01/10/2016 Jujuy

El gobernador Morales defendió el “coqueo” y aseguró que no significa drogarse

"Afirmar que el coqueo es casi drogarse es como afirmar que el que come uva es un alcohólico", consideó Gerardo Morales.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, aseguró que masticar la hoja de coca no significa drogarse y que forma parte de una herencia milenaria que representa la identidad del norte argentino y de toda la América Andina, tras la polémica suscitada por un test a choferes que dio positivo a esa sustancia.

"Afirmar que el coqueo es casi drogarse es como afirmar que el que come uva es un alcohólico", comparó el gobernador jujeño.

En un comunicado oficial, Morales planteó que, "para que la hoja de coca se convierta en cocaína, hace falta un proceso químico con precursores al igual que (para que) la uva se convierta en vino: hay que ser muy inculto para afirmar eso del coqueo".

El gobernador expresó que "masticar hojas de coca es una costumbre ancestral de los pueblos indígenas, perdura en nuestros días y hace una práctica en toda la sociedad jujeña".

También "es un recurso de espiritualidad sagrada, es una forma de vincularnos con la tierra y con la energía, (y) posee diversas cualidades alimenticias y medicinales".


Jujuy "es un territorio con una gran riqueza cultural y, cuando hablamos de nuestras tradiciones y costumbres, así como profesamos un profundo respeto por la Madre Tierra, también tenemos el hábito de coquear", dijo. 

"Durante el ritual a la Pachamama, las hojas de coca son una ofrenda que nos acompaña en ese momento tan espiritual ¿Por qué algunos condicionan nuestra práctica y nuestra cultura ancestral?", cuestionó.

Morales advirtió que Naciones Unidas acepta el consumo de hoja de coca y manifiesta que no es una droga; asimismo, la Organización Mundial de la Salud sostiene que el masticado de la hoja de coca no daña la salud.

El Gobernador reivindicó que la Ley Nacional Nº 23.737, de competencia penal en materia de estupefacientes, dice en el artículo 15: “La tenencia y el consumo de hojas de coca en su estado natural destinado a la práctica del coqueo o masticación, o a su empleo como infusión, no será considerada como tenencia o consumo de estupefacientes”.

"En 2014, defendí en el Senado el consumo de la hoja de coca. Hoy lo sigo y lo seguiré haciendo. ¡Viva el coqueo y la #Pachamama!", finaliza el escrito en el que el gobernador jujeño buscó refutar a quienes cuestionan la legalidad del coqueo.
etiquetas