27/10/2016 frica

Toque de queda al norte de Kenia tras un ataque yihadista

La medida durará dos meses y comprende algunas zonas del condado de Mandera, muy cerca de la frontera con Somalía, donde Al Shabaab perpetró dos atentados en el último mes.

El gobierno de Kenia decretó a partir de este jueves un toque de queda de dos meses en algunas zonas del condado de Mandera, en el norte del país y muy cerca de la frontera con Somalía, donde el grupo yihadista Al Shabaab perpetró dos atentados en el último mes.


El toque de queda, que entró este jueves en vigor y se extenderá hasta el próximo 27 de diciembre, afectará a varias localidades de Mandera, así como a las zonas próximas a la frontera con Somalia, golpeadas con frecuencia por el grupo yihadista somalí.

Según informó en una circular el ministro de Interior, Joseph Nkaissery, todos los residentes de estas zonas tendrán que permanecer en sus casas desde las 18.30 hasta las 6.30 horas.

Esta decisión se produce después de que el pasado lunes por la madrugada en el que Al Shabab mató a doce personas en un ataque contra un hostal de Mandera, donde detonaron explosivos y dispararon contra los huéspedes que dormían en las habitaciones.


Fue el segundo cometido por los yihadistas este mes en esa localidad fronteriza; el primero fue el 6 de octubre pasado cuando murieron seis personas en un accionar similar.

El peor atentado de Al Shabaab en suelo keniano ocurrió en abril de 2015, cuando un comando terrorista tomó durante 16 horas el control de la Universidad de Garissa, también en el norte y cerca de la frontera, y mató a 148 personas.

Al Shabaab es una milicia extremista que lucha por instaurar un Estado islámico radical en Somalia y que ha logrado expandir su campo de operación fuera de las fronteras nacionales, especialmente en la vecina Kenia, donde desde abril de 2013 ya han matado cerca de 500 personas en represalia por el envío de tropas somalíes para combatir el yihadismo. 


Desde marzo de 2008, este grupo islamista es parte de la lista de organizaciones consideradas terroristas por el gobierno estadounidense y desde 2012 se adhirió formalmente a Al Qaeda.

Los ataques transfronterizos han puesto en entredicho la capacidad de las fuerzas de seguridad kenianas para controlar una frontera que discurre a lo largo de 700 kilómetros de zona semidesértica.

Para leer el cable de la noticia acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/407979