26/06/2016 50 aniversario

Arturo Illia sufri una campaa de desprestigio por parte de los medios

Illia fue víctima del quinto golpe de Estado contra un jefe de Estado democrático durante el siglo XX, sufrió una campaña de desprestigio encabezada por las revistas semanales, de claro perfil político cultural, que homologaron al mandatario como la "tortuga" y al general golpista Juan Carlos Onganía como el "Mesías" o el "Moisés".

Estas revistas (Primera Plana, Confirmado, Todo, entre otras), calificadas como sofisticados bienes culturales, fueron la gran novedad periodística de la época y dominaron el mercado hasta los primeros años '70.

En diciembre de 1965, Primera Plana presentó a Illia como un viejo ajado, inútil y lento, con una paloma en la cabeza y a punto de cortar un pan dulce. El epígrafe decía: "¿Y si les digo que tampoco sé cómo cortar un pan dulce?".

En otra viñeta del mismo número, el presidente apareció como una tortuga diciendo "¿Qué apuro hay?". Desde entonces, la figura de Illia quedó asociada a una tortuga.

En otras entregas calificaron a Onganía como el "Mesías" o el "Moisés" y descalificaban la gestión radical bajo el título de "Presidente Illia: dos años perdidos".

La revista Confirmado apareció el 7 de mayo de 1965 y en una de las principales notas de la semana estuvo el siguiente título: "AI: el señor presidente". La abreviatura de Arturo Illia era una interjección de dolor, metáfora que intentaba señalar el supuesto daño que su acción de gobierno le producía al país.

El semanario Todo, de Bernardo Neustadt, también fue parte de las revistas que trabajaron para el desprestigio de Illia con un estilo directo, sin eufemismos, tratando de llegar al hombre común.

Los semanarios trajeron una gran novedad periodística al mercado, agregaron calidad informativa y cultural. A las preguntas clásicas del periodismo (qué, cuándo, dónde, cómo y quién) sumaron otras dos que dieron sustento al éxito: "por qué sucedió" y "para qué sirve".

En 1966, Primera Plana logró un promedio de venta de 50 mil ejemplares por semana. Y en el número del día del golpe de Estado, la tapa presentó la imagen de tanques de guerra y las palabras "¿Quiénes SI/NO quieren el golpe?"

Los años '60 en la ciudad de Buenos Aires estuvieron muy marcados por la cultura, en especial por lo que producía el Instituto Di Tella, fundado por los hermanos Guido y Torcuato, cuya influencia entre los intelectuales y en los medios periodísticos fue notorio y determinante. Toda la movida del Di Tella sucedió en la llamada "manzana loca", ubicada entre las calles porteñas Esmeralda, Charcas, Paraguay, Viamonte y Florida. El Di Tella había sido fundado el 22 de julio de 1958.