado en origen”, y estructurados en cuatro líneas: sastrería con telas artesanales de telar; prendas de punto realizadas con los hilados locales en técnica de aranes; hilados diferenciados con los colores de las fibras naturales de llama y oveja y productos para el hogar en fieltro.
etiquetas