18/05/2016 violencia

La familia Abal Medina denuncia que pese a estar identificados, los agresores de la Comuna 4 siguen libres

La familia de Fernando Abal Medina, el joven que el pasado 3 de mayo sufrió una fractura en la base del cráneo al ser agredido por una patota durante la reunión del Consejo Consultivo de la Comuna 4, denunció hoy que los agresores siguen libres pese a estar identificados.

“De la Justicia esperamos que a la brevedad capture y condene a estos malvivientes”, dijo su padre Juan Manuel Abal Medina en una carta abierta con motivo del alta hospitalaria de la víctima, a dos semanas del hecho.

Abal Medina permaneció internado en el Hospital Alemán, donde estuvo en terapia intensiva por días y sin recuperar el conocimiento y recién ahora obtuvo el alta pero deberá realizar una rehabilitación ya que sufrió varias fracturas y heridas.

El otro agredido dado antes de alta fue su compañero Matías Scinica, apuñalado en el cuello por uno de los agresores identificado como Rodolfo Corzo, un empleado del Gobierno de la Ciudad fotografiado en el momento en que blandía el cuchillo.

La agresión fue cometida durante una reunión del Consejo Consultivo de la Comuna 4, que comprende a los barrios porteños de La Boca, Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya.

El grupo agredido se oponía a la cesión a la institución xeneize de terrenos originalmente destinados a viviendas en los que se construirá el nuevo estadio que reemplace a la Bombonera.

La investigación recayó en el fiscal Marcelo Munilla Lacasa, a cargo Fiscalía descentralizada de Patricios-Nueva Pompeya, que no obtuvo resultados pese a las filmaciones de cámaras de seguridad y las imágenes aportadas por varios de los presentes.

“Ha quedado plenamente acreditado que ese día no hubo ningún enfrentamiento, sino una agresión montada por esa banda”, dijo Abal Medina, también padre del senador nacional homónimo, y destacada figura política en los años setenta, cuando fue delegado personal de Juan Perón.

“El grupo de delincuentes que agredió a Fernando, poniendo en grave riesgo su vida, estuvo comandado por Rodolfo Manuel Corzo, apodado “El Cordobés”, un sujeto que alquila sus servicios al mejor postor y que desde hace años revista como empleado del Gobierno de la Ciudad”, denunció Abal Medina padre.

También están identificados “dos criminales más: uno es su hijo del mismo nombre y también empleado de la Ciudad de Buenos Aires; el otro, Ezequiel Yedro, dice ser empleado del Club Boca Juniors”, añadió.

Según la denuncia, “Corzo padre dirigió la agresión a un metro de Fernando y Yedro lo golpeó en la nuca con un objeto metálico contundente, causándole fractura de la base del cráneo; luego Corzo hijo lo golpeó en el rostro, cuando caía ya inconsciente, causando otra fractura. Varios sujetos más lo patearon y golpearon en el piso, gritando amenazas ante la vista de Norma, la esposa de Fernando, y de su hija de once años".

“De la Justicia esperamos que a la brevedad capture y condene a estos malvivientes; del Gobierno de la Ciudad y de las diversas fuerzas políticas que actúan en ella esperamos un claro repudio y un deslinde de responsabilidades”, reclamó Abal Medina padre.

"Estos malvivientes -añadió- deben ser erradicados de toda institución pública, política o social y permanecer por largos años –los que la Justicia mande- en la cárcel, para que las personas de bien puedan transitar por la Ciudad, opinar, discutir y conciliar, o no, en el clima de libertad en paz que todos nos merecemos y que hemos disfrutado en las últimas décadas”.