13/07/2016 opinión

Azerbaiyán es un puente cultural entre el Oriente y Occidente

Siempre es bueno encontrar las notas sobre la historia, cultura, cocina azerbaiyana en los medios de Argentina. Azerbaiyán – el país donde se reúne la tolerancia con la diversidad cultural, religiosa y lingüística. Azerbaiyán no solo es un país rico en los recursos energéticos, también por su naturaleza única, costumbres, tradiciones y por supuesto que por multiculturalismo.

Por Rahad Aslanov (*)

El año 2016 es el año de Multiculturalismo en Azerbaiyán, según el decreto del Presidente de Azerbaiyán Ilham Aliyev. Azerbaiyán es reconocido por la comunidad mundial como un país con una tradición nacional y cultural centenaria, y donde los representantes de varias naciones y confesiones viven en paz, ubicado en el punto de encuentro de distintas civilizaciones.

Azerbaiyán ha creado un centro internacional de multiculturalismo en 2014, como un paso determinado para promover los valores del multiculturalismo.

El establecimiento del Centro Internacional de Multiculturalismo de Bakú una vez más demuestra el compromiso del país con los principios de tolerancia.

Hoy Azerbaiyán, un país que estableció primera democracia secular en el mundo musulmán en 1918 y ofreció el derecho de voto a las mujeres en 1919, actúa para muchos países como un modelo para la coexistencia pacífica de los miembros de diferentes naciones y religiones.

Tolerancia y multiculturalismo en Azerbaiyán secular es un estilo de vida para más de 9.6 millones de personas viviendo en el cruce del Oriente y Occidente, y combinando las tradiciones y culturas. Pese al hecho de que la gran mayoría de la populación (cerca de 96%) del país es musulmana, los fieles de otras religiones gozan de libertad aquí, donde a menudo se puede ver funcionando libremente a las sinagogas judías, iglesias católicas y ortodoxas y otros centros religiosos. Hay 1300 mezquitas y más de 50 iglesias y sinagogas en Azerbaiyán.

Una de las mezquitas más antiguas del mundo, que fue construida en 743, está ubicada en antigua ciudad azerbaiyana Shamají. La primera iglesia había sido construida en Cáucaso en el pueblo Kish (Shaki, Azerbaiyán) por uno de los descendientes del apóstol Faddey (Tadeo) quien comenzó a difundir la nueva religión con la bendición del primer patriarca de Jerusalén Yegub.

El mayor asentamiento judío fuera del Estado de Israel es Qırmızı Qəsəbə (Pueblo Rojo) en Guba, distrito de Azerbaiyán. Tiene una población de 4000 habitantes. Mientras que los Judíos de Montaña han habitado en la región de Gubá al menos desde el siglo XIII, la creación formal de Krasnaya Sloboda (en ruso) se remonta al siglo XVIII, cuando en 1742 el khan de Gubá, Fatalí Khan, dio permiso a los judíos para asentarse y formar una comunidad libre de persecución al otro lado del río en la ciudad de Guba. Originalmente llamada Yevreiskaya Sloboda (Ciudad Judía), su nombre fue cambiado a Krasnaya Sloboda (Ciudad Roja) bajo el dominio soviético. En 2003 se inauguró nueva y la más grande sinagoga en Bakú.

Desafortunadamente, una parte importante de nuestro patrimonio cultural, incluyendo antiguas edificaciones, monumentos históricos, museos, mezquitas e iglesias en la región de Nagorno Karabaj y siete distritos adyacentes de Azerbaiyán, ocupada por la vecina Armenia, fue destruida. A diferencia, nosotros conservamos la herencia religiosa del pueblo armenio en la capital de Azerbaiyán, en Bakú, en el centro de la ciudad. Es más, la iglesia armenia fue restaurada y sigue estando donde fue construida. Pero, todas nuestras mezquitas en los territorios ocupados yacen en ruinas.

Nuestros ciudadanos de diferentes orígenes y religiones, quienes han vivido en el país en una atmosfera de tranquilidad, de relaciones fraternales de amistad por siglos, manteniendo su lenguaje y cultura, costumbres y tradiciones y aportando a la vida pública y política de Azerbaiyán, forman parte integral de la sociedad multiétnica y multireligiosa de Azerbaiyán. Estas comunidades desempeñan importante función en el proceso del desarrollo de nuestro país, comunicando al mundo las realidades de Azerbaiyán.

El 25-27 de abril de 2016 Bakú, la capital de Azerbaiyán, hospedó el 7° Foro Global de Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas, donde nuestro presidente Ilham Aliyev expresó: “Azerbaiyán por siglos fue un lugar donde las religiones, culturas y civilizaciones se reúnen. No sólo somos un puente geográfico entre el Oriente y Occidente, sino también somos un puente cultural. Por siglos los representantes de religiones y culturas vivieron en paz y dignidad en Azerbaiyán. La tolerancia religiosa, multiculturalismo siempre estuvo presente aquí. No había palabra “multiculturalismo”, pero las ideas siempre estuvieron presentes”. Efectivamente, Azerbaiyán tiene sus propios valores con respecto a la tolerancia y multiculturalismo y está dispuesta a compartir estos valores con todo el mundo.

(*) Encargado de negocios de la Embajada de Azerbaiyán en Argentina
etiquetas