01/11/2016 jazz

Arranca el Raskoski Hot Club con un ciclo de cinco conciertos

El grupo de jazz gitano Raskoski Hot Club comienza con unos shows que se desarrollarán todos los miércoles de noviembre a las 21.30 en el local musical de Callao de 966, con un invitado distinto por presentación.

Por Pedro Fernndez Moujn

El grupo de jazz gitano Raskoski Hot Club arranca un ciclo de cinco presentaciones en Notorious, que se desarrollará todos los miércoles de noviembre a las 21.30 en el local musical de Callao de 966, con un invitado distinto por show y en el que estarán reuniendo composiciones de sus dos discos anteriores y anticipando los temas que integrarán el nuevo material de estudio de la banda, que saldrá a la venta en 2017.

Liderado por la guitarrista y compositora Silvina Aspiazu y el cantante, guitarrista y actor Pablo Cordonet, el grupo que trabaja desde las sonoridades y con la instrumentación del jazz gitano y el swing, con referencias en la década del 30, tendrá como invitados en este ciclo al clarinetista y saxofonista Carlos Michelini (el miércoles 2); al pianista Manuel Fraga (el 9); al violinista Sergio Poli (el 16); al trombonista Federico Correa (el 23), y a la violinista suiza residente en el país Sophie Lussi (el 30), músicos que tocarán también en el nuevo disco del Raskoski.

"La idea nuestra -cuenta a Télam Silvina Aspiazu- es trabajar con algunas músicas originales pero poniendo el acento en reversionar bajo la marca musical del jazz gitano tanto standards de jazz, músicas del género pero también otras que no tienen nada que ver, como boleros o canciones de rock, que llevamos a este formato".

En este sentido se destacan versiones del Raskoski de "Bésame mucho", en el primer disco, o de "Dos gardenias", "Misirlou" (tema de surf rock que abre "Pulp Fiction" de Quentin Tarantino), "Alabama song", de Kurt Weil, o una particular versión del Himno Argentino, a pedido de Radio Nacional, todos en el segundo álbum de la banda; mientras que para el tercer material de estudio preparan versiones gypsy de algún tango y algún vals criollo, que todavía no anticipan.

Licenciada en Composición Musical en Medios Electroacústicos y autora de bandas sonoras teatrales y piezas de cámara de música contemporánea, Aspiazu cuenta que la banda que se completa con Martín Leónidas Molina en guitarra, Juan Sebastián Mazzetti en trompeta y Leandro Zappino en contrabajo "integra una estética visual y sonora".

"El plan de Raskoski es el de un sonido completamente acústico, con instrumentos de madera o cuerdas, bien rústico y de una suerte de ambientación que remite a la década del 30. Dentro de esa estética trabajamos el contenido musical que puede ser propio del género o venir de otro lado pero que siempre es la resultante de aplicarle esta perspectiva sonora; en este punto nos diferenciamos de un grupo que toca versiones de Django Reinhardt, nosotros, en cambio, tratamos de llevar esta modalidad sonora a cualquier tipo de música, con una atmósfera que remite a la época y que tiene también una elaboración teatral en el vivo", destaca la guitarrista, arregladora y directora musical del grupo.

Respecto del surgimiento del Raskoski, Aspiazu cuenta que con Pablo Cordonet, ambos fundadores del Banfield Teatro Ensamble, vienen trabajando juntos desde hace 15 años, primero como trío y luego en el marco de esta banda, que formaron "a partir del gusto personal por el jazz, el swing y el jazz gitano, del sonido acústico, lo crudo, lo que se puede escuchar sin intervención electrónica rodeado por la cercanía que puede generar un instrumento sin amplificación".

"Lo nuestro viene del jazz -agrega- pero también está cerca de la música popular, porque si bien a lo que hacemos tratamos de incorporarle elaboraciones musicales complejas la base es siempre una música sencilla, simple, con un ritmo muy contagioso, llevadero. También tenemos como referencia a Oscar Alemán y tomamos de él la posibilidad de incorporar el humor a todo este universo y en eso es muy importante el aporte de Pablo, que es un comediante y le agrega un plus de café concert a nuestras performances en vivo".

La guitarrista cuenta que la idea con Raskoski es trabajar un mix entre el jazz improvisado puro y la música arreglada por completo; "siempre se trae una versión con una idea de forma, y una vez que esa estructura está se trabaja con la improvisación, que además es algo siempre presente en el vivo".

Entre las características que rescata de la propuesta del grupo está la idea de "un trabajo relajado, desacartonado, con nada de solemnidad. El jazz argentino actual es musicalmente exquisito pero con cierto desinterés por la estética integral del espectáculo, mientras que nosotros, que venimos del ámbito del teatro, pensamos la propuesta de la banda como una performance completa donde tiene importancia lo que uno escucha y lo que uno ve, algo más cerca de lo popular y lo teatral".

A las tres guitarras, trompeta, redoblante y contrabajo habituales el Raskoski aspira en su tercer material de estudio incorporar otros instrumentos para sumar timbres en el marco de la estética acústica que cultivan, incorporando clarinete, piano y violín, en distintos temas, que se harán presentes en este ciclo de los miércoles en Notorious que titularon Plus Old Chaz, y que tendrá también un concierto de cierre del año el domingo 20 a las 21 en el Banfield Teatro Ensamble (Larrea 350), de Lomas de Zamora.