17/10/2016 en la Ciudad

Lanzaron una campaa de recoleccin y reciclaje de chatarra electrnica

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad comenzó una campaña intensiva, cuyo objetivo es ofrecer la posibilidad de descartar en forma adecuada esos residuos peligrosos domiciliarios y reciclar aquellos componentes que puedan ser reutilizados.

Esos equipos son desechos peligrosos porque los materiales contenidos en placas y circuitos -inofensivos durante su vida útil- pueden liberar tóxicos al suelo y a las napas de agua subterráneas, explicaron desde esa cartera.

"Cerca del 90 por ciento de los componentes de estos aparatos se puede reciclar, en especial, plásticos y metales como oro, plata, cobre y aluminio, como una forma de 'minería urbana' que reduce la necesidad de extraer esos recursos de la naturaleza”, afirmó el ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Eduardo Macchiavelli.

Además, “una pequeña fracción de estos equipos tiene componentes peligrosos, que deben ser gestionados adecuadamente", agregó.

La campaña se realizará hasta el viernes en la esquina de Reconquista y avenida Corrientes y continuará luego del 24 al 28 de octubre en la Plazoleta La Juvenilla, Marcelo T. de Alvear y Florida, siempre de 9 a 14.

Allí se recolectarán aparatos de informática y comunicación como netbooks, notebooks, teléfonos celulares con sus accesorios, tablets, Ipods, cámaras de foto y video, radios portátiles, teléfonos inalámbricos y fijos.

También se recibirán walkmans, teclados, mouse, relojes, controles remotos, reproductores de DVD, MP3, MP4, MPGE, videojuegos, parlantes, auriculares y dispositivos de bluetooth, cargadores de celular, pendrives, micrófonos, webcams, calculadoras, videojuegos, consolas de videojuego, módems, discos rígidos externos, CPUs y monitores de computadora.

Se receptarán además pequeños electrodomésticos como planchas, minipimers, licuadoras, planchitas y secadores de pelo, depiladoras, afeitadoras, cafeteras, jugueras, tostadoras, exprimidores, procesadoras, batidoras, molinillos, licuadoras, juguetes y herramientas eléctricas.

La equipos electrónicos acopiados serán enviados a la cooperativa "Reciclando Trabajo y Dignidad", que seleccionará aquellos que pueden ser reutilizados, mientras que los restantes serán desmontados: las piezas reciclables se enviarán a empresas que puedan darles un nuevo uso y los componentes peligrosos serán tratados de manera segura.

En el marco de la misma campaña, durante 2015 se recolectaron 2.450 aparatos, lo que representó 4,5 toneladas de chatarra electrónica.

Y en lo que va de 2016, se receptaron ya 8.882 aparatos (14,7 toneladas), lo que representa un crecimiento del
227 por ciento comparado con 2015, según informó la cartera.

Anualmente los argentinos desechan más de 290.000 toneladas de aparatos eléctricos y electrónicos, lo que representa un promedio de 2,5 kilos de aparatos por habitante. Ese tipo de residuos constituye la variedad que más crece en todo el mundo.

Los aparatos eléctricos y electrónicos forman parte -junto a pinturas, solventes, productos de limpieza, pilas, luminarias, neumáticos, aceites vegetales usados y medicamentos vencidos- de los residuos especiales de generación universal.

Se trata de desechos que revisten alguna característica de peligrosidad pero que, por ser generados en los hogares, no están alcanzados por las normativas de residuos peligrosos y deben ser gestionados de manera diferenciada.

La amenaza que representan se debe a la presencia de una o más de estas características: explosividad, inflamabilidad, combustión espontánea, reactividad con el agua o el aire, toxicidad aguda y crónica, infecciosidad, corrosividad y ecotoxicidad, entre otras.