20/10/2016 música

Una brillante noche de “Heritage” de la mano de Richard Bona

El cantante, compositor y mulitiinstrumentista camerunés, estrenó anoche en el cierre de las Jazz Nights en el teatro Coliseo, su notable álbum “Heritage”, junto al quinteto de música caribeña Mandekan Cubano.

El cantante, compositor y mulitiinstrumentista camerunés Richard Bona, estrenó anoche en el cierre de las Jazz Nights en el teatro Coliseo, su notable álbum “Heritage”, que asumió junto al quinteto de música caribeña Mandekan Cubano.

La rítmica del Caribe, releída desde el territorio del jazz que Bona domina con inspirada maestría, dio cuerpo al reciente décimo álbum solista que se apreció en la sala porteña y esta noche llegará al Vorterix de Rosario.

Básicamente desde el bajo eléctrico, instrumento desde el que destaca en la escena internacional del jazz, pero también desde el piano y la voz, el artista que está al filo de los 49 años (que cumplirá el viernes 28) visitó el patrimonio (traducción en español de “Heritage”) de las raíces africanas en la música de Cuba.


Bona se presentó al frente de un impresionante combo cubano integrado por Osmany Paredes (piano), Luisito Quintero (percusión), Roberto Quintero (percusión), Rey David Alejandre (trombón) y Dennis Hernández (trompeta), al que conoció en Nueva York.

Histriónico y comunicativo, maravilló al jugar con un loop, se calzó una camiseta de Boca Juniors a la hora de los bises que asumió desde el piano y terminó firmando autógrafos y ejemplares de "Heritage" en el hall del Coliseo.

Nacido en una pequeña localidad del Camerún oriental, se trasladó a París a los 22 años y, a los 28, se instaló en Nueva York luego de haber sido descubierto en un bar de la Ciudad Luz por el ex Weather Report Joe Zawinul.

En esa ciudad estaounidense trabajó con las principales nombres de la escena jazzística, en un arco que va de Chick Corea a Pat Metheny, pasando por Mike Stern, Larry Coryell, Bobby McFerrin y Branford Marsalis, entre muchos otros.