23/07/2016 Libro

Cristian Godoy: "Me interesa elegir personajes que no van a lograr encajar nunca"

Los diez relatos que configuran "Ruidos molestos", el tercer libro de cuentos de Cristian Godoy, se mueven por silencios, secretos, deseos ocultos, sugerencias y estrategias que, muchas veces irónicas, le escapan al desenlace cerrado y dejan una sensación de ambigüedad más parecida a la realidad que al mundo de la ficción.

Por Juan Rapacioli


Publicado por Editorial Conejos, el libro propone, de alguna manera, dos niveles de lectura: uno en donde transcurren las acciones de personajes "normales" que se relacionan dentro de diversas instituciones -familia, colegio, amigos, trabajo, pareja-, y otro donde se tejen especulaciones, diálogos internos, secretos que incomodan y ponen en duda la noción de normalidad.

La vida escolar, la intimidad de los amigos, los secretos laborales, la homosexualidad que se oculta, las cosas que se piensan pero no se dicen, entre otros elementos que se cuelan por las grietas de las convenciones sociales le dan forma al nuevo libro de Godoy que, si bien avanza con cierto humor, deja entrever un costado donde las situaciones no parecen tener arreglo.

Cristian Godoy (Buenos Aires, 1983) publicó los libros de cuentos "Galletitas importadas" y "Santa Rita"; la plaqueta "Una linda mujer" y la novela "Campeón", que obtuvo en 2011 el primer lugar en el Premio Municipalidad de San Salvador de Jujuy. En diálogo con Télam, el autor habló sobre el origen de su nuevo libro. "Me interesa elegir personajes que no van a lograr encajar nunca y hacerlos interactuar con otros que, por el contrario, están demasiado sobreadaptados", sostuvo.

- Télam: ¿Cómo nacieron estos cuentos?

- Godoy: Estos relatos los fui escribiendo a lo largo de casi tres años. Algunos tuvieron diferentes versiones, cambiaron varias veces de título y hasta de final. Nunca pienso un libro de antemano, ni escribo los cuentos siguiendo un eje o una temática en particular, tampoco repito los personajes. Voy acopiando material muy lentamente y, a medida que pasa el tiempo, comienzo a encontrar qué cuentos funcionarían bien entre sí, temas que son recurrentes, climas similares. Entonces sí, en una siguiente etapa, tal vez reescribo algunos fragmentos o corrijo para reforzar esos "diálogos" entre los textos.

- T: El colegio, el barrio, el trabajo, la familia y los amigos atraviesan los cuentos: ¿Qué es lo que te interesa narrar de las instituciones que conforman una sociedad como la nuestra?

- G: Las instituciones como el barrio, la familia y la escuela son grandes usinas de sentido común. Es donde escuchamos por primera vez y nos memorizamos los discursos que más adelante repetiremos como ideas propias. Es donde, por lo general, los vínculos se dan de manera forzada y donde aprendemos cómo funcionan las relaciones de poder. Lo que más me interesa de esos ámbitos es narrar el momento, a veces dura apenas segundos, en que ese discurso se resquebraja y queda expuesto con todas sus contradicciones. Me interesa elegir personajes que no van a lograr encajar nunca y hacerlos interactuar con otros que, por el contrario, están demasiado sobreadaptados.

- T: ¿El género cuento te sirve particularmente? ¿Te ayuda a contar historias de una manera determinada?

- G: El cuento es mi género preferido, también como lector. Creo que me ayuda a contar las historias, tal como sugiere la pregunta. Me ayuda a construir y sostener una tensión. Es una especie de predisposición a la hora de sentarme a escribir, aunque no me lo proponga de antemano. Mi escritura es "de aliento corto", como escuché decir alguna vez. Es un género que exige además dar siempre con la palabra justa; cualquier elección desacertada que uno tome como autor te tira todo el cuento abajo.

- T: ¿Qué autores considerás formativos?

- G: Más allá de lo que acabo de decir, y a riesgo de contradecirme, voy a elegir como formativo a un autor que no escribió cuentos: Manuel Puig. Admiro esa mezcla de crueldad y ternura bajo la cual mostraba a sus personajes, su sentido del humor y del melodrama, la construcción de las voces, que trabajara con géneros populares como el folletín y los elevara a categoría de literatura.
etiquetas