10/10/2016 Teatro Coliseo

Manu Katch ofreci una intensa noche de jazz junto a su banda

El baterista francés de jazz ofreció un concierto al frente de su banda, en su primera visita solista al país y en la que estuvo presentando su último trabajo “Unstatic”.

El baterista francés de jazz, Manu Katché, que ganó popularidad al integrar superbandas como la de Sting y Dire Straits ofreció un concierto al frente de su banda, en su primera visita solista al país y en la que estuvo presentando su último trabajo discográfico, “Unstatic” en el marco del ciclo "Jazz Nights" que organiza el teatro Coliseo, donde se desarrolló el show.


Acompañado por su banda habitual, compuesta por Ellen Wang en contrabajo, Tore Brunborg en saxo soprano y alto, Luca Aquino en trompeta, Jim Watson en piano y teclados y él en batería, el combo de depurada técnica y buen gusto musical, con intérpretes de alto vuelto, ofreció un concierto en el que manejó una base sensorial fuerte y texturas amplias en las que trompeta y saxo coincidían.

El quinteto de Katché parece conocerse a la perfección y con temas abiertos por el piano, se despliegan más tarde variaciones conjuntas con buen groove y atentas líneas melódicas que en medio dan paso a improvisaciones, nunca cansadoras ni excesivamente extensas sino que sirven para colocar el tema en nuevas dimensiones, que luego son retomadas en parte cuando el combo vuelve a sonar en conjunto.

Increíble trabajo del pianista Jim Watson, así como delicadas y atmosféricas líneas del trompetista Luca Aquino dan coloratura a una idea musical, donde la batería está presente con el particular modo aguerrido de Katché aunque sin divismo.

 Considerado uno de los mejores bateristas a escala planetaria de la actualidad, Katche viene de presentar este flamante material en julio pasado en el Festival de Montreaux y es el autor de los temas de su banda, que ofrece un panorama musical que no desdeña una marcación intensa sobre la que juegan muchas veces los solistas, ajustándose a rítmicas negras como el soul y el funk y cierta psicodelia que nace quizás del órgano que a veces toca Watson.

Katché en la batería es un tipo de carácter, que hace sonar bombos y platillos siguiendo las líneas melódicas de las interpretaciones o sostiene desde atrás y con el bajo la estructura sobre la que los otros se mueven, aunque su rol nunca es pasivo ni tampoco invasivo.

De a momentos el quinteto funciona como un trío clásico de jazz y entonces, el contrabajo de Wang parece tomar densidades livianas y bailables y el piano se permite juegos intrincados y veloces que sigue la batería en perfecto entendimiento para sumergirse en líneas más impresionistas, en otro de los abanicos sonoros que puede ofrecer el combo.