05/10/2016 República Dominicana

Un funcionario de la ONU afirmó sobre las drogas: “El prohibicionismo no es el camino”

Así lo aseguró Aldo Lale-Demoz durante la apertura de la VI Conferencia Latinoamericana y I Caribeña sobre Políticas de Drogas, que se desarrolla en Santo Domingo, República Dominicana.

Por Lucía Toninello

Enviada especial

El director ejecutivo adjunto de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (Unodc), Aldo Lale-Demoz, afirmó este miércoles en la apertura de la VI Conferencia Latinoamericana y I Caribeña sobre Políticas de Drogas que el prohibicionismo y la sanción “no son el camino” para terminar con el flagelo de las drogas.

“Hace unos 30 años, la problemática de las drogas se veía de forma muy simplista y reforzaba la figura de la policía para castigar y controlar el tráfico, pero luego muchos países, sobre todo los latinoamericanos, empezaron a levantar sus voces señalando que se trataba de un tema más complejo”, explicó a Télam el referente de la ONU, quien participó del encuentro que se realizará hasta mañana jueves en Santo Domingo, República Dominicana, junto a funcionarios, especialistas y académicos de 40 países de la región.

Lale-Demoz recordó que en el mundo “unas 250 millones de personas de 12 a 65 años consumen o consumieron alguna vez algún tipo de drogas, por lo que estamos hablando de un problema que involucra a los 192 países y sus diferentes culturas y legislaciones”.

“La comunidad internacional dio un paso importante en los últimos años al reconocer que el uso de drogas y sus complicaciones conexas -VIH, hepatitis C, sobredosis- son asuntos que deben abordarse en primer lugar por el sistema de salud pública”, dijo.

Y continuó: “Sabemos que el prohibicionismo no es el camino y no lo decimos sólo nosotros, sino todos los Estados miembro, por eso abogamos por la abolición de enfoques orientados a la sanción e impulsamos acciones arraigadas en el derecho a la salud y los derechos humanos”.

Consultado por el rol que debería cumplir la justicia, Lale-Demoz apuntó que "debería dedicarse a perseguir y castigar los delitos realmente graves, como el narcotráfico, la corrupción o el tráfico de personas, en lugar de dedicar tanto esfuerzo a perseguir al consumidor o al traficante de barrio, que deben tener un tratamiento diferenciado”.

“Las estrategias están evolucionando y la Argentina en este momento está jugando un rol importante a nivel mundial, con una participación muy activa y una posición muy clara en cuanto a centrar las políticas en el ser humano”, remarcó.

Y concluyó: “Si queremos lograr resultados concretos debemos poner a la persona en el centro de toda política y eso significa promover el Estado de derecho y aplicar estrategias, programas y políticas de drogas eficaces, justas y humanas”.

Por su parte Pablo Cymerman, coordinador ejecutivo del consorcio Confedrogas, organizador de la conferencia, coincidió y señaló que “las actuales políticas de control de drogas no hicieron más que profundizar la exclusión y continúan reforzando el estigma, la discriminación y los abusos que afectan a los usuarios de drogas”.

“El enfoque punitivo causó efectos devastadores y no logró disminuir el consumo de sustancias, mientras que aumentó los niveles de violencia y fortaleció el crimen organizado”, añadió.

El también responsable de Relaciones Institucionales de la asociación civil Intercambios consideró que los gobiernos destinaron “una cantidad desproporcionada” de recursos a las políticas represivas “en perjuicio de dirigir esfuerzos a mejorar la condición humana”.

“Es necesario priorizar respuestas desde la salud pública antes que desde el sistema penal”, completó.

En ese sentido Víctor Terrero, director ejecutivo del Consejo Nacional para el HIV y el sida de República Dominicana, quien también participó de la ceremonia inaugural, pidió “no discriminar a los usuarios de drogas” y remarcó la necesidad de modificar la ley sobre Drogas y Sustancias Controladas.

“Recordemos hoy y siempre que la igualdad y la no discriminación son la clave para lograr una sociedad justa y equitativa, y pensemos y actuemos con la convicción de que podemos ser parte de esta transformación”, convocó.