21/09/2016 Vaticano

Fernndez Amuntegui: "Para el Papa, su viaje a Argentina, Chile y Uruguay es una unidad"

El embajador chileno ante el Vaticano reveló que eso le confesó Francisco. Y además defendió el proyecto de ley que se discute en su país para despenalizar el aborto en tres casos específicos.

Por Corresponsal

El embajador chileno ante el Vaticano, Mariano Fernández Amunátegui, reveló que el papa Francisco le confesó que "el viaje a Argentina, Chile y Uruguay es una unidad", y defendió el proyecto de ley que se discute en su país para despenalizar el aborto en tres casos específicos.

"El Papa me dijo que para él el viaje a Chile, Argentina y Uruguay es una unidad", afirmó Fernández Amunátegui en entrevista con Télam en El Vaticano, donde presentó las cartas credenciales como nuevo representante diplomático al Pontífice el pasado 1 de septiembre.

Según afirmó el diplomático, la "prioridad" de su trabajo "será que el papa visite Chile". "Entendemos perfectamente que la visita a nuestro país está unida indisolublemente a la primera visita que haga el Papa a su país natal", remarcó.

"Con toda paciencia estamos esperando la decisión papal de su viaje a la Argentina y en el momento que se sepa eso sabemos que va a viajar a Chile. Me lo dijo él mismo en audiencia privada, que el Cono Sur, Argentina, Chile y Uruguay, era para él una unidad de viaje", relató Fernández Amunátegui, ex embajador en Alemania, Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos.

El diplomático explicó que tiene "esa prioridad de trabajo", pero que igualmente hay "tranquilidad, esperando que él decida". "Lo ha invitado la Presidenta, está invitado por la Conferencia Episcopal de Chile y tanto mi antecesora como yo le hemos reiterado la invitación", añadió el también canciller entre 2009 y 2010.

Además, enmarcó su misión dentro del "gran entusiasmo" que hay en su país por el papa Francisco.

De todas formas, según el diplomático -que fue embajador chileno ante la Unión Europea-, en su país hay "plena comprensión de que el Papa tiene que poner acentos en lugares de crisis que no es América latina".

"Entre lo que está ocurriendo en Oriente Medio, en África, en el Mediterráneo, nosotros somos objetivamente un continente de paz. Tenemos crisis, como en Venezuela, o la situación en Brasil que no es grata, pero dentro de márgenes extraordinariamente tranquilos comparado con lo que está ocurriendo en otras partes del mundo", afirmó.

Sin embargo, el embajador de 71 años expresó que "la visita no solamente tiene la importancia de que nos visitaría un Papa latinoamericano y argentino, sino que tiene importancia por las definiciones de cómo el Papa ha fijado su misión, sus principios y sus valores".

"Sobre todo en la encíclica Laudato Si' tiene una importancia en todos los países y en el nuestro también. Chile es un país de una geografía extremadamente sensible y un medioambiente muy frágil y por lo tanto estos principios papales son muy importantes", expresó.

"Pero también hay otra razón: nosotros tuvimos la visita de Juan Pablo II en 1987, que fue una visita muy manipulada por la dictadura militar, pero a pesar de eso la presencia del Papa fue una llamarada en la juventud, que la mantuvo durante un tiempo importante en temas de valores significativos, evitando esa ramplonería que en ciertos sentidos está dominando parte del mundo contemporáneo", rememoró.

En ese marco, Fernández Amunátegui fue optimista en que existen "las expectativas de que la visita por un lado encante también a la juventud. Va a movilizar mucha gente y eso nos interesa: que levante a los espíritus. Que signifique también un apoyo a la Iglesia Católica y a la gente con fe respecto del futuro, los derechos por los que luchamos, la desigualdad".

"Estamos trabajando y haremos un frente común con Argentina y Uruguay tranquilamente", agregó.

Fernández Amunátegui opinó además sobre el proyecto de despenalización del aborto en tres casos específicos (peligro para la vida de la mujer, inviabilidad fetal y embarazo por violación) que se discute en su país y contra el que el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, presentó un millón de firmas.

"Nosotros estamos todos contra el aborto pero entendemos que despenalizar en tres casos muy específicos es una contribución social importante porque estas cosas ocurren y ocurren por circunstancias trágicas", explicó el diplomático a Télam.

"Creemos que es una manera de hacer rígidos los procesos de abortos clandestinos que hay en nuestros países. Creemos que es lo más racional y es una manera de defender la vida. Lo que no podemos ignorar es cómo ha ido avanzando el mundo y qué es lo que ocurre hoy día con la ciencia. Estamos contra el aborto y despenalizamos tres situaciones", aseveró.