16/11/2016 show

Soledad Villamil: "Voy cada vez ms profundamente en el camino de la cancin"

La artista adelantará el repertorio propio que constituirá la totalidad de su cuarto disco y que confirma lo que describió como “un trabajo musical donde claramente me puedo desarrollar”.


Soledad Villamil despedirá el viernes y sábado, desde las 20.30, en el Teatro Picadero (Enrique Santos Discepolo 1857, Capital), la intensa agenda de conciertos que desplegó en los últimos meses donde fue adelantando el repertorio propio que constituirá la totalidad de su cuarto disco y que confirma lo que describió como “un trabajo musical donde claramente me puedo desarrollar”.

“Cuando me convocan como actriz soy un instrumento en el imaginario de otro pero, en cambio acá, se trata de mi propio invento”, indicó Villamil durante una entrevista con Télam.

Y en el mismo sentido, la intérprete nacida hacer 47 años en La Plata, confesó que “la posibilidad de generar un espacio personal es algo que me da mucha felicidad”.

Feliz y convencida de este espacio que halló en el territorio musical, la protagonista femenina de “El secreto de sus ojos”, filme de Juan José Campanella ganador de un Oscar, sostuvo que “la música es un lugar donde claramente me puedo desarrollar”.

Soledad irrumpió como actriz en los 90 al aparecer como integrante del elenco de la película “Vivir mata” (1990), de Bebe Kamín; entre 1991 y 1992 llegó al teatro San Martín en la puesta de “Hamlet” dirigida por Ricardo Bartís y en 1993 debutó en la pantalla chica dentro del ciclo “Zona de riesgo”.

Durante los primeros años de esa década enhebró una trayectoria imponente tanto en cine (“Un muro de silencio”, de Lita Stantic; “Dónde queda el paraíso”, de Beda Docampo Feijoo; “El sueño de los héroes”, de Sergio Renán; y “La vida según Muriel”, de Eduardo Milewicz), en TV (“Culpables” y “Locas de amor”) y teatro (“El pasado” y “Museo soporte”, ambas con dirección de su pareja de entonces, Pompeyo Audivert, y “Es necesario entender un poco”, de Griselda Gambaro y con dirección de Laura Yussem).

Pero fue hacia 1997 con “Recuerdos son recuerdos” y, fundamentalmente de la mano de “Glorias porteñas” (a partir de 1998), donde la actriz empezó a convivir con la cantante.

Esa nueva faceta profesional no impidió, por caso, que desplegara una intensa labor cinematográfica en “El mismo amor, la misma lluvia”, de Juan José Campanella; “Un oso rojo”, de Adrián Caetano; “No sos vos, soy yo”, de Juan Taratuto; la ya nombrada y laureada “El secreto...” y “Todos tenemos un plan”, de Ana Piterbarg).

Pero la veta musical se impuso y se plasmó en tres álbumes: “Canta”, de 2007; “Morir de amor”, de 2009; y “Canción de viaje”, de 2012 y donde afloraron más textos de su autoría.

Metida de lleno en lo que será el programa de su cuarta placa, la bella artista adelantó que “son canciones que se desmarcan de cualquier tipo de género, mucho más urbanas y contemporáneas para ir cada vez más profundamente en el camino de la canción”.

“Por un lado siento que largarme a componer todo el disco es un piletazo, pero por otro lado es un proceso que se va dando paulatina pero sostenidamente”, deslizó Soledad, que actualmente suena en compañía de Daniel Maza en bajo, Alan Platcha en guitarra y Cristhian Faiad en batería.


¿Algunas de esas nuevas canciones se están escuchando en las muchas presentaciones de los últimos meses?
Sí. Hace un par de meses que estoy incluyendo temas nuevos y los vamos rotando para probar. Es una manera de avanzar sobre los temas y los arreglos, darles otra vuelta de amasado.

¿Qué tendrán de especiales las dos noches en El Picadero?
Que son los recitales con los que cierro el año y despido una temporada que fue muy fructífera para mí porque me puso a las puertas de grabar un nuevo disco.

¿Cómo fue ponerse a escribir para el disco?
Escribir es algo que siempre hice pero que ahora encuentra su propio lugar al ponerme a trabajar para el disco. Hay canciones muy ligadas a cosas de la actualidad, otras de personajes, de historias y las de amor que no pueden faltar.

¿Cuáles podés adelantar de cara a los recitales y a la nómina del disco?
Puedo hablar sobre un par: Hay una canción humorística sobre la adicción a ver series, ese virus contemporáneo, que se llama “Temporada”. Y otra de índole social titulada “Niña africana”.

¿Qué magia vas descubriendo a partir de la continuidad en los escenarios musicales?
Una cosa bastante misteriosa que se revela distinto en el escenario en relación a lo que por ejemplo ocurre en la sala de ensayo y eso te da muchas cosas. También el ejercicio de trabajar grupalmente y sumar horas de vuelo.

¿O sea que tendrás un 2017 dedicado centralmente a la música?
Puedo anticipar peleas internas entre la actriz y la cantante (risas) porque tengo un proyecto como actriz que me interesa muchísimo y que es importante.

¿Podés contar algo de ese trabajo?
Se trata de una serie que escribió Fede Olivera, el padre de mis hijas, y que también me tiene involucrada en la producción y con la que acabamos de ganar un concurso del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales para producción de series. Es un trabajo que también me interesa porque en las épocas que corren, tener proyectos no es algo menor.