07/11/2016 música para chicos

En clave de recital, Anda Calabaza presenta "Sin Fin" en La Trastienda

El colectivo de artistas y docentes desembarcará con su flamante álbum, compuesto por 12 canciones propias y con el que el cuarteto apuesta a un nuevo espectáculo que desplaza del centro de la escena la teatralidad a la que siempre se lo asoció y se construye sobre los yacimientos clásicos del recital apostando a una dimensión más visual.

El encuentro el sábado 12, a las 16, en la sala de Balcarce 460, del barrio porteño de Monserrat, será "especial -anticipa la cantautora Trinidad Padilla, en diálogo con Télam- porque sumamos una escenografía, relacionada con el arte del disco, y músicos invitados con vientos, cellos y violines. Va a ser una presentación dinámica para que todos bailen y pongan el cuerpo".


A diferencia de los shows que Anda Calabaza ofreció durante las vacaciones de invierno en el Konex, donde dio a conocer "Sin Fin" en un formato más teatral, esta presentación contempla intervenciones, danza y momentos teatrales enfocados al universo musical: "Nos gustaba la idea de presentarlo como banda de adultos y también repasar los hits del primer disco. Nos divertía la idea de hacerlo en formato de banda y de ofrecer nuestro primer recital para chicos".

Este cuarteto, que se completa con Tomás Rodríguez, Marí­a Estanciero y Matí­as Pozo, registró en 2014 su álbum debut homónimo en el que combinó temas propios y covers, entre los que se destacan artistas como Miguel Abuelo y Ringo Starr, en un afán por acercarle a los más chicos canciones clásicas del rock.

"Componer para grandes y para niños es parecido. Cuando pensamos la música de Calabaza también la pensamos en clave adulta. Nos componemos nosotros desde nuestras experiencias como mayores, con una mirada hacia la poética de la infancia, desde nuestra sensibilidad, sin infantilizarnos. Pensamos a los adultos como receptores de esto y también en relación al tratamiento de la música", expresa Padilla sobre la dinámica de composición.

Sin Fin

A diferencia del álbum debut de Anda Calabaza, "Sin Fin" se integra por una docena de composiciones propias: "Fue un proceso muy lindo e interesante. El desarrollo del primer disco fue azaroso y rápido. Este álbum tiene más trabajo, fuimos ganando un recorrido escénico y más experiencia, y nos dimos más tiempo para encontrar las canciones y componerlas", describe.

Los temas de este cuarteto de músicos y compositores pueden surgir de la improvisación, mediante situaciones cotidianas de la vida o de los talleres infantiles que ofrecen, pero también de manera colectiva a través de un proceso consciente; sin embargo todas ellas tienen en común la gran diversidad sonora que las atraviesa.

"Buscamos lo auténtico, lo que nos sale. Este es un disco arriesgado porque comienza con 'La Mecedora', un tema tranquilo con arreglos vocales. Es nuestra manera de avisar que también se van a encontrar con esas texturas y universos musicales más serenos. A veces, el contraste y la variedad de sonidos y colores te llevan por otro recorrido", exterioriza Padilla.



Sin embargo, "La Mecedora" no es la única canción que propone -tal vez- una escucha más atenta y silenciosa, por ese camino también se encuentran "Origami de papel", "Ensalada de frutas", "Doña y las sombras", "Sin fin" y el tema a capela "Mi casita tiene".

El disco también se deja llevar por sonidos del funk y del pop en temas como "Ruedan", donde los músicos se involucran en el mundo de los colores, o "Quiero subirme a una jirafa", en la que las letras juegan con estaturas y combinaciones de animales, e incita al baile con la cumbia rockera "El monstruo sos vos".

Las canciones "son invitaciones -analiza Padilla- a meterse en distintos universos y proponen mundos imaginarios. No hay mensajes directos o moralejas, aunque cuando uno compone está comunicando algo. En este caso, el mensaje es la música en sí, es un boleto para ver lo que cada uno puede encontrar en ella y los detalles que puede descubrir. Es para que los chicos y grandes puedan expandir esos límites".

 Télam: ¿Que elemento no puede faltar en una canción infantil?
Trinidad Padilla: El juego. El juego de la palabra, el juego que invita a participar y a responder, es fundamental que esté porque abre también a la imaginación, y en vivo es la conexión con el público, lo que los chicos aportan en vivo que es un publico muy participativo.

T: ¿Cuál creés que es la importancia de la música en la infancia?
TP: La música inspira, estimula y desarrolla la imaginación, la escucha y el movimiento. Invita a descubrir y explorar desde un lugar intuitivo, lúdico y perceptivo, y es un canal a través del cual los chicos se pueden expresar. Hoy en día hay mucha sobreestimulación de información y la música te lleva a disfrutar y conectar con el propio imaginario, lo cercano y el entorno.

T:¿Encontrás en el público infantil alguna característica particular?
TP: Sí, tiene diferentes tipos de percepciones por eso nosotros buscamos la variedad para que cada uno pueda viajar desde donde le guste, desde el baile, lo audiovisual, la escenografía, que encuentre distintas maneras de disfrutarlo desde su personalidad. Como banda estamos moviéndonos todo el tiempo y el vestuario es algo que llama la atención, es parte la poética que esta flotando entre las canciones.

Para acceder al cable de la noticia, ingresar a https://cablera.telam.com.ar/cable/410743