29/09/2016 Tlam en Azerbaiyn

Slo la educacin preservar el desarrollo y la paz mundial, se afirm en el Foro Humanitario de Bak

Por Rodolfo Pousá (*)

Más de 400 invitados especiales, entre los que se encuentran trece premios Nobel, deliberaron en la apertura del Foro Internacional Humanitario que se realiza en Bakú, la capital de Azerbaiyán, para aportar ideas que tiendan puentes para el diálogo intercultural, interreligioso y entre civilizaciones que propendan al entendimiento de los pueblos.

Al abrir las deliberaciones, el presidente Ilham Aliyevi planteó la situación de tensión por las diferencias culturales y sobre todo religiosas que hoy se advierten en distintas regiones del mundo como resultado de las migraciones en Oriente Medio, en particular con foco en Europa. Según el mandatario de Azerbaiyán, "de no encontrarse una solución al problema, se corre el riesgo de tener que enfrentar graves situaciones".

Aliyevi destacó que su país es actualmente un ejemplo del dialogo entre las civilizaciones, y remarcó "que entre las regiones donde no hay controversias entre las distintas culturas y religiones, Baku es una de ellas".

El mandatario local, que ejerce un mandato con reelección indefinida desde octubre de 2003 y que fue reelegido en 2013 con el 84,5% de los votos, aprovechó el escenario internacional del Foro para exponer el diferendo que mantiene con Armenia por la zona de Nagorno Karabaj, conflicto que nació tras la caída de la Unión Soviética y que constituye un polvorín en el Cáucaso Sur.

Aliyevi reiteró en cinco oportunidades el reclamo de reintegro de los 11.500 km2, ocupados por una población de mayoría armenia, y puntualizó que las resoluciones de la ONU, desoídas por el gobierno armenio, favorecen a su país. Esta reiteración resultó excesiva para algunas delegaciones, que si bien comprenden el uso de la oportunidad internacional para exponer el conflicto, señalaron que el foro tiene otro objetivo bien definido, que es propender al diálogo intercultural e interreligioso entre los pueblos.

Todos los oradores coincidieron en exponer las diversas crisis que afectan a múltiples regiones. Por supuesto la pobreza, el atraso en el desarrollo socioeconómico, la distancia cada vez mayor con las grandes potencias en los avances tecnológicos, y la desesperación de los pueblos que migran para escapar de las guerras focalizadas fueron algunos de los tópicos sobre los cuales todas las delegaciones coincidieron en reclamar urgentes soluciones.

El uso de la pobreza, la falta de oportunidades para el crecimiento, junto con principios presuntamente religiosos y culturales, en especial los provenientes del islamismo, suelen ser argumentos que los grupos más radicalizados del terrorismo utilizan para captar y adoctrinar a seguidores fundamentalistas, según expresaron algunos de los oradores, que remarcaron que se está haciendo uso de las nuevas tecnologías de la comunicación para lograr un adiestramiento para la violencia.

Existe el convencimiento, según se desprende de los mensajes escuchados aquí, que los miembros de las tres grandes religiones (judaísmo, cristianismo, islamismo) tienen una enorme responsabilidad en el sinuoso y largo camino para lograr un conocimiento profundo, por parte de los pueblos, que permita tolerar y comprender a sus semejantes por más distancia que haya en los comportamientos culturales de las distintas civilizaciones.
Sin embargo, fue Swami Jyothirmayah, líder espiritual de Sri Sri Ravishankar, quien afirmó, sin artilugios dialécticos, que la educación era el único camino por seguir. Fue lapidario al subrayar que "sin educación no hay desarrollo ni progreso" y fue tajante en su cierre: "Sin educación no habrá paz".

Llamó la atención, sin embargo, la posición que expuso el ex presidente de Croacia, Stjepan Mesic, quien responsabilizó duramente a los medios y periodistas independientes por la difusión de la información que, consideró, contribuye al aumento de la tensión entre las civilizaciones, y afirmó que los medios y periodistas independientes manipulan a la opinión pública.

Mesic intentó transitar por los mismos caminos de los otros oradores, llamando a la necesidad del conocimiento de las culturas y religiones entre las civilizaciones, pero regresaba reiteradamente a responsabilizar a los medios y a los periodistas independientes por las tensiones que se advierten entre distintas culturas.

El mensaje del ex presidente croata sonó a un intento de buscar la regulación de la información, concretamente "censura", propuesta que tiene algunos seguidores entre los asistentes al Foro, pero todavía son más fuertes quienes sostienen el principio de "tolerancia" que impulsaba el pensamiento de Voltaire y que su biógrafa Evelyn Hall sintetizó en la conocida expresión: "No comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo".

La ciudad de Bakú, que exhibe hoy modernos edificios que se mezclan con los que quedaron de la época en que estaba bajo dominación soviética, aparece al visitante como una metrópolis de anchas avenidas donde se advierte el desarrollo económico proveniente de sus recursos petroleros, y es una vez más la sede del Foro Internacional Humanitario, del que saldrán propuestas y recomendaciones para lograr tender puentes entre las distintas culturas y religiones que acerquen a los pueblos a fin de propender a la interrelación de las civilizaciones en pos de un desarrollo armónico que garantice la paz y la seguridad mundial.

(*) Presidente de la Agencia Télam