19/05/2016 arteBA

Saraceno: "La influencia del mundo del arte es mnima"

El arte, la ciencia, la filosofía y la naturaleza se conjugan en las creaciones del artista y arquitecto Tomás Saraceno, nacido en Tucumán y afincado en Alemania, quien llegó a Buenos Aires para participar en la 25 edición de la feria arteBA.

Por Mercedes Ezquiaga

El arte, la ciencia, la filosofía y la naturaleza se conjugan en las creaciones del artista y arquitecto Tomás Saraceno, nacido en Tucumán y afincado en Alemania, quien llegó a Buenos Aires para participar en la 25 edición de la feria arteBA donde se exhiben dos series de sus más recientes esculturas, y en el marco de los preparativos para su primera exposición individual en el país, en 2017 en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

"Foam" ("Espuma") se titula la primera serie de obras que se pueden ver hasta el domingo en el sector U-Turn de la feria, suerte de móviles que penden del cielorraso y en los que lo experimental se hace presente a través de ideas que van de lo mínimo a lo universal: reproducir o magnificar a través de coloridos fragmentos de plexiglás ese efecto que ocurre cuando las burbujas de una bebida se arremolinan unas con otras dentro de un vaso.

La idea parece sencilla y el resultado es un gran impacto visual. "Es una especie de dodecaedro irregular o un tetratricontraedro", dice Saraceno en una entrevista con Télam, y condensa en pocas palabras sus múltiples inquietudes desde la ciencia hasta el arte, desde la arquitectura hasta la naturaleza.

La segunda serie de móviles están inspiradas en la morfología de las telas de araña, una temática que por estos días apasiona al artista, al punto de haber desarrollado un método para escanear las complejas tramas tejidas por los arácnidos, una suerte de digitalización que ahora mismo -gracias al aporte de Saraceno- está mejorando el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).



"Desarrollé un método para poder escanear telas de arañas que tienen un grado de complejidad que nunca fue estudiado porque no existía una metodología para poder abstraerlas. Gracias al método que desarrollé se están pudiendo abrir nuevos estudios. La tela es tan finita. Cualquier foto de una tela de araña es súper injusta, es casi imposible de observar en su complejidad", explica. En sus incesantes búsquedas, el artista llegó a colaborar también con la NASA y con la Agencia Espacial Francesa.

De tucumano tiene poco y nada, dice el arquitecto que logró llamar la atención en el mundo internacional del arte contemporáneo con obras impactantes como "In orbit", una inmensa instalación transparente de esferas conectadas entre sí, como una inmensa red para ser recorridas, a 24 metros de altura -puro vértigo- en Düsseldorf; o su instalación "Cloud City", una constelación de módulos interconectados, inmensos, que exhibió en la terraza del Museo Metropolitano de Nueva York.

Difícil decidir a dónde pertenece este artista que nació en 1973 en Tucumán, se exilió con sus padres en Italia, donde residió hasta los once años, regresó a la Argentina para instalarse en San Luis, realizó sus estudios de arquitectura en Buenos Aires y emigró finalmente a Frankfurt primero y a Berlín después, donde vive desde hace quince años.

Las categorías se vuelven inasibles a la hora de pensar sus obras, e incluso parecieran incomodar a Saraceno, que al hablar prefiere palabras como constelaciones, cosmos, universos.

"Ahora estamos entrando en el Antropoceno" -señala y vuelve al discurso científico-, la nueva era geológica en la que el planeta está cambiando y es producto del hombre, que se transformó en la fuerza más grande que pueda generar un cambio, por ejemplo climático. Y es una fuerza bastante autodestructiva. Hay que tener mucho cuidado. Es muy poca la cantidad de gente que produce el cambio y muchos los que sufren las consecuencias".

"Entonces, podemos 'desantropocenizar' el planeta tierra, inventar algunas terminologías, aprender otros lenguajes, diálogos y otras formas de comunicación, como el de los arácnidos. Si no queremos correr el peligro de extinguirnos. Y el arte logra expandir esas fronteras, incluir otros lenguajes de este mundo en el cual creemos que vivimos solos, con demasiada arrogancia. Volver a creer en nuestros instintos".


-Télam: ¿El arte, como una reacción frente a la situación en el mundo, está acompañada de una mirada optimista, ilusionada?
-Tomás Saraceno:
Sí. Pero siempre pensando que la respuesta es el 50 por ciento de la pregunta, que hay un equilibrio. Nunca logra responder más de lo que logra preguntar. Y al mismo tiempo tiene un estado de conciencia e inconsciencia, de poder percibir y no percibir, y de estar siempre en un estado de incertidumbre. Me gusta que las preguntas generen respuestas dentro de diferentes esferas, que la tomen por ejemplo dentro del MIT, o la Agencia Espacial Francesa, que empiecen a validarla. Eso me da energía y entusiasmo en el trabajo que estoy haciendo, que no existe sólo necesariamente dentro del circuito del arte. Me parece que escenificar tanto utopías como distopías ayuda a la formación de nuevos escenarios. Está bueno que mi trabajo empiece a explorar cuántas dimensiones pueden existir.


-T: ¿Te molestan las etiquetas del estilo "el artista argentino de mayor proyección internacional"?
-TS:
La influencia del mundo del arte es mínima, es una expresión muy incierta, insegura, nada dogmática. Cualquier afirmación categórica me parece injusta. Estaría buenísimo en algún momento perder esa inseguridad de que la valoración de las cosas, o el éxito, se mide a partir de lo que ocurre en el exterior. ¿Cuáles son los lazos de dependencia con los que construimos ese sistema de valores? Creo que tenemos que volver a repensarlos.


-T: ¿En qué proyectos estás trabajando ahora?
-TS:
Estoy muy contento porque en 2017 voy a presentar mi primera exposición individual en la Argentina, en el Museo de Arte Moderno. Pero aun no sé qué obras vamos a exhibir. Y en algún momento me gustaría viajar a estudiar especies de arañas que existen en el norte argentino, junto con los aracnólogos del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia. Las arañas son las mejores artistas.


-T: ¿Qué es lo más delirado que imaginaste?
-TS:
Es tan sencillo que da vergüenza. El amor. Muchas veces nos complicamos un montón. Y si pudiéramos expandir nuestra familia, la cantidad de gente que queremos, pero no solo gente: arañas, perros, planetas, estrellas, universos.
etiquetas