16/11/2016 Brasilia

Seis pases del Cono Sur lanzaron una iniciativa para controlar 7 mil kilmetros de frontera

El objetivo es coordinar acciones de combate al crimen organizado, el narcotráfico y la trata de personas en las regiones fronterizas.

Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia lanzaron una iniciativa para coordinar acciones de combate al crimen organizado, el narcotráfico y la trata de personas en las regiones fronterizas, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño al término de la denominada Reunión Ministerial del Cono Sur sobre Seguridad en las Fronteras celebrada en Brasilia.

El ministro de Defensa, Julio Martínez, encabezó la delegación argentina en la reunión inaugurada por el presidente de Brasil, Michel Temer, quien pidió a los países representados "luchar en forma conjunta", y con nuevos instrumentos, contra la "globalización del delito" en la región, a través de mayores operaciones permanentes de seguridad en las fronteras.

"Las amenazas a la seguridad pública se tornan complejas y cada vez más penetran las fronteras; es como si la globalización comercial, política y tecnológica se diera también en los delitos transnacionales, con una violencia intolerable que invade las ciudades de todos los países aquí reunidos", dijo Temer al abrir los trabajos.

Las acciones planteadas buscan un trabajo permanente en las fronteras para combatir el delito transnacional, como el narcotráfico, el tráfico de mercaderías, la trata de personas y el contrabando.

"Quizás la solución a estos problemas es que exista un modo y un medio para que las operaciones en las regiones fronterizas sean permanentes", agregó Temer.

También participaron de la reunión los ministros de Relaciones Exteriores de Brasil, José Serra; de Bolivia, David Choquehuanca; y de Paraguay, Eladio Loizaga; y los vicecancilleres de Chile, Edgardo Riveros, y de Uruguay, José Luis Cancela.

El ministro de Justicia de Brasil, Alexandre de Moraes, apuntó que una de las pretensiones de su país es aumentar la información de inteligencia compartida con sus países vecinos para realizar operaciones conjuntas, incluido la lucha contra el lavado de dinero.

Serra, quien mantuvo una inédita reunión bilateral con su par boliviano, luego de que el gobierno de Evo Morales no reconociera al gobierno de Temer, afirmó que Brasil es uno de los principales consumidores de cocaína del mundo.

"Tenemos entre estos países participantes del Cono Sur fronteras con una extensión de 7.000 kilómetros, lo que muestra la dificultad de control. Frontera pasó a ser un sinónimo de delito. Brasil está articulado hoy con nuestros vecinos, dar un tratamiento positivo a una agenda predominantemente negativa", comentó el ministro anfitrión.

Antes de la reunión, Temer firmó un decreto para reglamentar el Programa de Protección de Fronteras de Brasil, que en el pasado realizó la Operación Agatha, desplegando a más de 15.000 militares y policías.

"Estas operaciones antes eran esporádicas, exitosas pero requerían de cierta anticipación. Ahora buscamos hacerlas permanentes", dijo por su parte el ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann.

Según la declaración conjunta de las autoridades de los seis países, "los delitos transnacionales están en el centro de muchos problemas de seguridad en nuestra región, tienen efecto nocivos sobre nuestras sociedades y afectan el desarrollo sostenido".

"El tráfico ilícito de armas de fuego, municiones, explosivos y de drogas alimenta al crimen organizado y la violencia urbana. El contrabando perjudica nuestras economías y genera desempleo. El sistema de lavado de dinero afecta la economía y fomenta la corrupción y el tráfico de personas violan derechos fundamentales de los ciudadanos", dice uno de los puntos de la declaración conjunta.

Para leer el cable completo de la nota acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/419031