24/07/2016 crowdfunding

El gobierno avanza con la regulacin del financiamiento colectivo a travs de internet

El gobierno nacional enviará en las próximas semanas al Congreso un proyecto de ley para regular la actividad de financiamiento colectivo a través de internet, conocida como 'crowdfunding", que se transformará en una alternativa más de inversión para distintos tipos de proyectos, como inmobiliarios, productivos, e incluso artísticos, justo cuando se acaba de poner en marcha el blanqueo de capitales.

"Para el Gobierno es prioridad la regulación del financiamiento colectivo, porque es un método de inversión alternativo, y hay muchos capitales del exterior que quieren invertir en Argentina", aseguraron a Télam, fuentes cercanas a la ronda de consultas que se hizo desde el Poder Ejecutivo entre abogados, agentes del mercado de capitales y empresarios con plataformas en internet que vienen trabajando con el crowdfunding.

En un estudio sobre el tema, los abogados Eduardo Fabier Dubois y Lucía Spagnolo, sostuvieron que "el crowdfunding, como sistema de captación de fondos masivos por internet para nuevos proyectos con finalidades benéficas, de apoyo a emprendedores, de préstamo o de inversión de riesgo, debe ser apoyado y fomentado como modo de financiación a bajo costo"

Aseguraron que "conforme con el nuevo Código Civil y Comercial, la celebración de contratos por la web tiene pleno valor legal, lo que incluye al financiamiento colectivo".

Por su parte, el especialista en mercados de capitales y fondos de inversión, Martín Paolantonio, sostuvo en un artículo de su autoría que "un rol clave corresponde a la regulación de los portales de internet, como conducto o intermediario típico en la financiación colectiva, de modo que aquéllos puedan cumplir con algunas de las funciones propias del intermediario tradicional, en el marco fáctico propio del crowdfunding".

Explicó que "el portal debería ser un sujeto registrado ante la Comisión Nacional de Valores, quien claramente cuenta con facultades reglamentarias a tal fin", y consideró que "la recepción reglamentaria de la financiación colectiva ha de proveer un marco limitado, pero significativo, de información sobre el proyecto".

Una de las pocas experiencias existentes en Argentina, de financiamiento colectivo ligada al sector inmobiliario, ya alcanzó US$ 1 millón desde su puesta en marcha en febrero último.
Se trata de Bricksave, una plataforma de crowdfunding inmobiliaria que permite a sus miembros comprar colectivamente propiedades de lujo en todo el mundo y compartir los ingresos de alquiler, así como una parte proporcional de los beneficios una vez que la propiedad se venda después de cuatro años.

Los participantes pueden invertir desde US$ 2.500, y luego mantener un seguimiento de su inversión a través de su cuenta en línea de Bricksave, que se hace cargo de la totalidad de la administración, y que, según sus estimaciones, puede alcanzar un rendimiento entre 8% y 13% anual en moneda extranjera.

"Es un mercado virgen que no tiene regulación", señaló a Télam, la directora de operaciones de Bricksave Argentina, Sofía Gancedo, quien precisó que la compañía cuenta con "un portafolio de 70.000 propiedades en todo el mundo, que se van ofreciendo de a poco a los inversores".

Explicó que en el país empezaron "en febrero de este año con propiedades en Miami", y añadió que "la próxima a ofertar será en Nueva York, y después vendrán otras en San Pablo, Buenos Aires y Londres".

"No nos interesa el inversor de US$ 100.000, sino el que maneja un taxi pero tiene unos ahorros, y nosotros le damos la posibilidad de acceder al mercado inmobiliario de lujo del mundo, que es un segmento menos frágil a las crisis económicas", destacó Gancedo.

Puntualizó el modelo de financiamiento colectivo a través de internet, "es atractivo para generar obras de infraestructura y para inversiones en general", y estimó que "se requiere una regulación de este sistema, que incentive el ingreso del inversor pequeño, que no sea complicado pero a la vez lo proteja".