18/10/2016 testimonios

Polmica por el Operativo Aprender: voces a favor y en contra

En algunos casos tomaron las escuelas por considerar que "la evaluación fue estandarizada" y en otros obtuvo acatamiento porque "está bien que sepamos dónde estamos parados".

Operativo Aprender: Lo necesitamos para saber hacia dnde vamos

"La evaluación fue antinatural y el multiple choice (preguntas de opción múltiple) no da lugar a que el estudiante responda y argumente", dijo a Télam Manuel Ovando, alumno del Lenguas Vivas, donde la mayoría de los estudiantes decidió faltar para no someterse al operativo.

El también vocero del Centro de Estudiantes de esa escuela explicó que "la prueba no tenía contenido pedagógico", por lo que aquellos alumnos que decidieron ir "intervinieron los exámenes con leyendas como 'Mayor presupuesto para educación' o cosas por el estilo para que no tuviera valor".

Por su parte Lucía, alumna del Carlos Pellegrini, consideró que "está bien que sepamos dónde estamos parados. La evaluación fue fácil".


Federico, alumno e integrante del Centro de Estudiantes del mismo colegio, opinó por el contrario que "el operativo no sirve para mejorar la calidad educativa".

"Del total de los alumnos el 70 por ciento rompió la prueba y sólo el 30 por ciento la hizo. No estamos de acuerdo con las pruebas estandarizadas, porque no tienen en cuenta el contexto del aprendizaje", dijo en diálogo con esta agencia.

Por su parte Lautaro, alumno de la Escuela Normal Antonio Mentruyt (ENAM) de Banfield, donde desde el viernes más de 150 estudiantes, padres y docentes permanecen en el establecimiento en contra del operativo, señaló que se trató de un examen "estandarizado y externo, que no toma en cuenta la opinión de los docentes de cada Institución educativa ni los distintos ámbitos económicos, sociales y culturales".

Docentes cortaron Acoyte y Rivadavia en repudio al operativo Aprender

"Además creemos que es una desfinanciación del PBI que se destina a la educación, ya que se perjudica a los docentes quitando horas de trabajo y como estudiantes no se nos deja desarrollar una verdadera opinión", apuntaron los estudiantes de esa escuela en un comunicado.

En tanto Camilo Young, hijo de los periodistas Geardo "Tato" Young y Lorena Maciel, habló con su madre durante el segmento que conduce en TN, de 10 a 13: "Me fue bien en la prueba, no fue difícil", dijo.

"Era múltiple choice y también teníamos que responder algunas preguntas sobre nosotros, nuestra casa, cómo la pasábamos en el colegio, si nos va bien en matemáticas o en lengua. Había algunas preguntas difíciles, pero las tuve que responder", expresó.

Y completó: "Eran 24 consignas y no le podíamos preguntar a las maestras. En matemáticas tardé más que en lengua, pero no mucho".

Para la rectora del Mariano Acosta, Raquel Papalardo, la evaluación "no es una foto, sino un proceso".

"La prueba resultó bastante deficiente porque de 100 alumnos de sexto grado, vinieron 11 a hacerla: los chicos respondieron de maneras diferentes, pero para anular la evaluación", contó a Télam Papalardo.

La rectora señaló que en esa escuela "los chicos fueron por la asistencia".

"Aplicamos la directiva del Ministerio de Educación: la escuela estaba abierta, el material estaba disponible y cumplimos con lo que nos indicaron", informó.

Respecto a la ponderación de la prueba, Papalardo comentó: "Yo no he visto (el cuestionario). Me contaron que hubo preguntas capciosas, era multiple choice, no había juicio crítico, e inclusive era multiple choice para el cuestionario de Ciencias Sociales: no se puede evaluar así".

Además, "la prueba estaba descontextualizada de la institución en la que era hecha y la tomaba una persona a la que los chicos no conocían. La evaluación no es una foto, es un proceso", sostuvo.

"No sé qué resultados tendrán, pero desde el criterio institucional, tiene poco valor", evaluó la rectora del Colegio en el que mañana el ministerio de Educación tomará prueba a los alumnos de quinto año, en ambos turnos.

En tanto, el 80 por ciento de los alumnos de sexto año de escuelas primarias de los distritos escolares 7, 8 y 11 de la Ciudad de Buenos Aires que debían ser evaluados faltó a sus respectivos colegios.

El rechazo al operativo se tradujo también en una "baja aceptación para desempeñarse como aplicador de la evaluación", cargo por el cual los docentes percibirían 1.000 pesos.