02/06/2016 violencia de gnero

Alertan que nias y adolescentes son vctimas de femicidio a temprana edad

Especialistas en infancia de organismos oficiales y del sistema judicial manifestaron su preocupación por la persistencia del fenómeno de la violencia sobre las niñas, niños y adolescentes.

María Elena Naddeo, de la Defensoría del Pueblo en la Ciudad de Buenos Aires, advirtió además sobre la participación creciente de las distintas redes sociales en este tipo de delitos, como se vio en el reciente caso de la adolescente Micaela, en Bahía Blanca, que “nos impactan fuertemente”.

Alertan que nias y adolescentes son vctimas de femicidio a temprana edad

“En realidad me preguntan muchas veces si ha aumentado la cantidad de víctimas de delitos de violencia de género, y yo tengo que decir que no hay estadísticas unificadas, confiables en todo el país; hay registros parciales. Pero lo que vemos es que el flagelo no ha retrocedido”, dice Naddeo.

La directora del Centro de Atención de Niñez, Adolescencia, Género y Diversidad en la Defensoría porteña sostiene que “la sociedad toda tiene que estar comprometida con este verdadero cambio cultural”.

“Necesitamos –resalta- erradicar las distintas formas de violencia contra los niños, superar las situaciones de subordinación de sumisión que vive la mujer, la cosificación del cuerpo de los chicos y de las mujeres es algo que viene con la cultura machista y sexista de nuestra sociedad”.

Sin embargo, los datos de violencia, maltrato y abuso ocupan el segundo lugar en las intervenciones de las defensorías zonales, detrás de las situaciones vinculadas con la convivencia familiar.

Naddeo precisa que “sobre un universo importante de chicos atendidos podemos decir que más de 30% de los niños, niñas y adolescentes atendidos en la red de defensorías son víctimas de violencia.

“Los adultos que vemos una situación en la escuela, el hospital, el barrio, la familia, tenemos obligación de comunicar, y lo pueden hacer a la línea 102, de atención en la Ciudad de Buenos Aires”, concluye.

Noris Pignatta, asesora tutelar ante la Cámara de Apelaciones, afirma por su parte que “ante hechos puntuales que salen en los medios, la sociedad se indigna y reacciona, pero en el cotidiano de las familias, de los adultos que se hacen cargo, no están tan claro los alertas cuando un niño o una niña son maltratados”.

Según cifras oficiales –de la Oficina de la Mujer, de la Corte Suprema de Justicia de la Nación- en 2014 se registraron femicidios de siete niñas menores de 10 años; cinco de entre 11 y 15; y ocho adolescentes de 16 a 20 años.

La ONG Casa del Encuentro, en tanto, contabilizó 52 víctimas de hasta 18 años de edad durante 2015: cuatro niñas de hasta un año; nueve de entre 2 y 12; y 39 casos de adolescentes de entre 13 y 18 años.

“La población vulnerable lo es por la edad, en este caso, no por la clase social, ya que el fenómeno las atraviesa”, sostiene Pignatta.

No hay necesariamente más víctimas, pero antes –explica Pignatta- “para acceder a los niños había que conocerlos personalmente, ahora no se necesita eso, una persona que los conozca virtualmente lo puede agredir”.

La fiscal general Mary Beloff, en tanto, cree que hay muchos maltratos pero se pregunta: ¿por qué no luchamos, y consideramos que cuando hay violencia contra la madre hay violencia contra los hijos?. Entonces, ¿por qué razón se ordena una orden de no acercamiento a la madre y no al niño?”.

La fiscal general de Política Criminal, Derechos Humanos y Servicios Comunitarios sostiene que “la violencia contra la madre es también contra los niños” y llama la atención de los sistemas de revinculación “en tantos juicios donde ha habido abuso y después se intenta la revinculación, porque no se logra ver todo el grupo familiar”.

Beloff considera que el nuevo Código Civil es un avance porque se prohíbe el maltrato, pero evalúa que para poder trabajar bien maltrato hay que articularlo con todas las leyes, la 26.485, que es la de Género o de violencia contra la mujer, pero también hay que extenderla a los niños, con la ley 26.061, de Protección Integral infantil.