02/08/2016 opinin

El aborto es el peor crimen que puede cometer el hombre contra su especie

El tema del derecho al aborto volvió a la agenda del Congreso con la presentación de un nuevo proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), y se sumó el presidente Mauricio Macri, quien se manifestó a favor de la vida, al respecto opinó para Télam Olga Muñoz de Familias por la Paz, organización que se opone a esta práctica.

Por Olga Muñoz Ovando (*)

La asociación Civil FAMPAZ no comparte el "aborto= matar bebes en el vientre materno", porque no lo considera un acto humano, sino un atentado violento a la armonía de la creación, donde cada hombre tiene su lugar desde la eternidad. Nuestra postura es proteger la vida, creemos que como seres inteligentes, todos estamos llamados a la preservación y cuidado de la naturaleza en su totalidad, no excluimos la ecología humana.

Modernos avances científicos demuestran que la vida comienza en la concepción, al unirse un óvulo y un espermatozoide, allí se imprime en el nuevo ser humano, la carga genética que lo acompañará hasta su muerte natural definiéndose el color de piel, de ojos, carácter, enfermedades, etc.

El aborto, es el peor de los crímenes que puede cometer el hombre contra su propia especie. Esta injusticia despiadada, "sentencia a muerte dolorosa sin juicio previo, a un inocente" que ni siquiera tiene voz para defenderse. Matar existe en la intención humana desde la caída del hombre, en la tentación de destruir la creación y autodestruirse él mismo. Esta campaña lo demuestra, al tratar de imponer la pena de muerte.

Pretender que sea legal, es desatar una guerra inédita, las guerras no tienen propaganda previa, como esta que hoy persigue a los niños. El congreso de EEUU recientemente se vio cuestionado y fue de público conocimiento la cifra millonaria que año a año entrega para hacer propaganda sobre el aborto, para expandir la práctica en toda Latinoamérica. Se sabe que el aborto mueve cifras millonarias, siendo un gran negocio.

"Anticonceptivos para no abortar, aborto legal y gratuito para no morir." slogan que encabezó la presentación de un proyecto de aborto. Esta ideología apasionada, va al sentimiento pero excluye el razonamiento y la verdad. Su objetivo es confundir con afirmaciones sin investigación, sin asesoramiento científico, ni constitucional. En nuestro país el nuevo código penal sigue considerando el aborto un delito.

Decia Sófocles, poeta griego 495 AC, sobre el aborto: "No he creído que tus decretos, como mortal que eres, puedan tener primacía sobre las "leyes inmutables de los Dioses".

Mahatma Gandhi: "A mí me parece "claro como la luz del día", el aborto es un crimen".

Científico Jerome Lejeune: "Si el ser humano no estuviera definido desde la fecundación, entonces la fecundación extra corporal y la transferencia de un óvulo fecundado sería imposible. Es una verdad experimental, "aunque no apruebe esta manipulación".

Madre Teresa dijo: "Permitir a una madre matar a su propio hijo es permitir que nos matemos unos a otros".

El uso de anticonceptivos en Argentina es ya de "venta libre y existen instituciones que los facilitan "gratuitamente". Es conocido que existe un gran interés, por parte de los poderosos del mundo, para que nuestro país, este cada vez más despoblado, quizás para llevarse de él lo que quieran. Nuestra tierra es fértil, tenemos la mayor reserva de agua dulce del mundo y minerales costosísimos bajo nuestro suelo, es una joya muy valiosa, para quienes manejan el poder económico mundial. Mientras el aborto no sea legal, los anticonceptivos llegarán a nuestras mujeres en edad fértil. Su entrega es gratuita, pero los pagamos todos, las grandes farmacéuticas lo cobran al estado, quien también paga las enfermedades que las hormonas que contienen, producen en las mujeres. Estudios científicos demostraron que producen 6 veces más casos de trombosis, enfermedades coronarias, cáncer, etc.

El proyecto dice que sea legal para no morir, afirmando que más de 500.000 mujeres se hacen abortos "arriesgando sus vidas porque no es legal". No existen estadísticas por muerte de aborto, en el país. La única información procede de la policía ya que los delitos son denunciados, el número es escasísimo. En simple cuenta de sumas y restas entre mujeres en edad fértil, veremos que la propaganda miente. "En EEUU donde es legal, estadísticas de diez años, demuestran que aumentaron las muertes. Entonces que sea legal no disminuye el peligro de muerte en las mujeres.

¿Seguro para favorecer a quién? En argentina es un delito excarcelable para la mujer, solo la clínica recibe pena. En este acto quirúrgico de alto riesgo, siempre existe "un muerto seguro el bebé", a veces su madre. No podemos juzgar a la mujer, no sabemos que la lleva a tomar esa decisión. En su búsqueda de liberarse de Alguien, un dolor profundo aprisionara su corazón para siempre. El "Síndrome post Aborto", que al igual que el síndrome post guerra, post Malvinas….será una presencia constante en su corazón, y en su mente, que le impedirá desarrollar una vida social, psicológicamente normal. Lamentablemente los protocolos existentes en nuestro país, no mencionan este drama. Legal o no matar deja huella, agravada por el vinculo, de matar al propio hijo. En los veteranos de guerra, se estudio este trauma, que muchas veces lleva al suicidio. Así sea legal el aborto nunca es seguro. Algo que aprisiona, en lugar de liberarla deja de ser un derecho de la mujer.

Un "aborto nunca es gratuito, siempre existe "alguien" que lo paga, las clínicas no son obras de caridad, cobran sus servicios. En sistemas de salud privados o en hospitales públicos lo pagamos todos los contribuyentes, y vemos avasallados nuestros derechos ciudadanos, a poder pensar diferente. Entonces matar bebés es peligroso, cuesta dinero, salud mental y es autoritario.

No creemos que la solución a las muertes maternas por aborto clandestino sea la legalización del aborto. Creemos que hay que "salvar las dos vidas, madre e hijo, deben protegerse, contenerse y encontrar soluciones positivas para ambos, evitando que la única opción sea matar al propio hijo. El estado aun tiene esta deuda ciudadana sin solucionar, educar puede ser una salida.

(*) Presidenta de Asociación Civil FAMPAZ (familias del mundo unidas por la paz). Periodista especializada en bioética.
etiquetas